Imprimir

Noticias

Mujeres indígenas

“Silla violeta”: FAO presentó campaña de empoderamiento y visibilidad de mujeres indígenas

10 septiembre, 2018

Busca fortalecer los derechos de las mujeres indígenas y promover su visibilidad participación, o ausencia de ella, en el proceso formativo de políticas públicas.


Con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Indígena, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, invitó a treinta lideresas de Sudamérica a sumarse a la Campaña Global para el Empoderamiento de las Mujeres Indígenas mediante el uso de la “Silla Violeta”.

La utilización de este instrumento simbólico representa el lugar de las mujeres indígenas en los procesos de toma de decisiones. La medida responde a ser un llamado a las autoridades, organizaciones, la comunidad internacional, la academia y la sociedad civil para garantizar la participación plena y efectiva de las mujeres indígenas en los procesos de toma de decisiones que las afectan a ellas y sus comunidades, y para hacerlas visibles.

Hay que destacar que las mujeres indígenas generan un significativo aporte para el desarrollo en la agricultura. El cultivo, la pesca, la caza, la crianza de ganada e incluso la recolección de alimentos, son algunas de las tareas que ejercen para su subsistencia. No obstante, y a pesar de dichas contribuciones, las mujeres indígenas no participan en los procesos de formulación de políticas y toma de decisiones que afectan, directa e indirectamente, en sus vidas. Suele ser recurrente que, en dichas políticas, se abstengan temas como el proteccionismo social que respaldan sus puntos de vista y necesidades.

Es por esta razón que la FAO presentó la Campaña Global para el Emprendimiento de las Mujeres Indígenas para el Hambre Cero, junto con el Foro Internacional de Mujeres Indígenas (FIMI) y la Agencia de Noticias de Mujeres Indígenas y Afrodescendientes. Dicha campaña posee el uso de la “Silla Violeta” dentro de sus principales iniciativas.

“La silla violeta es un símbolo. Representa un lugar en la mesa. Está ahí para recodarnos que, sin el saber, la voz y la participación de las mujeres indígenas en los debates mundiales de seguridad alimentaria no podremos lograr Hambre Cero”, explicó Eve Crowley, Representante Regional Adjunta de la FAO para América Latina y el Caribe.

El color violeta se ha considerado como un color de gran significancia simbólica en pro de la lucha para que las mujeres sean escuchadas. El uso de la silla violeta puede decorarse con textiles indígenas, símbolos o artesanías en tonos violetas, con la finalidad de crear un espacio de respeto para hacer oír su voz.

El lanzamiento regional de la campaña se desarrollará en la Oficina Regional de la FAO en Santiago de Chile y contará con la participación de treinta mujeres de 20 países de Sudamérica.