Imprimir

Noticias

Desarrollo institucional

Rimisp saluda a Rubén Echeverría y Diana Alarcón en su último Consejo Internacional

18 marzo, 2019

En el marco de la reunión anual del Consejo Internacional de Rimisp, realizada en Santiago de Chile, dijeron adiós a su cargo en nuestra organización ambos consejeros, quienes han visto y acompañado el crecimiento institucional de Rimisp en la última década.


Rubén Echeverría (doctor en Economía Agraria por la Universidad de Minnesota) y Diana Alarcón (doctora en Economía con especialización en el área de Desarrollo Económico), después de 11 y 8 años respectivamente, dejaron de ser parte del Consejo Internacional de Rimisp, el principal órgano directivo de la organización.

El Consejo se conforma por cinco personas independientes a Rimisp, que tienen un rol clave en la aprobación y aplicación de la estrategia organizacional, así como la evaluación de resultados, calidad y cuidado de finanzas de nuestra organización.

Ambos valoran y destacan el progreso de Rimisp en estos años, de pasar a ser una organización con sede en Santiago de Chile, a una con tres oficinas repartidas en América Latina y que se conformó como una verdadera red de pensamiento e investigación aplicada sobre el desarrollo rural inclusivo. “Ha habido un crecimiento muy estratégico y muy pensado con las oficinas de Ecuador, Colombia y México, no es una cosa de abrir oficinas por abrirlas. Creo que en el Consejo hemos contribuido al desarrollo institucional. La parte de administración y gerencia del Centro ha mejorado mucho”, asegura Rubén Echeverría, director general de CIAT en Colombia y quien ejerció como presidente del Consejo Internacional de Rimisp.

Otro de los grandes hitos que identifica Echeverría es lograr sostenibilidad financiera.

“Rimisp es un lujo, una organización que no te la encuentras en todos lados. Tienen un activo único, no solo ha sido una organización que en 32 años ha mantenido el foco temático –desarrollo rural- sino que sido capaz de reclutar gente nueva que viene con nuevas perspectivas, nuevas metodologías y con nuevo entusiasmo para construir alrededor de esta agenda”, opina Diana Alarcón, oficial de Asuntos Económicos en el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU.

Cada uno, desde sus experiencias, valora cómo Rimisp se posiciona como una organización única en su tipo, capaz de pensar, analizar y contribuir en políticas públicas desde una perspectiva regional y territorial. “Hay agencias internacionales, financieras, agencias de Naciones Unidas como la FAO, que son muy importantes y todas tienen un mandato específico. Pero no hay otro Rimisp, no hay un grupo de pensamiento aplicado regional en este tema. Rimisp ha cumplido en 32 años, ha evolucionado su mandato, su estrategia y ha logrado llenar un vacío. Para el BID, FAO y otros lugares, es importantísimo tener un Rimisp, un centro de pensamiento regional, que haga comparaciones entre países, que haga análisis profundos de desigualdad, de pobreza, de crecimiento. No hay otro think thank como Rimisp, los que hay en Washington son los de Washington, no trabajan acá. Ahí Rimisp tiene una gran ventaja”, asegura el ahora ex presidente del Consejo Internacional.

Diana Alarcón, por su parte, trabajó a comienzos de los 2000 en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, los que fueron readaptados a los que hoy se conoce como los Objetivos de Desarrollo Sostenible, una agenda cada vez más presente en la de gobiernos y del sector privado.

En ese contexto, la investigadora mexicana cree que Rimisp aporta como ninguna otra organización en temas de agricultura y desarrollo rural. “En América Latina nos hemos preocupado muy poco del medio ambiente y, si queremos hacerlo sostenible, esa discusión está en lo rural y en la conexión urbano-rural. En mi país, en Ciudad de México, estamos clarísimos que el agua es un tema. Por muchos años suponíamos que el agua era ilimitada, que no se iba a acabar nunca. Hoy hay zonas muy grandes de la ciudad sin agua, y zonas que se están quedando sin agua. ¿De dónde la traemos? De las zonas rurales de la propia ciudad y del área conurbana. Esto nos ha llevado a la reflexión de lo importante que es mantener un buen desarrollo de las zonas rurales, de las áreas de conservación, para recargar los acuíferos y para mantener lo que tenemos ahora, que es la conexión al agua. Hay muy poca comprensión de lo importante que es lo rural y la agricultura, no solo para el desarrollo social y económico de nuestros países, sino fundamentalmente para el medio ambiente. En esa discusión, Rimisp tiene 32 años de ventaja respecto a esta concepción tradicional de que el desarrollo es igual urbanización. Yo creo que Rimisp tiene una gran ventana de oportunidad para contribuir esa conversación sobre desarrollo sostenible”, afirma.

En reemplazo de Rubén Echeverría y Diana Alarcón, ingresaron al Consejo Internacional de Rimisp Gonzalo de la Maza y Graciela Teruel. Por su parte, la investigadora principal del Instituto de Estudios Peruanos y ex ministra de Estado, Carolina Trivelli, asumió la presidencia del órgano directivo.