Imprimir

Noticias

Chile

Rimisp y la Universidad Austral de Chile diseñan convenio de colaboración

9 julio, 2018

El foco de está asociatividad estará puesto sobre en el recientemente creado Centro de Estudios Regionales y de Desarrollo Territorial, nuevo espacio impulsado por la UACH, que busca vincular con más intensidad a la casa de estudios con las regiones de los Ríos, Los Lagos y Aysén.


 

Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural y la Universidad Austral de Chile (UACh) se encuentran actualmente diseñando un convenio de colaboración, tras el cual ambas organizaciones se comprometerán a cooperar mutuamente en la exploración  acciones estratégicas de carácter técnico y político que permitan complementar esfuerzos que contribuyan al desarrollo territorial. Esto, con foco en el recientemente creado Centro de Estudios Regionales y de Desarrollo Territorial, nuevo espacio impulsado por la UACH, que busca vincular con más intensidad a la casa de estudios con las regiones de los Ríos, Los Lagos y Aysén.

Se trata de una instancia académica que desarrollará estudios pertinentes y contribuirá a la reflexión académica y a la investigación, pero también cumplirá con la misión de aportar a la formación ciudadana en temas regionales, y en ofrecer alternativas de solución a problemáticas regionales, cuando sea requerido. 

Egon Montecinos, Doctor en Investigación en Ciencias Sociales con mención Ciencia Política y director del Centro de Estudios Regionales y de Desarrollo Territorial de la UACh, visitó Rimisp en Santiago de Chile para avanzar en el convenio, y se refirió a este nuevo vínculo. 

¿Cuál es el potencial que la Universidad Austral de Chile ve en el vínculo con Rimisp?

Rimisp tiene una importante producción en materia de desarrollo territorial y sus problemáticas. Principalmente, temas de desigualdades, que no tan solo explican o estudian casos a nivel chileno, sino que también latinoamericano.

La particularidad de Rimisp es que tiene una visión comparada del desarrollo territorial, que a nosotros nos importa a la hora de poder explicar problemáticas que van a tener como foco el Sur Austral: la Región de Los Ríos, Los Lagos y Aysén, donde tiene mayor presencia la universidad.

No obstante, esta mirada del Sur Austral y las problemáticas territoriales, tienen también explicaciones contextuales mucho mayores. Por esta razón, la experiencia y el desarrollo que ha tenido Rimisp, no solo en Chile sino también en América Latina, contribuye en eso.

Rimisp no es un centro de investigación propiamente tal, sino que tiene una amplia vocación por transferir conocimiento, por vincularse con el entorno en los países donde tiene presencia, por influir o incidir en las políticas públicas y eso también es un sello que nosotros le queremos imprimir al Centro de Estudios Regionales de la Universidad. Por lo tanto, es un centro del cual nosotros queremos aprender mucho, sobre cómo incidir en políticas públicas, a partir de una de las dimensiones que va a tener este centro, que es cómo se expresan las dinámicas del territorio en el Sur Austral. Entonces, estas dos características son esenciales para  vincularnos formalmente y poder proyectar trabajos de largo plazo, que se traduzcan en proyectos de investigación, asistencia técnica y publicaciones, pero con este foco: que influya en políticas públicas y desarrollo territorial.

¿Frente a qué escenario emerge este Centro de Estudios?

La Universidad Austral es una de las pocas universidades regionales en Chile que aún no tenía una unidad académica específica que pudiera estudiar los problemas del desarrollo territorial, y también, tiene un conjunto de demandas de actores territoriales que no están articuladas.  Entonces es una respuesta frente a esto. 

El fundamento del rector para iniciar este proyecto es hacerse cargo de una demanda histórica de la universidad.

Creamos un centro de estudios regionales, somos una universidad regional que ha tenido una fuerte incidencia. Por ejemplo, en la creación de la Región de Los Ríos, cuyo nacimiento es a raíz de este vínculo con la comunidad.

Lo otro es poder hacerse cargo de algunas demandas coyunturales, pero que son más bien regulares, es decir, todos los años hay demandas de actores territoriales de proveer estudios, para ver si se pueden transformar en comunas. Hay hasta solicitudes de actores sociales, de poder recibir información con enfoque ciudadano o estudios de líneas bases sobre temas que importan a alguna institucionalidad pública. Esas son las dos razones en las que la universidad cree.

¿Con qué otras organizaciones están interesados en asociarse?

Nosotros, hemos formado una red con otros centros adscritos a universidades regionales, pero con instituciones que no sean centros de estudios regionales, aún no. Rimisp es una de las primeras con la que queremos establecer convenios. Otra de ellas es el Centro de Estudios del Desarrollo de la Universidad Central de Venezuela, y estamos explorando más opciones.

Con respecto a otras agrupaciones, pero de la sociedad civil, contamos, por ejemplo, con la Organización Chilena de Municipalidades, la Organización de Consejeros Regionales, la Red Nacional de Consejeros de la Sociedad Civil, pero que tienen otro interés de vínculo, distinto al de Rimisp.

 ¿Cuáles son las expectativas ante esta asociatividad?

Primero, que podamos concretarla, y segundo, que podamos establecer un plan de trabajo de mediano y largo plazo, porque al menos desde la Universidad Austral, no queremos un convenio de corto plazo. Queremos que esto sirva como estímulo para que otros centros de estudios regionales puedan vincularles de manera más regular y sostenida, como Rimisp.

Las universidades en Chile, sin distingo, tienen hoy en día funcionando catorce centros de estudios regionales, alojados en trece universidades. Estas son: la Universidad Católica del Norte, la Universidad de Tarapacá, la Universidad Autónoma, la Universidad Católica, -que tiene tres centros: urbano, geografía y local-, la Universidad Católica de Villarrica, la Universidad de O’Higgins, la Universidad Católica del Maule, la Universidad de Talca, la Universidad del Bío-Bío, la Universidad de La Frontera, la Universidad Católica de Temuco, la Universidad de Los Lagos y la Universidad Austral, lo que conforma una gran red de contactos para Rimisp. Y ya hemos planeado reunirnos el 1 de agosto en conjunto a esta red para darle una orgánica.

Esto comenzó como una iniciativa casi personal ante la inquietud por saber qué hacían los demás centros, porque nosotros sabíamos que habían más centros, pero cada uno con su tema. Por ejemplo, la Universidad Católica del Norte tiene como especialidad la Economía Aplicada Regional; desigualdades, ingreso per cápita y crecimiento. La Universidad de Tarapacá tiene mucho vínculo con el medio, pero sin investigación, y así sucesivamente en distintas universidades que perfilan las características de sus centros. Nosotros queremos darle un sello en participación ciudadana o inclusión democrática, gobernanza urbana, o también abrirnos a encontrar nuestro sello con la incorporación de nuevos profesionales, y así mismo, vincularnos con académicos de la universidad.

¿Cuál es el corazón de este Centro de Estudios?

Tiene dos corazones: el primero tiene que ver con responder a las demandas explícitas que tienen los actores territoriales del entorno significante de la Universidad, fundamentalmente en base técnica, si se quiere, para poder aportar al cumplimiento de sus proyectos de desarrollo territorial. Y el segundo, es que con el tiempo queremos transformarnos en un centro de estudios regionales cuyo principal valor sea poder explicar muy bien la dimensión democrática del desarrollo territorial a escala subnacional, explicando los procesos de inclusión y exclusión. Yo creo que ese es el sueño a 10 años.