Imprimir

Noticias

México

Colabora Rimisp con FAO para incidir en políticas agrícolas de México y CA

29 Noviembre, 2017

Rimisp firmó con Fundar, Centro de Análisis e Investigación, AC  de México, y con el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), de Guatemala, cartas de acuerdo para apoyar a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) a identificar ideas, propuestas de política, programas y estrategias de trabajo en el medio rural que tengan alta probabilidad de ser exitosos y de ser asumidos por los gobiernos de los diversos países de la región de México y Centroamérica


Así lo afirmó Eduardo Ramírez, quien en fechas recientes fue nombrado coordinador del Grupo Agricultura para el Desarrollo de Rimisp. Entrevistado en el marco de una visita a México durante noviembre, precisó que el consorcio firmado por Rimisp, Fundar e ICEFI trabajará durante todo 2018 apoyando a la FAO en estos ámbitos, y ello implicará también a agencias multilaterales, a los gobiernos de los países y/o a organismos no gubernamentales que estén ejecutando acciones en el medio rural.

“Estaremos generando ideas que puedan contribuir al desarrollo agrícola y rural de los países de la región, y todo ello en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)” de las Naciones Unidas.

“Hay un par de temas y ámbitos que nos preocupan. Uno es el tema de cómo encontrar propuestas que nos permitan facilitar o impulsar agendas de trabajo coordinado en el medio rural en los países de la región. Estamos convencidos de que lo que se requiere es llegar a los productores de pequeña escala con una batería de propuestas de política que combinen acciones de carácter social con acciones de fomento productivo, para buscar sinergias en la acción del Estado en esta población rural”, señaló.

Dijo que aún no se ha establecido contacto y relación con autoridades de los países involucrados, pues las cartas de acuerdo apenas se firmaron y no se han iniciado operaciones. Precisó que el texto de las cartas es muy abierto. “Es un trabajo que se inicia con una intención de colaboración y cooperación, y sobre eso vamos a ir a identificar las ideas, los programas y las políticas que aparezcan en la cartera de proyectos de la FAO o en la cartera de otras agencias. No tenemos una idea preconcebida de qué ámbitos de la acción política y de la intervención productiva necesitamos. Lo que queremos es comenzar al revés, vamos a ver cuáles son las ideas que existen y vamos a ver si esas ideas que existen corresponden a necesidades de los diferentes países en la región para hacer allí la liga entre ideas y necesidades”.

Esto, dijo, representa una oportunidad para que Rimisp fortalezca su trabajo en los ámbitos de agricultura y desarrollo y de desarrollo rural.

Eduardo Ramírez comentó que Rimisp ha colaborado con FAO en el pasado, “pero nos parece que esto [la gestión actual] cristaliza una posibilidad de trabajar en una forma más consistente y amplia con los países de la región. Esto es novedoso porque se basa en la idea de que es importante escalar, es importante hacer incidencia con ideas de políticas públicas en la región. Es algo que Rimisp busca implementar y ahora se suma FAO con esta misma óptica”.

En su visita a México Eduardo Ramírez sostuvo diversas reuniones, algunas con los investigadores de la Oficina para México y Centroamérica de Rimisp. Ante ellos comentó que una inquietud central del Grupo Agricultura para el Desarrollo de Rimisp es dar cuenta de las transformaciones en el sector productor de alimentos en los países de América Latina durante los recientes 15 años, con la pregunta siguiente: después de 15-20 años de apertura comercial, desarrollo y transformación capitalistas, ¿qué pasó con la agricultura familiar, con los productores de alimentos en los países? Hay dos hipótesis, la primera, una reducción drástica de este sector (envejecimiento, migración, precarización, abandono de tierras), y la segunda, procesos de innovación y adaptación de los productores a los cambios para insertarse a estos nuevos mercados.

De ahí surgen nuevas preguntas, como ¿Cuáles son las mejores políticas para que las trayectorias de integración a los mercados tengan una expresión positiva de inclusión social y económica?, ¿la agricultura campesina puede representar una trampa de pobreza?