Imprimir

Noticias

Ecuador

Ney Barrionuevo: “El trabajo de la oficina Ecuador en 2018 se puede resumir en una palabra: consolidación”

9 enero, 2019

En medio de un contexto nacional complejo debido a la inestabilidad  política, económica y social, nuestra oficina en Ecuador ha desarrollado su labor en investigación, diálogo de políticas e incidencia al más alto nivel. El Grupo de Diálogo Rural (GDR), el Grupo de Diálogo Andino y una activa participación en proyectos relacionados con sistemas agroalimentarios sostenibles, son algunos de los espacios de acción.


El director de la oficina en este país, Ney Barrionuevo, hace un recuento de algunos hitos importantes registrados en este período, así como los objetivos y los retos que vendrán para el año venidero.

¿Cómo se resumiría el trabajo de la oficina de Rimisp en Ecuador, durante este año?

A lo largo del año, en esta oficina, hemos desarrollado un trabajo diverso, con varios aspectos que destacar, iniciando con la organización del Consejo Internacional, marco  en el cual se presentó el Informe Latinoamericano sobre Pobreza y Desigualdad 2017, que tuvo una repercusión mediática importante. En lo referente a los proyectos que se gestionan desde este país, destacó los logros de las dos reuniones presenciales  del Grupo de Diálogo Andino (GDA), en Quito y Bogotá. En el encuentro realizado en la capital ecuatoriana se consiguió reunir, a los cinco años, a los ministros de Agricultura y Desarrollo Rural del Colombia, Ecuador y Perú. Mientras que en el encuentro  realizado en Bogotá, se incorporó la Comunidad Andina (CAN) a los diálogos de este grupo.

En lo referente al Grupo de Diálogo Rural (GDR) se ha avanzado en materia de incidencia en políticas públicas. Básicamente en la estrategia nacional de educación pública, se ha logrado introducir algunos de los elementos que el GDR había puesto sobre la mesa para que se reconozca la importancia de diferenciar los contenidos del Bachillerato Técnico Rural, de las formas en que se adopta este bachillerato en las zonas urbanas. Mientras que, en el tema de emprendedores rurales, hemos conseguido que se incluyan líneas de acción específicas sobre jóvenes rurales, en el Plan Estratégico del Ministerio de Agricultura. A esto se suma el acompañamiento del Grupo en la creación de la Red Nacional de Jóvenes Emprendedores Rurales (Renajer), que actualmente cuenta con unos 150 integrantes de más de 10 provincias del Ecuador.

De la misma manera, esta oficina ha participado activamente en el documento técnico y la declaración final de la Cumbre Hambre Cero sobre Seguridad y Soberanía Alimentaria, así como en la elaboración de la Carta Agroalimentaria de Quito y su Plan de Acción con una plataforma de diversos actores. Estos dos temas marcan la pauta del interés que existe en los gobiernos territoriales por el establecimiento de sistemas agroalimentarios sostenibles, que es uno de los ámbitos que ha priorizado la nueva agenda temática de Rimisp a nivel regional.

Otros eventos que muestran el grado de incidencia que la oficina de Ecuador tienen en el país han sido la segunda entrega del Premio Manuel Chiriboga y las invitaciones a participar en paneles diversos como el que se realizó para celebrar los 50 años de la Confederación Nacional de Campesinos, Indígenas y Negras(Fenocin) con el tema de jóvenes rurales; o el convocado por la Conferencia Plurinacional e Intercultural de Soberanía Alimentaria (Copisa) a un panel sobre mujeres rurales. La organización de parte de esta oficina de un panel internacional sobre la sostenibilidad de organizaciones de agricultores familiares y adicionalmente se realizó una muestra-encuentro de más de 30 iniciativas de jóvenes emprendedores rurales con alrededor de una docena de proyectos públicos, de cooperativas de ahorro y ONG`s internacionales, que se realizó en Quito y que fue el evento de presentación de la Renajer.

¿Lo alcanzado por el GDA habla de una consolidación de este espacio?

