Imprimir

Inclusión Social y Desarrollo

GDR México

Insumos para el desarrollo de políticas para la juventud

16 enero, 2019

Este 2018, la coyuntura del cambio de Gobierno Federal propició la participación del GDR México como oferente de investigación y conocimiento sobre juventud rural para abonar a las políticas públicas orientadas a los jóvenes del país.


En el marco del cambio de Gobierno Federal, los co-convocantes del Grupo de Diálogo Rural México (GDR) enfocaron sus deliberaciones este 2018 en perfilar fórmulas de colaboración con las autoridades entrantes, en particular con las responsables del nuevo programa público Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF) que tiene como componentes becas educativas y capacitación laboral, ya que busca brindar oportunidades a quienes no estudian ni trabajan y a quienes han sido cooptados por la delincuencia y los ambientes de violencia.

Esta orientación del GDR tuvo como objetivo colocar en posición de prioridad a las y los jóvenes rurales y compartir con gobernantes la investigación y el conocimiento desarrollados por el GDR bajo la coordinación de Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural.

El GDR puso en manos de las Secretarías del Trabajo y Previsión Social (STPS) y de Educación Pública (SEP) información socioeconómica específica de los jóvenes de comunidades rurales (menores de 15 mil habitantes), los cuales reportan desventajas generalizadas respecto de sus pares urbanos. El conocimiento generado será clave en la implementación de políticas públicas para la juventud como el JCF, uno de los 25 programas prioritarios del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para 2018-2024.

Una de las actividades destacadas del año fue la sesión de trabajo que sostuvo el GDR en octubre de 2018 con miembros del equipo de transición (de la STPS y de la SEP). Allí se expusieron algunas cifras sobre la juventud rural en México: Cuatro de cada diez jóvenes en el país habitan en zonas rurales; 2. Seis de cada diez jóvenes rurales viven en condiciones de pobreza y dos de cada diez en pobreza extrema; el número de jóvenes no conectados (aquellos que no asisten a la escuela ni trabajan en actividades remuneradas) es mayor en zonas rurales (28%) que en zonas urbanas (20%) y en mujeres rurales alcanza el 45% en contraste con el 29% de sus contrapartes urbanas. 3. La cobertura de servicios de salud (IMSS e ISSSTE) es de 20% en jóvenes rurales y 40% en jóvenes urbanos. Y 4. El 7% de los jóvenes rurales entre los 17 y 22 años de edad cambia de municipio de residencia. Este porcentaje cuenta con mayores niveles educativos de los jóvenes que permanecen en sus lugares de nacimiento.

“Los rurales son el grupo de jóvenes que más dificultades presenta en términos de inclusión económica, social y educativa; su atención podría contribuir a disminuir la migración del ámbito rural al urbano y propiciaría también la reducción de su participación en actividades criminales. Asimismo, promover la inclusión económica y social de los jóvenes permitiría mejorar sus condiciones de vida y ampliar su acceso a oportunidades de desarrollo, y mejorar la caracterización de los jóvenes en México facilitaría el diseño de políticas públicas más pertinentes para los distintos subgrupos”, se dijo en esa reunión.

En tal ocasión, en voz del Secretario Técnico del GDR, Héctor Robles, y de Perla Legorreta, investigadora asociada del GDR, se dijo que este Grupo está en condición de contribuir a fortalecer las políticas del gobierno de AMLO en materia de juventud. “Dada la pluralidad de su composición, el GDR México puede contribuir de distintas formas: promoviendo la creación y el intercambio de conocimiento, generando un espacio de diálogo incluyente y difundiendo evidencia sobre la situación de los jóvenes en México”.

Los co-convocantes del GDR son el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB), el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República; Oxfam México, y la Cátedra de Investigación de Dinámicas Territoriales y Bienestar de la Universidad Iberoamericana (IBERO). Además en las reuniones más recientes ha participado Irving Rojas, profesor-investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y Claudia Maldonado, profesora del propio CIDE, quien coordinó un grupo de asesoría del equipo de transición de la STPS para el diseño del JCF.

Entre los elementos aportados por el GDR están una encuesta piloto aplicada a jóvenes rurales en Hidalgo, Guanajuato, Puebla y Chiapas, de cuyos resultados destaca cuáles son los problemas que llevan a los jóvenes rurales a desertar de la escuela. Estos son, en orden jerárquico, problemas económicos, lejanía de las escuelas, falta de apoyo de los padres, y falta de ganas/motivaciones de los propios jóvenes. Otro punto de interés es que tanto las como los jóvenes son optimistas en mejorar su nivel socioeconómico en un horizonte a cinco años, y de manera importante, la mayoría aspira a tener al menos estudios de licenciatura.

Asimismo, el GDR aportó al gobierno entrante un policy brief con los elementos más destacados de la investigación que ha hecho sobre el perfil socioeconómico de los jóvenes rurales.

Entre las inquietudes de los co-convocantes del GDR respecto de JCF y en general de la política pública para la juventud, están la necesidad de que éstos tengan perspectivas de género y multicultural; que se prevenga el riesgo de estimular a jóvenes estudiantes a dejar la escuela para entrar al esquema de capacitación de JCF; que se defina con flexibilidad los rangos de edades de jóvenes en el medio rural, pues son diferentes a los del ámbito urbano (hay diferencias claras en la edad en que se comienza trabajar y se asumen responsabilidades de matrimonio o de pareja); que se analice la tendencia de los jóvenes a rechazar las labores agrícolas por ser esforzadas y con poca remuneración; que se visibilice que el promedio de edad de los propietarios de tierras ronda los 60 años, o sea que el campo está envejecido; que se comprenda que alrededor del 20 por ciento de la tenencia de la tierra es femenina y que la presencia de la mujer como titular de la tierra ha venido creciendo rápidamente, y que la política de juventud se coordine activamente con otras políticas, como la agrícola para impulsar entre otros aspecto la actividad y el ingreso agrícolas de los y las jóvenes.