Imprimir

Agricultura para el Desarrollo

Diálogo y Encuentro

Un vínculo que aspira fortalecer la Agricultura Familiar Sostenible a escala regional

28 febrero, 2019

Juan Diego Marín coordinador del Programa de Diálogo Regional Rural de Centroamérica y República Dominicana (PDRR) explica la cooperación que han iniciado con el Grupo de Diálogo Andino (GDA) y las expectativas sobre una agenda de trabajo común.


Durante la más reciente reunión presencial del Grupo de Diálogo Andino (GDA), realizada en Bogotá en noviembre pasado, se suscribió un convenio de cooperación entre el Programa de Diálogo Regional Rural (PDRR) y el GDA. Juan Diego Marín, de la Unión de Pequeños Productores Agropecuarios Costarricenses (UPA) y coordinador del PDRR analiza el nuevo vínculo entre los dos espacios y la proyección que puede tener un trabajo común para el fortalecimiento de la agricultura familiar sostenible.

Juan Diego explica la presencia que el PDRR ha logrado en Centroamérica: “Nosotros hacemos incidencia en política a nivel regional. Tenemos 22 organizaciones gremiales en la plataforma y diseñamos estrategias de políticas para la región. Hemos hecho algunas gestiones de política como la Política de Agricultura Familiar Campesina, Indígena y Afrodescendiente (PAFCIA) que es una de nuestras creaciones y que fue adoptada por el Consejo Agropecuario Centroamericano en el pasado mes de junio”.

Califica este hecho como “un gran éxito para el PDRR y que se puede extender a los demás países”, debido a su carácter política marco.

– ¿Cómo se construyó esta vinculación entre el PDRR y el GDA?

– El lazo entre los dos espacios  se logró por medio del investigador principal de Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, Germán Escobar. Nos recomendó el Grupo como una buena opción para mantener ese diálogo latinoamericano en un tema común. Estamos en un buen momento para tener esta relación y sabemos que con el Grupo Andino el trabajo que realizaremos será muy positivo y trascendente, ya que estamos en el decenio de la Agricultura Familiar (AF) y es importante establecer todas las medidas necesarias para fortalecerla. Creo que compartimos una misma visión de una agricultura no de subsistencia, sino desarrollada, donde no tengamos dependencia de un gobierno.

El Coordinador del PDRR recuerda que la 72ª Sesión de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el Decenio de la Agricultura Familiar, al período comprendido entre 2019 y 2028. La resolución pretende llamar la atención sobre las personas que producen más del 80% de los alimentos del planeta y que, paradójicamente, a menudo son las más vulnerables al hambre.

– ¿De qué manera se pueden involucrar los actores de la Agricultura Familiar Sostenible en el desarrollo de los sectores rurales?

– Uniéndonos. Este punto es fundamental. Si unificamos los esfuerzos y las visiones, tenemos más posibilidades de salir adelante y lograr muchos avances. Debemos estar muy claros en que necesitamos todas estas herramientas de diálogo, de aprendizajes e intercambios, que ya estamos elaborando. Además requerimos también las oportunidades. Si nos dan la gestión del conocimiento, si construimos las legislaciones apropiadas para poder desarrollarnos a nivel de cada país.  Si trabajamos para que se eliminen tantas trabas: como los trámites innecesarios, por citar solo un ejemplo, podemos llegar a pensarnos como empresarios agrícolas y no como finqueritos pequeños. Allí estaremos siendo parte de la transformación del campo.

Y en este punto las experiencias que podamos intercambiar con el GDA, son fundamentales y podemos lograr que toda la región se beneficie.

– ¿Qué caracteriza al PDRR y le otorga su valor agregado?

– Una de las cosas que nosotros hemos establecido desde el principio es la tenencia y permanencia de nuestra propia semilla. Nuestra semilla originaria, junto con toda  la forma tradicional de sembrar. Así como lo hacían nuestros abuelos  y que, lamentablemente, se ha venido deteriorando por las formas actuales de de producir que existen.

La Agricultura Familiar Sostenible es una de las actividades que tiene que ponerle mucha atención a esa forma de producir tradicional. Debe reflexionar en: ¿Cómo podemos tener productos con más calidad y más nutrición y cómo diferenciarlos de los productos que se obtienen a mayor escala?

Ese es el sello del PDRR, sumado a un gran respeto a la naturaleza. De esta manera reforzamos ese triángulo que es: ambiental, social y económico. Con los dos primeros existe un trabajo ya más mucho más realizado, pero con el aspecto económico, aún hay un camino que recorrer.  Es un reto que tenemos porque siempre hemos creído que la sostenibilidad económica es un desafío para que la gente nuestra se quede en los lugares de la actividad y del campo  y no migre y pase a ser parte de los anillos de pobreza a las ciudades.

Son retos que de manera conjunta podemos identificar y cambiar desde este vínculo y colaboración que hemos iniciado con el  Grupo de Diálogo Andino, por medio de una participación articulada con los demás actores de los organismos internacionales, los gobiernos, la academia y por supuesto, nosotros los productores.