Imprimir

Noticias

En Madrid

Rimisp estará presente en la COP25

2 diciembre, 2019

El Centro Latinoamericano de Desarrollo Rural, Rimisp, estará presente en la próxima Conferencia de las Partes COP 25 que se desarrolla en Madrid desde el 2 al 13 de diciembre, a través del aporte al informe IPCC que es un resumen completo de lo que se sabe sobre los impulsores del cambio climático, sus impactos y riesgos futuros, y cómo la adaptación y la mitigación pueden reducir esos riesgos.


Esta cumbre anual del clima, que representa al órgano supremo de toma de decisiones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) y está integrada por los Gobiernos de los países pertenecientes a ella; tiene como objetivo intentar mitigar la emisión de gases de efecto invernadero. 

Actualmente se tiene como objetivo fundamental, luego del Acuerdo de París del 2015 (COP21), que la temperatura media del planeta en 2100 no supere los 2ºC con respecto a los niveles preindustriales; aunque los esfuerzos deben encaminarse hacia un incremento medio menor: 1,5 ºC. Por ello está previsto que el 2030, cada país firmante del acuerdo, finalicen sus planes nacionales de reducción de emisiones propuestos en París, para que en el 2050 el mundo alcance el “equilibrio” entre emisión y neutralización de gases.

En este contexto la participación de Rimisp adquiere relevancia, ya que nuestro aporte consistió en ser una de las organizaciones revisoras del Sexto Informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC en inglés), que es el organismo creado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (WMO en inglés) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP en inglés) para proporcionar a los gobiernos todos los niveles de información científica que puedan utilizar para desarrollar políticas climáticas. 

La revisión periódica del contenido de los Informes del IPCC es una parte esencial para la presentación de datos y evidencias resultantes de las investigaciones científicas realizadas por expertos de distintas áreas de conocimiento en todo el mundo. Esto asegura que los informes del IPCC cubran los hallazgos científicos, técnicos y socioeconómicos más actualizados, y sean representativos de una amplia gama de experiencia independiente de países desarrollados y en desarrollo, siendo un aporte clave en las negociaciones internacionales sobre cambio climático, sobre todo en las Conferencia de las Partes COP.

En nuestro caso, específicamente la investigadora principal de Rimisp, Liviam Cordeiro -doctora especialista en desarrollo rural y manejo sostenible de los recursos naturales- está involucrada en la revisión de la primera versión del Capítulo 8 sobre “Pobreza, medios de vida y desarrollo sostenible” junto con otros expertos de distintas áreas de conocimiento científico y multidisciplinario. Este capítulo es parte del Grupo de Trabajo II de IPCC,  que presenta los impactos del cambio climático sobre los ecosistemas y la biodiversidad y, sobre los modos de vida en diversas sociedades, culturas y asentamientos. 

Los capítulos presentados en el Informe del Grupo II destacan las vulnerabilidades, las capacidades y límites de estos sistemas naturales y humanos para adaptarse al cambio climático y, por lo tanto, reducir los riesgos asociados a los eventos climáticos extremos ya que, desde nuestra mirada y experiencia, deben ser resaltados los siguientes puntos:

– Los eventos extremos y climáticos (tormentas, fuertes lluvias, inundaciones, sequías y aumento de temperaturas extremas) conducen a pérdidas y daños en comunidades y sociedades humanas y son evidentes en los territorios rurales. Es necesario que la ciencia vaya más allá de la comprensión física de los Sistemas de la Tierra e incorpore datos y conocimientos sobre la vulnerabilidad y exposición de las personas; 

– El cambio climático exacerba las diferentes desigualdades en todo el mundo, incluidas las capacidades de adaptación desiguales y las opciones y oportunidades para el desarrollo sostenible. Esto significa que algunos grupos sociales se ven más afectados negativamente por los impactos residuales y compuestos del cambio climático que otros;

– La forma en que un grupo social se ve afectado por el cambio climático depende de múltiples dimensiones de vulnerabilidad relacionadas al contexto socioeconómico, cultural, geográfico y ambiental. 

Desde una agenda tendiente a promover la cohesión territorial como la de Rimisp, postulamos la necesidad de avanzar hacia una estrategia que permita sumar a todos los territorios y quienes habitan en ellos, a una transformación rural, considerando la gestión de los recursos naturales con la inclusión de diferentes tipos de conocimientos, (indígenas, local y de expertos) para superar los impactos negativos del cambio climático sobre los ecosistemas y los sistemas humanos. 

Además, destacamos que la agricultura familiar diversificada y en diversas escalas puede contribuir al desarrollo equilibrado de los territorios rurales, mediante la preservación de especies, sus fuertes redes de protección social, y la preservación de la cultura y las identidades locales, mostrando en muchas ocasiones un alto grado de resiliencia y adaptación al cambio climático.