Así es. En la reunión del pasado mes de noviembre en Bogotá, el coordinador del Comité Agropecuario de la Comunidad Andina Jean Paul Van Brackel, a más de realizar una presentación magistral sobre la CAN y su abordaje hacia temas agrícolas, invitó a los integrantes del Grupo para su próxima reunión presencial, para finales de marzo de 2019, en la sede de la CAN en Lima. Contar con la participación de los ministerios de Colombia, Ecuador y Perú, nos da una presencia en el ámbito nacional, que en el caso de Ecuador está acompañada por el Consorcio de Gobiernos Autónomos Provinciales del Ecuador(Congope); mientras que en Colombia por el Consejo de Secretarios de Agricultura  en el nivel subnacional, pero esta participación de la CAN como organismo regional del área andina eleva la incidencia del grupo.

¿De qué manera ha influido el contexto nacional dentro del trabajo realizado por la oficina de Ecuador?

El año 2018 ha sido un año de continuidad de dos elementos que han caracterizado el escenario país durante los últimos 24 meses. Por un lado la crisis económica, con un crecimiento importante del desempleo y de la pobreza rural que alcanza actualmente el 43%. Mientras que en el plano político se ha dado una transición, incluyendo una consulta popular a inicios de año y se ha mantenido cierto nivel de inestabilidad. A año y medio de gobierno hemos tenido cinco ministros de Agricultura. Desde esas condiciones complejas de la economía y la transición política, desde Rimisp en Ecuador hemos logrado mantenernos en nuestras líneas de investigación, diálogo de políticas e incidencia al más alto nivel.

Entre estas tareas podemos mencionar la elaboración de la sistematización de los problemas que enfrentan las micro y pequeñas empresas exportadoras en el Ecuador, con la Corporación de Promoción de Exportaciones e Inversiones del Ecuador (Corpei) para la Unión Europea (UE). Además hemos entregado un análisis de la situación del trabajo infantil para la erradicación de esta situación en las cadenas de agroexportación, igualmente con la Corpei para el Ministerio de Trabajo.

Se asesoró a la oficina de la FAO en Ecuador en la búsqueda de escalamiento de impactos y movilización de recursos. Más allá del financiamiento que el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA)brinda a los GDR a escala regional y en el caso particular de Ecuador, la representación del FIDA ha  solicitado nuestra colaboración para articular los programas vigentes en el país como el Buen Vivir y el Fareps.

¿Cómo se ha desarrollado la relación con las organizaciones e instituciones que apoyan el trabajo de esta oficina?

En lo referente a la relación con los socios en el ámbito de nuestros proyectos regionales de mayor peso, el GDR y el GDA, hemos logrado consolidarla con socios ya tradicionales para la oficina en Ecuador, como son Rikolto, la Corpei con quienes tenemos convenios. Este año se formalizó además una colaboración con ONG´s como Trias Andes y Fundación McKnight. Se mantienen los vínculos con Apcsa, Inclusys  Swisscontact, la GIZ, VVOB y el Congope, con colaboraciones más puntuales. Y también hemos logrado  nuevos nexos con los actores de la plataforma del Pacto Agroalimentario de Quito (PAQ), como la Ruaf. En este contexto es interesante apuntar que la plataforma de actores que integra el PAQ nos designó para la vocería frente a los medios de comunicación. 

¿Cómo se advierten las actividades de la oficina de Ecuador para 2019?

Las perspectivas para el año 2019, en sentido del escenario del país no son halagüeñas desde las previsiones de analistas nacionales e internacionales, así como organismos internacionales como la Cepal o el Banco Mundial, que están pronosticando una tasa de crecimiento por debajo del 1% para el país  y eso va a significar un deterioro de algunos indicadores sociales y una restricción en cuanto al gasto público. Sin embargo la oficina de Rimisp en Ecuador va a seguir enfocándose en los temas relacionados con los jóvenes rurales, desde el GDR y de agricultura familiar, a través del GDA y también en temas de incidencia sistemas agroalimentarios sostenibles, con el Ministerio de Agricultura y a nivel subnacional con el Congope. Es probable también que participemos en iniciativas de desarrollo rural en la frontera norte en alianza con la Corpei. Esta zona ha sido golpeada no solo por el terremoto de abril de 2016, sino también por los temas del conflicto asociado a la penetración de las disidencias del narcotráfico en Colombia.