Imprimir

Noticias

Editorial

La educación rural en el diálogo de políticas

31 Julio, 2017

La crisis económica en Ecuador afecta también las oportunidades de empleo e ingresos de los jóvenes rurales; los emprendimientos rurales agro y no agro forman ya parte de sus estrategias de sobrevivencia, con una serie de debilidades mientras la educación rural aún se encuentra desconectada de sus realidades.


El Grupo de Diálogo Rural (RIMISP-FIDA) en Ecuador, cuyo foco de atención en su nueva etapa son los jóvenes rurales, ha identificado a partir de investigaciones y un taller con los actores a nivel nacional, que sus mayores preocupaciones giran en torno al empleo y a la educación, siendo el apoyo a los emprendimientos y una educación más práctica parte de sus aspiraciones.

Con una nueva composición en su membresía que le abre paso a la voz de los jóvenes rurales, a ONGs y expertos conocedores de las temáticas de emprendimientos y educación, el grupo se encuentra en una fase de análisis de la problemática en ambos campos a partir del relevamiento de datos clave e investigaciones sobre el panorama de los jóvenes rurales en el país y la sistematización de casos de iniciativas concretas agropecuarias y no agropecuarias, para intercambio de aprendizajes, orientados a encontrar los apoyos críticos que se podrían impulsar desde políticas públicas de fomento a emprendimientos y los cambios indispensables en la educación rural.

De acuerdo a un estudio del IICA y MAG sobre educación rural, salta a la vista la mejora en la cobertura y en la infraestructura educativa rural, sin embargo se cuestiona la aplicación de la política de concentración de los estudiantes en grandes unidades educativas y el consiguiente cierre de las escuelas en las comunidades más pequeñas, que genera deserción y desarraigo.

Se ha observado también que los contenidos de la educación rural se hallan divorciados de las demandas de desarrollo de las comunidades, las metodologías siguen siendo eminentemente teóricas y memoristas, desaprovechando las potencialidades del medio rural como laboratorio de creatividad.

Datos reveladores indican que se mantiene la brecha de escolaridad entre el medio rural (7.5 años en promedio) y el urbano (11.3 años), apenas el 11% de las clases que se les imparte pueden ser consideradas como prácticas, lo que se denomina vinculación con la comunidad no pasa de ser participaciones artísticas en las fiestas locales, solo un 10% de los jóvenes rurales tienen aspiraciones de continuar estudios universitarios y de ellos, apenas el 1% prefiere carreras agropecuarias, lo que da cuenta por un lado de la minusvaloración del agro pero también de la diversificación de las economías rurales.

Tal como está concebida e implementada la educación rural al momento, en contenidos, métodos, infraestructura y su ubicación, así como por su orientación, es un factor más de expulsión de los jóvenes de la ruralidad.

En los foros del diálogo se ha podido constatar de la docena de casos de emprendimientos presentados, algunos elementos comunes: voluntad y entusiasmo inicial, dificultades de viabilidad económica por errores de diseño en las iniciativas y desconocimiento de los mercados, falta de acceso a financiamiento, un débil manejo empresarial y en general una baja sostenibilidad de las mismas fuera del marco de los apoyos de algunas ONGs.

Entonces, al reclamo inicial unánime de la falta de acceso a financiamiento, cuando se profundiza en el análisis de las experiencia sale a la luz, que si bien el financiamiento es un problema, es un asunto más complejo al que se suman otro tipo de obstáculos que tampoco están siendo atendidos por la política pública como la articulación con los mercados, el desarrollo de capacidades técnicas y empresariales, la coordinación de los niveles nacionales con los actores territoriales.

Respecto a la educación, el objetivo del grupo es elaborar una propuesta de reforma a la educación técnica en el medio rural, no solo orientada a las actividades tradicionales de agricultura y ganadería, que de todas formas representan un 60% del empleo rural sino hacia otro tipo de opciones en los servicios conexos al mundo agro (mecanización, riego, post cosecha, transformación) y otras actividades como el turismo, las artesanías, el comercio, la gastronomía, que son ya una fuente de empleo e ingresos relevantes en el medio rural, a través de

En emprendimientos, el grupo va a aportar con el diseño de un programa de apoyo integral, construido desde las experiencias concretas de los jóvenes emprendedores rurales, con su participación y de los representantes del Estado, que abarque los temas de análisis de mercado, diseño de los negocios, desarrollo de capacidades técnicas y empresariales, fortalecimiento de la asociatividad, articulación con actores territoriales, innovación tecnológica y de marketing, y por último, acceso a financiamiento.

En la etapa anterior, el GDR Ecuador incidió en la toma de decisiones estatales trascendentes como la creación del BanEcuador como banco para los actores rurales y la adopción de los planes estratégicos de cadena como política pública, en esta nueva etapa centrada en los jóvenes rurales, el grupo espera a través del diálogo informado, participativo y propositivo contribuir a una reforma de la educación técnica rural y al fomento de los emprendimientos rurales.