Imprimir

Inclusión Social y Desarrollo

Jóvenes rurales

Nace un nuevo Grupo de Diálogo Rural en Perú

20 Marzo, 2017

Para discutir, diseñar y promover alternativas de intervenciones focalizadas en incrementar las posibilidades económicas y sociales de los jóvenes habitantes de las zonas rurales peruanas, se constituyó el pasado jueves 16 de marzo el Grupo de Diálogo Rural (GDR) de Perú, compuesto por 23 personas e instituciones del sector público, privado y de la sociedad civil. Este grupo se suma a los ya existentes en Colombia, Ecuador y México y es -igual que éstos- un espacio de diálogo plural, independiente y permanente que apunta a que la juventud sea reconocida como ciudadana y agente de cambio. 


El lanzamiento del GDR fue encabezado por Ricardo Cuenca, Director del Instituto de Estudios Peruanos, Ignacia Fernández, Directora Ejecutiva de Rimisp, Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural , y Joaquín Lozano, director de FIDA para América Latina y el Caribe, y contó con la presencia de María Eugenia Mujica, viceministra de Políticas y Evaluación, Benjamín Quijandría, viceministro de Políticas Agrarias, y Jesús Quintana, representante del FIDA en el Perú y coordinador de la Región Andina.

El GDR Perú es liderado por la economista Carolina Trivelli, exministra de Desarrollo e Inclusión Social e investigadora del IEP. “En este GDR participan actores del sector público, como los viceministros de políticas del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social y la Secretaría Nacional de la Juventud, y también representantes del sector privado y la sociedad civil, todos comprometidos con generar un diagnóstico compartido, basado en evidencia, que nos permita proponer acciones a favor de los jóvenes rurales”, explicó.

Ignacia Fernandez señaló que Perú tiene una agenda fuerte de desarrollo rural y desafíos importantes”, que implica para Rimisp “una oportunidad política estratégica importante para poner en común alianzas que tenemos hace algunos años con el IEP y otras instituciones de la sociedad civil y del mundo académico, con una agenda de políticas públicas al inicio de un ciclo de gobierno”.

Un nuevo GDR para la región
Desde hace más de una década el FIDA ha hecho una apuesta estratégica por el diálogo de políticas como un instrumento adicional para promover la transformación rural en América Latina. De ahí la importancia de los GDR, que operan en cinco países. Así lo explica Joaquín Lozano, director de FIDA para América Latina y el Caribe: “Estamos convencidos de que es necesario aumentar los niveles de visibilidad de la agenda rural en gobiernos y sociedades y porque una de las maneras de transformar el espacio rural y combatir la pobreza es dialogando de manera abierta y plural del espacio rural”.

Los Grupos de Diálogo Rural promueven un modelo de diálogo a escala nacional. En este modelo, el énfasis son las prioridades nacionales, identificadas por actores que se sientan a dialogar y generar propuestas que luego son puestas a disposición de tomadores de decisión. “La experiencia acumulada de los GDR ha sido muy sugerente en términos de cómo sostener este tipo de espacios en el tiempo, de cómo mantener la representatividad y legitimidad de los participantes, y de cómo encontrar mecanismos para pasar del análisis y propuesta a la implementación”, argumenta Lozano, quien hace hincapié en que “esto es lo que esperamos que ocurra también en Perú: que se encuentren los mecanismos necesarios para reunir a los diferentes actores de la sociedad peruana en torno a una mesa de diálogo sobre los temas comunes de preocupación”.

Para Jesús Quintana, representante del FIDA en Perú y Coordinador de la Región Andina, “el papel de la juventud rural es clave en el desarrollo rural del Perú y la región andina. Existe una apremiante necesidad de favorecer que la población rural joven desarrolle medios de vida rentables a nivel local, a fin de garantizar el futuro de las generaciones venideras y proteger los logros del pasado”.