Imprimir

Noticias

María Ignacia Fernández

“Toda lógica de proyectos implica que las decisiones se toman con los socios”

2 mayo, 2018

La directora ejecutiva de Rimisp, dijo que una de las claves de la trayectoria de Rimisp tiene que ver con su red de socios y con su participación en la toma de decisiones en los proyectos. 


María Ignacia Fernández,  directora ejecutiva de Rimisp, dijo que una de las claves de la trayectoria de organización tiene que ver con su red de socios y con su participación en la toma de decisiones en los proyectos. Además se refirió al escenario actual de la agenda en Colombia y México, a propósito de las próximas elecciones. 
 
¿Cómo se construye la trayectoria Rimisp a la hora de tomar decisiones en Políticas Públicas?
 
Lo principal de nuestra trayectoria tiene que ver con la red de socios, que originalmente nace con una intención de colaboración en la investigación. No nace de esta idea del diálogo de políticas, eso es una consecuencia.
 
Partimos estableciendo relaciones de confianza sustantiva con actores muy diversos. Y esa red es un capital único de Rimisp.
 
Académicos, ONG`s  y mucha gente con trayectoria- que desde la academia o centros de investigación- son parte de esta extensa red. Son los mismos que luego permean relaciones, pues son ellos quienes por sus  trayectorias profesionales pasan, también por cargos públicos, por ejemplo. En conjunto, toda esa red permite generar una dinámica de relaciones, y ese es el capital de Rimisp para echar a andar procesos de diálogo. 
 
¿Y cómo es que Rimisp llega a poner en valor el diálogo?
 
El diálogo fue una apuesta bien intencionada de Rimisp en torno al convencimiento de que las políticas públicas requieren una mirada que trascienda, exclusivamente, a la del Gobierno. 
 
El Gobierno no puede dar una única respuesta a la complejidad de los tiempos que hoy vivimos. Y desde el punto de vista del aporte de Rimisp, la apuesta fue superar esta lógica de incidencia, más propia de los organismos académicos, y avanzar más allá de las buenas recomendaciones en un policy prief. Poder pasar de eso, que es muy positivo pero que sabemos que tiene dificultades, a aprovechar este capital de personas que se mueven entre ambos mundos y movernos nosotros también, es la idea.
 
Y otra clave, es la capacidad que tiene Rimisp para conectar lenguajes, lenguajes que en general cuesta relacionar.  Y así, generar conexiones entre quienes se les hace realmente poco efectivo tener conversaciones permanentes.
 
¿Cómo se construye la confianza para generar estos espacios?
 
La confianza requiere tiempo. Primero hacer parte de las decisiones a los socios.
Toda lógica de proyectos implica que las decisiones se toman con los socios, ellos no son coejecutores de decisiones tomadas, ellos participan. 
 
Y también, es importante cumplir en serio con los acuerdos e invertir tiempo en la relación. De este modo estamos intercambiando efectivamente. 
 
¿Y cuándo fracasa el diálogo?
 
Mucha veces. Por ejemplo, cuando los gobiernos promueven que las decisiones se toman únicamente desde allí para efectos de cambios en políticas. Los gobiernos no están muy acostumbrados a trabajar con esta lógica del diálogo. Muchas veces promueven espacios de participación formal en lógica consultiva, pensando en que la expertise está en un solo lado. 
 
Y fracasan internamente cuando se traiciona la confianza, cuando perdemos gente de los espacios de diálogo, cuando dejan de percibir que en esos espacios su rol es relevante y sienten que sus decisiones no son valoradas.
 
¿Cuál es la importancia del lenguaje en estos diálogos?
 
 
El lenguaje académico es super distinto al de los tomadores de decisiones. En la inmediatez, y también en la temporalidad, por lo tanto, dar respuesta en corto plazo basándose en evidencias es fundamental. Transmitir y facilitar mensajes, a veces muy técnicos, y traducir urgencias en preguntas que los gobiernos no son capaces de hacerse a sí mismos es parte de la tarea.
 
 A propósito de la coyuntura electoral, ¿cómo observas el panorama en México y Colombia?
 
En general las campañas son espacios propicios para poner temas en la agenda porque los candidatos muestran una supuesta disposición al diálogo durante las campañas. 
México ha sido un período largo, donde las campañas han estado centradas en cuán distantes están los candidatos de la corrupción. En Colombia lo que más veo es una diferencia enorme entre candidatos, incluso en su disposición al diálogo, en las elecciones se juega mucho la continuidad, o no, de la Agenda de Paz, y ahí mismo se evalúa el peso de la agenda rural y la inversión en los territorios que han sido víctimas del conflicto. 
 
Y en estos casos, ¿ la agenda rural tiene efectivamente un lugar?
La agenda rural la veo muy ausente en ambos casos, pero porque ocurre que el campo está muy ausente en general en todos los debates. Escenarios proclive a la agenda rural casi no existen, aún con lo importante que son las dispares regiones como tema clave para el conflicto.