Imprimir

Noticias

Entrevistas

Jóvenes Rurales | Izzamar Cayo Viza

29 noviembre, 2018

Izzamar Cayo Viza tiene 26 años y se ha convertido en una de las referentes del sector rural. Proveniente del kilómetro 3 de Valle Hermoso, en la ciudad de Arica, y dirigente de la Red Nacional de Jóvenes Rurales de INDAP, busca romper el estigma que recae en los hombros de todos aquellos jóvenes que buscan hacer vida en el campo. Ante eso, pone esfuerzo y dedicación en lo que más le gusta: la agricultura. Pasión que la ha llevado a ganar diferentes proyectos para cumplir con sus objetivos.

“Mi sueño es trabajar en el agroturismo en mi región y en mi valle. Que sea totalmente abierto a la comunidad tanto rural como urbana”.

No obstante, el camino no ha sido fácil. A diario, la frustración de no contar con servicios básicos o apoyo financiero, le han impedido el paso. “Normalmente trabajamos solo ayudando a nuestros padres, por lo menos eso me tocó vivir y lo he podido corroborar con mi hermana menor”, dice. Pero con entusiasmo elude obstáculos y sigue en su senda con total resiliencia. “Somos el puente para la nueva generación rural”, asevera Izzamar.

¿Qué significa para ti ser un joven rural?

Para mí es un gran desafío ser un joven rural, primero, porque en estos tiempos tus papás o familiares quieren que tengas una carrera y emigres del valle. Entonces romper con esos pensamientos que ellos tienen fue muy difícil, me costó muchísimo. Más aún cuando yo tenía 18 años, edad suficiente para poder postular a algún concurso en agricultura, que era solo mirada para los hombres. Pero a pesar de todo lo que he vivido, yo amo el campo y soy inmensamente feliz de vivir cada día en el, aprendiendo de los conocimientos y sabiduría de mis padres, teniendo el ejemplo vivido de ellos, sabiendo el cansancio y el arduo trabajo que implica vivir en el campo. Por eso, por más que sea esforzado, yo lo amo y elijo el campo donde quiero vivir.

¿Qué diferencias has podido notar en contraste con los jóvenes urbanos?

Varias. Ellos tienes más comodidades que nosotros y más herramientas que uno en el campo.

Cuentan con electricidad, agua potable, locomoción constate y salud. Cosas de las cuales nosotros no siempre tenemos. La electricidad solo algunos sectores la tienen y, además, hay cortes varias veces. El agua potable es muy poco su caudal, lo cual nos dificulta. No todos tenemos internet por lo cual si necesitamos de alguna información debemos bajar a la ciudad de Arica.

Ellos viven en algunos casos cerca de sus colegios o tienen la locomoción constante o a la mano, nosotros solo la tenemos en ciertos horarios y en algunos casos no pasa la micro para poder bajar al colegio y además debemos levantarnos muy temprano.

 

¿Qué cosas destacas como beneficiosas de vivir en un sector rural y qué cosas críticas como negativas?

Primero, la tranquilidad. Estar en contacto con la tierra es algo que no tiene precio y el estar en costaste ayuda mutua con los vecinos.

Lo lamentable, la poca ayuda del alcalde o de algún político en el Valle, debido a que no siempre hay locomoción, eso nos afecta mucho ya que cada trámite, de salud o compras se realiza en la ciudad. También contamos con poca iluminación y es muy peligroso ir algún almacén cercano, debido a que en la carretera el flujo de camiones es frecuente y al a ver poca iluminación se nos hace más peligroso ir a comprar cualquier cosa que se necesite.

 

¿Cuáles son tus aspiraciones en el futuro? ¿Piensas en estudiar?

La educación rural es muy deficiente, no me refiero a la educación en sí, sino más bien a las condiciones básicas con las que deberían contar los niños en el colegio. Recuerdo y ahora igual lo veo con mis sobrinas, en los que hay días que no tiene agua potable en la escuela, no tiene los alimentos necesarios para cocinar, no les dan desayunos a los niños, o incluso ocurre que no todas las salas tienen cortinas y son los padres agricultores, quienes deben comprar las cortinas, ya que en verano es mucho el calor. Creo que es una pena que eso pase porque ellos son el futuro de Chile y deben tener las condiciones mínimas para estudiar.

En cuanto a continuar estudiando, la verdad no es una de mis metas ya que no cuento con el tiempo necesario y el solo hecho de estudiar significaría privarme de algunas cosas que para mí valen mucho, como ver y ayudar a mis padres, ver crecer a mis sobrinas compartir con ellas y ayudar a otros jóvenes rurales que no tengan experiencia en el área.

