Imprimir

Noticias

Conversatorio Internacional

Reconocer la heterogeneidad y fortalecer las capacidades para reducir la desigualdad

27 noviembre, 2018

Expertos de Argentina, México y Colombia reflexionaron sobre los aspectos que influyen en la transformación de los territorios en América Latina para reducir los índices de desigualdad.


El pasado 15 de noviembre, Ángela Maria Penagos, directora de la oficina de Rimisp en Colombia, moderó el Conversatorio Internacional:La nación y los territorios: Lecciones para la competitividad y el progreso social, el cual fue organizado por el Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga y la Fundación Konrad Adenauer con el objetivo de discutir los principales desafíos que plantea la articulación entre los distintos niveles territoriales de la acción gubernamental y su impacto sobre las condiciones de competitividad y progresos social del país.

El grupo de panelistas estuvo integrado por José De Francisco Abad, Oficial de Políticas en el programa First en la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO),  Ady Patricia Carrera Hernández, Presidenta del Consejo Académico de Asesoramiento de la Red de Universidades de la Unión Iberoamericana de Municipalistas (Red UNI-UIM) y Julián Luciano Álvarez Insua, Director Nacional de Planificación Estratégica Territorial en el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la República Argentina.

Ángela Penagos dio apertura al conversatorio con una reflexión sobre por qué los territorios importan, destacando que en ellos están reflejados los altos niveles de desigualdad en Colombia, lo cual les impide que los logros en reducción de la pobreza y crecimiento económico a nivel nacional se alcancen de la misma manera en todos los territorios.

Afirmó que estas desigualdades limitan la efectividad de las políticas públicas, y por ello considera como positiva la discusión que acoge la formulación del nuevo Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 respecto a la enorme heterogeneidad de los territorios en Colombia. “No es posible resolver los grandes desbalances territoriales con políticas espacialmente ciegas. Es necesario entender las dinámicas, las interdependencias y las relaciones que establecen los territorios de acuerdo con su funcionalidad es clave para mejorar sus condiciones y para que puedan aprovechar sus potencialidades”, puntualizó.

Para Ady Patricia Carrera Hernández, presidenta del Consejo Académico de Asesoramiento de la Red de Universidades de la Unión Iberoamericana de Municipalistas (Red UNI-UIM), los territorios importan porque ahí convergen las grandes inequidades. “La heterogeneidad es una característica que trae consigo retos para los países. México tiene 2 millones de kilómetros cuadrados, es un cuernode abundancia, en el sentido que unos territorios generan ingresos similares a los de Francia, pero la mitad de su población vive en bajos niveles de pobreza y en este sentido, México es uno de los 3 países más inequitativos del mundo. Entonces los territorios son importantes porque ahí vemos las inequidades y por ello la importancia de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible”.

Afirmó que, entre algunos países latinoamericanos, se comparten los mismos problemas, pero en contextos distintos, y destacó los aspectos más agravantes que perpetúan las brechas de inequidad en México. Por un lado, señaló que la descentralización fiscal reúne todas las características que la literatura internacional señala como malas porque crea incentivos perversos. “Ha estado focalizada en el gasto y no en la generación de capacidades de generación de ingresos” puntualizó.  En lo que responde a la calidad institucional afirmó que muchas de las decisiones en materia de política pública no están involucradas con temas de desarrollo sino con intereses políticos. “Necesitamos un gobierno que trabaje en mejorar la gestión y de conocimiento para tomar mejores decisiones. Esto es fundamental porque no será suficiente dinero si las personas no están preparadas para tomar las mejores decisiones”.

Por su parte, Julián Luciano Álvarez Insua, Director Nacional de Planificación Estratégica Territorial en el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la República Argentina destacó que, para los funcionarios del sector público, “¿si no es por territorios y su gente, entonces ¿qué nos debería importar? Argentina tiene cerca de 40 millones de habitantes y 2.400 municipios, 3 veces más que México, por lo cual hay muchos gobiernos locales con diferencias sustanciales entre sí. Por ejemplo, el noroeste y nordeste es más pobre, pero toda la Patagonia tiene indicadores sociales relativamente buenos y el área metropolitana que concentra el 40% de la población y del PBI, cuenta con la presencia del 50% de las empresas. Es un país con diferencias sustanciales entre sí”.  El reto, está en hacer un ejercicio eficiente en materia de planificación.

Para José De Francisco Abad, Oficial de Políticas en el programa First en la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el ejercicio de La descentralización requiere diversas condiciones, entre ellas fiscales y políticas, pero “debe haber un mínimo de democracia y tiene que ver un tema de capacidades. Somos un país de regiones y no podemos operar desde políticas universales sin que se hable de lo territorial”.

Para concluir, Ángela Penagos destacó El progreso, la equidad y la legalidad serán posibles si los países cuentan una calidad institucional que recoja la heterogeneidad territorial, las capacidades de los territorios y reconozca sus relaciones funcionales para mejorar la inversión y contribuir a una transformación de los territorios en América Latina.