Imprimir

Inclusión Social y Desarrollo

Opinión

Aportes del Grupo de Diálogo Rural Colombia a la Misión para la Transformación del Campo

22 junio, 2016

Santiago Perry, Secretario Técnico GDR Colombia

Gran parte del trabajo que han realizado los Grupos de Diálogo Rural (GDR) en Colombia estos últimos años, tiene que ver con cómo en el marco de la Misión para la Transformación del Campo[1] se ha logrado incidir para que temas como las políticas de desarrollo territorial sean incluidas bajo determinadas condiciones y características.

En este sentido, lo primero fue demostrar la importancia de tener una política integral para las áreas rurales en materia de generación de ingresos, en la cual se tuviera en cuenta no solamente los aspectos agropecuarios, sino los no agropecuarios, además de aquellos relacionados con la política social para las áreas rurales, como la dotación de infraestructura, de servicios públicos y sociales, entre otros. Con el trabajo del GDR en esta materia, se contribuyó a que la Misión tuviera una perspectiva amplia y moderna de lo que debe ser el desarrollo de las áreas rurales, rompiendo la dicotomía rural-urbana y buscando un desarrollo mucho más integral. Para ello se realizó, entre otras actividades, un seminario denominado “Desarrollo Rural con Enfoque Territorial y su Institucionalidad” -en septiembre de 2014-, cuyo objetivo fue complementar la importante discusión sobre el concepto de ruralidad que guiará la reforma al campo colombiano, en el marco de la Misión Rural y de los acuerdos de paz con la guerrilla, de manera de aprovechar la oportunidad que significa esta iniciativa al momento de mitigar las desigualdades que marcan al sector rural de Colombia.

Además, el GDR trabajó en lograr que la visión de la política fuera desde los territorios, y que tanto los planes como los programas de desarrollo territorial para las áreas rurales tuvieran en cuenta los intereses y las necesidades de las comunidades más pobres, que estén en capacidad de participar de igual a igual con otros actores e incidir de manera importante para lograr un desarrollo rural equitativo, inclusivo, que contribuya a la reducción de la enorme pobreza rural que hay en Colombia.

Finalmente, hubo un fuerte trabajo de incidencia para que hubiera una política específica en materia de agricultura familiar. La inmensa mayoría de los agricultores colombianos son agricultores familiares, aproximadamente el 80%, y la mayoría de las políticas y los recursos que hasta ahora se han implementado, han beneficiado a productores de mayor tamaño y no realmente a los agricultores familiares. El GDR contribuyó a que este tema fuera destacado en la Misión, y que se estableciera una política integral de reducción de la pobreza, entendiéndola como un tema donde los pobres tengan las capacidades y los activos que les permitan superar sus condiciones en el mediano y largo plazos, para así convertirse en productores prósperos.

 


 

[1] Es una iniciativa del Gobierno Nacional en cabeza del Departamento Nacional de Planeación en su rol de tanque de pensamiento, a través de la cual se definirán los lineamientos de política pública para contar con un portafolio robusto y amplio de políticas públicas e instrumentos con el objetivo de tomar mejores decisiones de inversión pública para el desarrollo rural y agropecuario en los próximos 20 años, que ayuden a transformar el campo colombiano.