Mi sueño es trabajar en el agroturismo en mi región y en mi valle. Que sea totalmente abierto a la comunidad tanto rural como urbana.

Además de los cultivos que tengo actualmente, que son de 3 generaciones pasadas, quiero darles una mirada nueva acorde a estos tiempos, claramente, conservando todas las tradiciones pasadas, por ejemplo, una de ellas es hacer Snack de betarraga para que los niños tengan una alimentación más saludable diariamente.

 

¿Qué cosas sientes que a ustedes como habitantes de sectores rurales les hace falta en educación? ¿Es una motivación para ustedes terminar de estudiar?

Creo que deberían tener los mismos beneficios que tienen los jóvenes del sector urbano, no ser los últimos en tener algunas oportunidades las cuales son útiles para ellos, poder tener el mismo trato que tienen los del sector urbano y en muchas ocasiones solo por el color de piel somos discriminados.

Si es una motivación el terminar los estudios, pero existen casos de jóvenes que han vuelto al campo debido a que no han podido encontrar trabajo luego de terminar los estudios.

 

En relación con la empleabilidad, ¿en qué trabaja un joven rural?

Normalmente trabajamos solo ayudando a nuestros padres, por lo menos eso me tocó vivir y lo he podido corroborar con mi hermana menor.

No tenemos mucha oportunidad en la ciudad ya que es algo nuevo para nosotros y lamentablemente ninguna empresa quiere recibirnos y menos darnos tiempo para aprender.

Esto es una verdadera lástima, ya que a mí me tocó ir a varios lugares de la ciudad, en periodos de verano, pero nadie me recibió. Es una lástima que en estos tiempos nadie nos apoye. Deberían fomentar el apoyo a los jóvenes rurales que están en búsqueda de trabajos durante el verano o todo el año.

 

¿Qué hay de la salud? ¿qué tan fácil es para ustedes acceder a hospitales?

Pésima ya que como mencionaba anteriormente no tenemos locomoción, por lo que debemos bajar a las 5:00 de la mañana para poder estar a las 6:00 AM y ser de las primeras personas que atiendan, creo que se debería tener más en consideración a las personas del mundo rural, ya que no todos cuentan con vehículos propio y la locomoción es desde las 8:00 AM.

Por ejemplo, es difícil acceder a los hospitales, tengo el caso de mi abuelita que demoro casi 4 años en que la operaran y se suponía que por ser del Valle y por su edad la llamarían a más tardar en 6 meses y no fue así.

Creo que es una brecha a la que se le deben buscar soluciones en el corto plazo, ya que nosotros igual somos chilenos y merecemos las mismas oportunidades que los demás.

 

¿Cuál crees que es el rol que les corresponde a ustedes como jóvenes del mundo rural?

Siempre lo digo: “somos el puente para la nueva generación rural” y debemos construirlo con mucho trabajo, esfuerzo, cansancio, lucha, pasión y amor por lo que hacemos.  

Tenemos el deber de dejar una huella con historia e identidad propia, para así dejar impregnada a la nueva generación con el todo esfuerzo y pasión que se debe tener por el campo.

 

¿Consideras que hay un responsable con respecto a las desventajas que presentan?

Somos nosotros mismos lo que nos debemos elegir bien quien nos deben guiar para tener una mejor calidad de vida, creo que debemos reeducarnos y no es mala esa palabra, me refiero a que debemos ser más amables entre nosotros mismos y así ir mejorando día a día.

Un ejemplo es como tenemos el planeta, hoy en día todos hablan de cuidar al planeta, se realizan seminarios, charlas, pero cuando llegamos a casa no ponemos nada en práctica. Por eso mismo coordino y se realizan visitas de la comunidad urbana a mi parcela para que ellos vean el sacrifico y todas las necesidades que nosotros los rurales tenemos hoy en día. Debe hacer un círculo donde todos sepamos las dificultades de cada uno ya sea rural o urbano.

 

¿Qué otros actores deberían articularse para poder avanzar en políticas públicas? 

Creo que fundamentalmente deberíamos trabajar de manera conjunta, los Concejeros regionales, los CORE, los dirigentes de las diferentes agrupaciones que existen, junto a los Seremis de los distintos ministerios y en conjunto con la municipalidad. Para lograr una reciprocidad, llegando a un consenso y así definir cuál es la prioridad de las diferentes necesidades que tiene nuestra región en materia de políticas públicas. Si esto llegase a concretarse, se podría presentar diferentes propuestas de políticas públicas y no sería solo un ente el que las lidere sino todo un estamento de personas.