Imprimir

Noticias

Región del Bajo Magdalena, Colombia

Una experiencia de reconstrucción del tejido social en territorios afectados por violencia

27 Febrero, 2018

Nuevos Territorios de Paz es un programa público cuyo objetivo es promover iniciativas locales de paz y procesos de desarrollo territorial integrales, participativos y que conciban a la sociedad civil como un  protagonista.


Para observar ejemplos de casos que avanzan en los procesos de articulación y coordinación de actores e instituciones en los territorios, se analizó la experiencia territorial del Programa Nuevos Territorios de Paz, en la Región del Bajo Magdalena, en Colombia. Un caso que da cuenta de contundentes esfuerzos por la articulación para la coordinación y el logro de propósitos compartidos.

Nuevos Territorios de Paz es un programa público cuyo objetivo es promover iniciativas locales de paz y procesos de desarrollo territorial integrales, participativos y que conciban a la sociedad civil como un  protagonista. Esta experiencia tiene antecedentes directos en el Programa de Desarrollo y Paz en el Magdalena Medio, donde, frente a la magnitud de las violencias ocasionadas por el conflicto armado, la sociedad civil se organizó y articuló a distintas instituciones en pos de la defensa de la vida y la garantía de derechos. Con el tiempo,esta iniciativa logró escalar y consti-tuirse en un modelo nacional de promoción de la reconstrucción del tejido social en territorios afectados por la violencia.

La Región del Bajo Magdalena ha sufrido los impactos del conflicto armado desde 1985, asímismo, desde la década del 90, la región se ha caracterizado por una larga tradición de funcionamiento de redes criminales, esto pues, la zona representa un corredor estratégico para estas organizaciones, hacia las zonas costeras del país.

Por otra parte, el Río Magdalena que recorre la zona articula 34 municipios, y es el hilo conductor de la vida social, económica y cultural de la zona, dnominada “anfibia”, precisamente por la particular geografía del lugar, que forma parte de la identidad de sus pobladores. Esta categoría “anfibia”, además es de gran valor para quienes allí habitan, pues el río y sus ciénagas representan su principal activo productivo, ambiental y de desarrollo, asociado a la explotación económica de ambientes acuáticos, pesca y caza, y también terrestre, como la agricultura y la cría de animales.

No obstante, esta región presenta una pobreza histórica, manifiesta en la precaria infraestructura y equipamento público, y en las economías informales: el tráfico ilegal de oro y drogas ilícitas. Además de casos de corrupción política y nexos con grupos paramilitares que han perpetuado la condición de rezago de la zona.

Ante este conflicto y la difícil gestión del territorio por parte de las entidades pública, se levanta este sistema de articulación denominado Nuevos Territorios de Paz en el Bajo Magdalena, cuyo modelo de intervención articula actores públicos, privados y de la sociedad civil, recostruyendo confianzas y fortaleciendo las relaciones entre las partes involucradas.

Entre los resultados de la intervención destacan; la generación de acciones coordinadas entre socios, el fortalecimiento de la sociedad civil; la formalización de colaboraciones, a través de convenios, entre entidades públicas y privadas; la creación de metodologías y herramientas para el monitoreo y seguimiento de los acuerdos y la consolidación de insumos para el diseño de una política pública de paz en el país, a través d ela sistematización de la experiencia.

Más información en el Informe Latinoamericano Desigualdad y Pobreza 2017.