Imprimir

Dinámicas Territoriales Rurales

Actores extraterritoriales y desarrollo rural

Descargue el documento completo AQUÍ.


Autores: Pablo Ospina, Eduardo Ramírez, Anthony Bebbington, Patric Hollestein e Ilana Nussbaum

Octubre de 2012

Mensajes principales:

  • Los actores extraterritoriales se han convertido, en muchos lugares de América Latina, en factores determinantes de las dinámicas territoriales recientes.

Buena parte de los territorios rurales latinoamericanos se caracteriza por la presencia de lo que llamamos “actores extraterritoriales”. Por lo general, estos actores tienen acceso a un conjunto de recursos económicos, políticos, sociales y culturales de los que los actores locales generalmente carecen. Su presencia introduce nuevas -y a veces grandes- asimetrías de poder en los territorios en donde operan.

  • Las principales instituciones ambientales en los territorios, que nacieron para permitir y regular el acceso de los actores extraterritoriales a recursos naturales clave, son el resultado de la decisión de la coalición dominante.

El inicio de las dinámicas territoriales marcadas por la presencia de poderosos actores extraterritoriales, por lo general se basó en la creación de instituciones ambientales que permitieron el acceso a recursos naturales clave. Esas mismas instituciones no regularon o regularon muy débilmente la forma de aprovechamiento de dichos recursos, que fue dejada a la “libre voluntad” o a la “auto-regulación” del actor beneficiario de tal acceso. Esas instituciones ambientales iniciales fueron, por lo general, el resultado del acuerdo entre actores extraterritoriales poderosos (empresas privadas) y el Estado central  respectivo, sin ninguna participación de los actores locales, que en algunos casos ni siquiera fueron informados de las nuevas reglas.

  • Una primera vía para el cambio de las instituciones ambientales clave del territorio, es que los actores se vean forzados al cambio por una crisis que no quieren pero no encuentran modo de evitar.

Cuando las reglas de acceso y aprovechamiento del patrimonio ambiental del territorio favorecen el agotamiento de un recurso natural clave para la reproducción de la propia dinámica económica, los actores, incluso poderosos, pueden destruir las bases naturales de su propia actividad. No está en su interés de mediano y largo plazo hacerlo y muchas veces son plenamente conscientes del problema, sin embargo, de todas formas se lo destruye. Mecanismos estructurales llevan a la crisis. Los actores dominantes no están dispuestos a cambiar las reglas que permitieron el inicio de la dinámica porque hacerlo implicaría modificaciones sustanciales tanto en las relaciones de poder del territorio como en las formas de distribución de ganancias y pérdidas que la dinámica económica genera.

  • Una segunda vía de cambio en las instituciones ambientales es la presencia de la acción colectiva, dentro o fuera de la coalición dominante, que obliga a considerar más amplios intereses sociales o diferentes elementos del patrimonio ambiental del territorio.

A veces los actores deciden actuar antes o incluso en ausencia de una crisis ambiental. Para que la acción colectiva tenga efectos sobre la institucionalidad ambiental clave del territorio y sus dinámicas, es necesario que influya decisivamente sobre actores de la coalición dominante, sean éstos la empresa privada o el Estado. Los actores que deciden actuar deben pues contar con alianzas sociales y con los suficientes recursos políticos o simbólicos, entre los que se cuentan discursos articulados y creíbles para modificar la conducta de la coalición dominante.

Por lo general, estos actores disfrutan (o perciben disfrutar) menos ventajas económicas o políticas de la dinámica económica territorial y reciben (o perciben recibir) mayores perjuicios.  Por lo general, intervienen también actores locales o extraterritoriales cuyo objetivo principales la protección del ambiente.

  • Una política pública ambientalmente sustentable debe considerar los intereses sociales y las percepciones ambientales de la mayor cantidad posible de actores territoriales; solo así tendrá oportunidad de evitar crisis ambientales irreparables o costosas.

Muchas veces el Estado actúa como estrecho aliado de los actores extraterritoriales y forma parte de la coalición dominante. Esto ocurre porque se considera beneficiario y socio de la dinámica económica territorial. Es vital, y así ha ocurrido en algunos lugares, que su actuación favorezca tanto la expresión de la voz como la acción colectiva de quienes pueden estar siendo perjudicados social y ambientalmente por la dinámica territorial. Más actores que dependan de más elementos del patrimonio ambiental del territorio, pueden contribuir a considerar más amplia e integralmente el cuidado del ambiente. Si la acción colectiva preventiva es la principal alternativa a las crisis ambientales, una política pública debe animar y facilitar su expresión.