Imprimir

Inclusión Social y Desarrollo

Nueva etapa

GDR México dio su primer paso con reunión preparatoria del relanzamiento

12 Abril, 2017

La nueva etapa del Grupo de Diálogo Rural México (GDR México), centrada fundamentalmente en el tema de jóvenes rurales, dio su primer paso con la reunión preparatoria del relanzamiento del Grupo, realizada el 30 de marzo de 2017, con la conducción de Ignacia Fernández, directora ejecutiva de Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, y de Jorge Romero León, director de la Oficina México-Centroamérica de Rimisp.

A la reunión asistieron representantes de las instituciones co-convocantes del GDR México: Pablo Yanes y Humberto Soto, de la oficina subregional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en México; Isidro Soloaga, responsable técnico de la Cátedra de Investigación Dinámicas Territoriales y Bienestar de la Universidad Iberoamericana (IBERO) y quien es también investigador asociado de Rimisp; Mara Sánchez, del Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado de la República; Pilar Arrese, del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB). Está confirmada la participación como co-convocante de la plataforma México Social, la cual dirige Mario Luis Fuentes, y se prevé la incorporación de un par de instancias más en ese rol como resultado de gestiones de Rimisp.

Ignacia Fernández hizo una presentación sobre los antecedentes de los GDRs, que han sido una estrategia implementada por Rimisp y por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) en Colombia, Ecuador, El Salvador y México, así como recientemente Perú.

“Lo que hemos venido haciendo es desarrollar una agenda de investigación e incidencia con este papel de bisagra, de articulador, de poder apoyar procesos de diálogo entre distintos actores, sobre la base de experiencia empírica fundada en la realidad. Este esfuerzo es muy constitutivo de lo que queremos hacer en esta nueva fase del GDR México”, señaló y precisó que esta iniciativa en México tiene una perspectiva de duración de tres años y su objetivo es incidir en decisiones de políticas, a fin de contribuir al desarrollo rural.

Agregó: “Hay aquí una apuesta que es distinta respecto de los otros grupos de diálogo en términos de tener una serie de instituciones co-convocantes. Es algo que no hemos hecho nunca antes, y vamos, a partir de ahora, a diseñar juntos en qué consiste esto”.

Jorge Romero León, secretario técnico del GDR México, dijo que las primeras tareas del grupo de co-convocantes serán definir “qué temas abordamos y cómo los abordamos, cómo desarrollamos una propuesta metodológica suficientemente clara para que nos dé los resultados que queremos y flexible para poderla ajustar sobre la marcha”.

El GDR realizará “un diálogo permanente y de calidad. Es decir tendremos un espacio estable en el que se articule una agenda” y se buscará “que esta agenda tenga visibilidad”.

A partir de lo conversado en la reunión, Ignacia Fernández y Jorge Romero señalaron que el grupo de co-convocantes celebrará encuentros periódicos durante unos tres meses, donde se tendrá acceso a dos diagnósticos que están en proceso de elaboración sobre la juventud rural mexicana, y donde se definirán agenda, estrategia y a quiénes invitar, para luego abrir el espacio a un grupo suficientemente representativo y diverso de la sociedad, donde participen representantes de gobierno, empresariales, de organizaciones sociales y campesinas, pero también organizaciones de jóvenes rurales y miembros de comunidades campesinas.

Entre los puntos comentados estuvo la consideración de cómo abordar el tema de los jóvenes rurales, desde su conceptualización: ¿Quiénes son los jóvenes rurales? ¿Cómo se definen?, ¿en función de su edad, contexto, aspiraciones u otras características? Es un hecho, coincidieron los participantes, que hoy la política pública no puede atender los problemas y necesidades de los jóvenes rurales. Ni siquiera hay diagnósticos.

En la reunión se habló respecto de si el GDR tendrá un diálogo sobre lo rural o un diálogo con sujetos rurales. Ignacia Fernández comentó las fórmulas diferenciadas que ocurren en los GDRs de Colombia (donde el grupo es especializado) y de El Salvador, donde se determinó que no podía armarse un diálogo sobre juventud rural sin la participación directa de jóvenes.

Al respecto, Jorge Romero destacó que la razón de buscar al ILSB y a otras instituciones previstas como co-convocantes “fue esa, asegurarnos de que no solo estaremos hablando organizaciones que tenemos un diálogo sobre lo rural desde agendas de investigación separadas. Ello, para habilitar más fácilmente ese puente de interacción con los sujetos rurales”. También dijo: “me gustaría que el del GDR fuera un diálogo con sujetos rurales, con las comunidades, además de con jóvenes rurales. Esto agrega un grado de complejidad mayor, por muchas razones. Porque los liderazgos a nivel comunitario casi nunca son jóvenes, porque hay que hacer un esfuerzo por habilitar el espacio para dar voz a esos liderazgos y porque no es algo que vayamos a hacer fácilmente”.

Además de las personas mencionadas, participaron en la reunión: Gustavo Gordillo, investigador asociado de Rimisp; Gerardo Franco, investigador principal de Rimisp México-CA y Celeste Molina, Laure Delalande y César Suárez, investigadores de Rimisp México-CA. Laure y César en papel de relatores del Grupo.