Imprimir

Agricultura para el Desarrollo

Desarrollo rural

El GDA dialogó con los ministros de Agricultura de Colombia, Ecuador y Perú

15 Mayo, 2018

Cerca de 30 integrantes del Grupo de Diálogo Andino expresaron propuestas para el fortalecimiento de la Agricultura Familiar (AF) a los secretarios de Estado de los tres países andinos.  El establecimiento de un Programa Regional de Fomento a la AF y la reactivación del Consejo Andino de Ministros del ramo, fueron algunos de los planteamientos.


“Los pequeños productores queremos dejar de ser víctimas,  ser los protagonistas y generar economía desde el campo y colaborar con el desarrollo del país”. “Es prioritario destacar las capacidades de los territorios para garantizar el desarrollo rural. Buscar esa añorada asociatividad y con organizaciones fuertes y representativas aportar al fortalecimiento de la agricultura familiar”. “Nuestro pedido es plantear un programa a la CAN para que la agricultura familiar, sea económicamente rentable, socialmente justa, medioambientalmente sana y culturalmente aceptable, para que todos podamos vivir en paz”.

Esas son las voces de Ángel Catucuamba de Ecuador, Lucila Quintana de Perú y Rubén Lima de Bolivia, representantes de los agricultores familiares en sus países e integrantes del Grupo de Diálogo Andino (GDA), quienes con estas palabras se dirigieron a los ministros de Agricultura de Colombia, Ecuador y Perú, durante un encuentro entre los secretarios de estado y este espacio subregional, convocado por Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural.

Este diálogo se desarrolló desde el mediodía del pasado 3 de mayo en el marco de la Reunión de Ministros de Agricultura, que convocó a  los secretarios de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia, Juan Guillermo Zuluaga; de Agricultura y Ganadería de Ecuador, Rubén Flores; y, de Agricultura y Riego de Perú, Gustavo Mostajo, para una jornada de trabajo y reflexión en torno a la Agricultura Familiar (AF). Y como parte de estas actividades se cumplió con un espacio para que delegados de los pequeños productores, de la cooperación internacional y de los gobiernos regionales, que integran el GDA,  pudieran expresar sus opiniones, sus visiones y sus anhelos sobre la AF ante los funcionarios.

El conversatorio se abrió con la intervención del secretario técnico del GDA, Ney Barrionuevo, quien planteó las propuestas surgidas al interior del Grupo y que se resumen en la necesidad de una reactivación del Consejo Andino de Ministros de Agricultura. En segundo lugar, solicitó que la Comunidad Andina (CAN)  participe en “esta mesa público-privada que es el Grupo de Diálogo Andino”. Y en tercer término, la necesidad de establecer un Programa Regional Andino de fomento a la AF. “Un programa que tenga en el nivel regional, intercambio de diseño de políticas, de aprendizaje de casos y un aterrizaje en cada uno de los países y en lo que cada uno considere relevante. Abordando no solo el tema de la producción agroecológica, sino la articulación a mercados inclusivos desde lo rural hasta la exportación”, señaló.

De su lado, el coordinador del GDA, Juan Fernández agradeció el esfuerzo realizado por los gobiernos de los países participantes y de las organizaciones presentes para concretar este encuentro, “por el valor que tiene la instancia de poner sobre la mesa las distintas visiones que caracterizan al desarrollo rural. Desde Rimisp impulsamos esta iniciativa, desde dos premisas. La primera, que la AF y el desarrollo territorial van de la mano, son una construcción conjunta que no puede quedar separada. Y  también que los complejos problemas que tiene el campo como la migración, la desigualdad, el cambio climático, etc. deben abordarse desde el diálogo entre distintos actores, con la visión de los territorios y la articulación entre estos”, indicó.

La iniciativa de plasmar un Programa Regional de Fomento a la AF fue retomada por los representantes de los organismos internacionales, que son parte del Grupo Andino. La reiteración la realizó Johanna Renckens de la ONG belga Rikolto, quien además expuso la realidad de las organizaciones internacionales frente a las agendas de desarrollo. “El clima de la cooperación internacional ha cambiado bastante, se cuenta ahora con menos fondos y recursos, pero se mantiene el rol de trabajar desde nuestra articulación con la sociedad civil y con el trabajo en territorio para apoyar en la creación de nuevas perspectivas para la AF. En el Grupo de Diálogo Andino se ha visto un espacio para dialogar sobre estas nuevas perspectivas, qué innovaciones pueden aportar y cómo se articula con las políticas públicas”, expresó.

La visión de abordar el fomento de la AF desde una perspectiva de conjunto, entre diversos países, es compartida por Ángelo Quintero, secretario de Agricultura del Departamento de Caldas – Colombia. El funcionario indicó que elevar el tratamiento de la AF hacia una Agricultura Familiar Campesina Andina reivindicaría  esta actividad y a los campesinos, a quienes instó a que se les reconozca “como sujetos de derecho, así se permitirá un mayor posicionamiento de estos productores en el sistema agroalimentario”

Mientras tanto, Marcela Andino, subdirectora del el Consorcio de Gobiernos Autónomos Provinciales del Ecuador (Congope), propuso vincular los esfuerzos del área andina con el Plan sobre Seguridad Alimentaria Nutrición y Erradicación de la Pobreza 2025 de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que mantiene una línea de trabajo específica sobre AF.

Al finalizar las intervenciones del GDA, se dio paso a las reflexiones de las autoridades. El ministro colombiano, Juan Guillermo Zuluaga, hizo hincapié en la continuidad y formalidad que debe darse a estos espacios. “El camino del desarrollo rural debe estar ligado al fortalecimiento de la Agricultura Familiar, uno no existe sin el otro”, recalcó, al tiempo que manifestó que la incidencia que podría generarse con el Programa Regional de Fomento a la AF y el retorno de las reuniones del Consejo Andino de Ministros del ramo.

Por su parte, el ministro peruano Gustavo Mostajo destacó las similitudes entre los cuatro países que integran el área andina y que pueden ser una ventaja para el aprovechamiento de la AF.  Señaló que los esfuerzos para el fortalecimiento del campo, “no se deben realizar independientemente, cuando hay muchas cosas en común entre nuestros países”. Insistió en un  trabajo articulado, pero con visión a obtener resultados concretos.

El ministro anfitrión, Rubén Flores, resaltó los temas tratados durante el panel de expertos “Desafíos de la Agricultura Familiar en su Articulación a los Mercados”, realizado momentos antes, y que planteó aspectos centrales dentro de la situación de la AF.

Indicó que la Agricultura Familiar Campesina “no es solo agricultura, es una realidad de acciones integrales que se suman a un esfuerzo de un modelo de vivencia en el territorio”. Manifestó que se debe garantizar el esfuerzo y el liderazgo de los ministros reunidos en este encuentro, al que comparó con una minga o prestamanos, debido a su trasfondo de trabajo en conjunto por un bien común.

“Lo que se logre de esta minga andina, en función de los ritmos y compromiso del caso, debe aterrizar en acciones concretas. Lo que queda como lección fundamental en este esfuerzo es intercambiar experiencias e información, lecciones aprendidas buenas y malas que suman, en este esfuerzo de la instrumentación de los componentes de política pública hacia la Agricultura Familiar Campesina”.

Tras finalizar este encuentro, los ministros se reunieron para acordar los aspectos del Acta que suscribieron con motivo de esta jornada de conversaciones y reflexiones sobre la AF.