Imprimir

Noticias

Colombia

El desafío de reconocer a los campesinos como sujetos de derechos

7 noviembre, 2018

 

Para Ángela Penagos, directora de la Oficina Colombia de Rimisp, no se han dado las condiciones culturales ni materiales para que los campesinos hagan el ejercicio de sus derechos como ciudadanos colombianos.


La Oficina Delegada para Asuntos Agrarios y Tierras de la Defensoría del Pueblo, realizó el pasado 2 de noviembre el II Foro Defensorial “Caminos y discusiones para el reconocimiento de la población campesina como sujeto de derechos” con el objetivo de abordar los retos que persisten en la agenda del gobierno nacional frente a estos temas.  Ángela María Penagos Concha, directora de la Oficina Colombia de Rimisp, participó en el panel “Problemáticas que justifican el reconocimiento de los campesinos como sujeto colectivo de derechos”.

Según el ente defensorial, los campesinos constituyen un grupo social específico en condición de vulnerabilidad por lo que la protección de sus derechos humanos requiere de medidas especiales para asegurar que el Estado colombiano los respete, proteja y garantice. No obstante, las políticas públicas han tenido un sesgo en lo urbano y por ello, las inversiones públicas siempre han dejado a las poblaciones campesinas y rurales en un renglón de poca importancia. La Declaración de los Derechos de los Campesinos y otros Trabajadores Rurales, fue adoptada por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el pasado 28 de septiembre y representa un avance retos para el país.

La discusión del panel inicia con la pregunta ¿por qué el campesino debe o no ser reconocido como un sujeto especial de derechos? Para César Augusto Pachón, Líder campesino y Representante a la Cámara, es importante reconocer a los campesinos como sujetos de derechos, por la marginación histórica a la que se ha visto sometida esta población. En lo que respecta a educación, afirmó: “no tenemos preescolar en el campo. Muchas veces tenemos una profesora para dictar 5 cursos. De esta manera ¿qué podemos esperar de los resultados de los jóvenes del campo en pruebas SABER? Ellos desean estudiar y prepararse”.

Ángela Penagos manifestó que es necesario realizar este reconocimiento porque sistemáticamente no se han dado las condiciones culturales ni materiales para que los campesinos hagan el ejercicio de sus derechos como ciudadanos colombianos. Aunque existe un consenso al respecto, hizo énfasis en los términos que se han utilizado en función de este reconocimiento. “Hay una tendencia a encasillar a los campesinos función de la producción de alimentos desconociendo la multiactividad de labores que se realizan en el campo colombiano. Si no se reconocen, se puede profundizar en esa segregación”.

Adicionalmente manifestó su preocupación por la marginalización de los instrumentos respecto a la mujer campesina. “Los instrumentos no permiten visibilizar a la mujer rural. Más allá de un tema de lenguaje, se trata de entender a la mujer rural en tanto la propiedad y la ocupación de la tierra, a sus derechos de participación política. Las mujeres no participan en los mercados rurales por cuidar a los hijos y estar dedicadas a las tareas del hogar y eso tenemos que tenerlo en cuenta”.

La segunda pregunta giró en torno al impacto que puede tener en Colombia la Declaración de la ONU sobre los derechos de los campesinos y otros trabajadores rurales. 

Para César Jerez, coordinador de Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (ANZORC), la declaración es una ganancia para el movimiento campesino a nivel internacional.  No obstante, considera que la pregunta debe ser ¿qué tan vinculante será para el gobierno colombiano?. “La importancia en el ámbito local va a depender de nosotros mismos. ¿Cómo hacerlo vinculante? Trabajemos en una ley de derechos campesinos que sea el producto de un proceso de participación y que vuelva vinculante la declaración”, puntualizó.

Para Ángela Penagos, la declaración pone un estándar importante en reconocimiento de los derechos de una población marginada. “Es una declaración universal, pero hay que entender ese contexto desde la realidad colombiana. Invito a la creatividad volver la Declaración en un portafolio de instrumentos y de entradas para Colombia”.

El panel concluyó con una lista larga de razones por las cuales por la cual es necesario el reconocimiento de campesino como sujeto de derechos, pero a su vez sobre los enormes desafíos para garantizar su participación como ciudadanos colombianos.