Imprimir

Noticias

México

Nuevo Gobierno, ¿de la paridad a la equidad de género?

12 septiembre, 2018

Este partido político no sólo ganó la Presidencia de la República para el periodo 2018-24, sino cinco de las nueve gubernaturas estatales que estaban en juego (incluida la Jefatura de Gobierno de la capital Ciudad de México, CDMX); 13 capitales estatales (con lo cual un tercio del país tendrá a Morena como gobierno de capital de estado); 11 del total de 16 alcaldías dentro de la CDMX; y también se “morenizaron” un número significativo de curules en el Congreso Federal, la mayoría de las posiciones en el Congreso de la CDMX y varios congresos estatales.


El tsunami electoral que vivió México el 1 de julio, con una votación arrasadora favorable al Movimiento Regeneración Nacional (Morena), trae consigo un cambio fundamental de manos en el poder extendido en todo el territorio nacional.

Este partido político no sólo ganó la Presidencia de la República para el periodo 2018-24, sino cinco de las nueve gubernaturas estatales que estaban en juego (incluida la Jefatura de Gobierno de la capital Ciudad de México, CDMX); 13 capitales estatales (con lo cual un tercio del país tendrá a Morena como gobierno de capital de estado); 11 del total de 16 alcaldías dentro de la CDMX; y también se “morenizaron” un número significativo de curules en el Congreso Federal, la mayoría de las posiciones en el Congreso de la CDMX y varios congresos estatales.

Así, los resultados de la votación por primera vez en la historia favorecen en la Presidencia a un partido de izquierda, y dotan al Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de un gran capital político. Como nunca antes en elecciones competidas, estos resultados hablan la gran legitimidad de la que gozará el nuevo gobierno, pues obtuvo un sufragio superior a 50%, de 53.1%, y contó con la máxima participación de votantes registrada en la historia, de 63%; pero también como nunca antes, la ciudadanía demandará resultados relevantes.

Este éxito para la izquierda lo es también para la paridad de género cuanto a posiciones de poder. Por primera vez habrá igual número de hombres y mujeres en el Congreso federal, y casi la mitad del gabinete de gobierno, que asumirá funciones el próximo diciembre, estará conformado por mujeres (ocho de 18 nombrados hasta ahora. Adicionalmente, será la primera ocasión en que la capital del país esté a cargo de una mujer, Claudia Sheinbaum. A esto se suman otras posiciones del gabinete ampliado que fueron puestas en manos femeninas, como la titularidad del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que ocupará Elena Álvarez-Buylla, una científica reconocida en diversas materias incluida la genética molecular y la ecología.

Respecto a la presencia de las mujeres en el Congreso federal, los datos del Instituto Nacional Electoral (INE), establecen que habrá 246 diputadas (49.2% del total) y 254 diputados (50.8%), y 65 senadoras (50.8% del total) y 63 senadores (49.2%). Este equilibrio no tiene antecedentes en el Poder Legislativo mexicano.

En cuanto al gabinete legal de AMLO, las ocho mujeres elegidas acompañarán al Presidente en funciones de gran trascendencia. Ellas son:Olga Sánchez Cordero, quien será la titular de la Secretaría de Gobernación (Segob); Graciela Márquez Colín, quien ocupará la cartera de Economía(SE); Rocío Nahle, que estará al frente de la Secretaría de Energía (Sener); Irma Eréndira Sandoval, quien será la titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP); María Luisa Albores, quien será la Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol); Luisa María Alcalde, quien tomará las riendas de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS); Josefa González Blanco Ortíz Mena, quien encabezará la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y Alejandra Frausto Guerrero, quien será la titular de la Secretaría de Cultura (SC).

Entre dichas titulares, destacan las siguientes, por haber sido designadas para tratar temas críticos de la campaña electoral y de la agenda política (para conocer los antecedentes académicos y laborales de las ocho, ver recuadro):

Olga Sánchez Cordero. En sus manos, en la Segob, estará la responsabilidad de la pacificación del país, una de las propuestas más ambiciosas del nuevo gobierno, que busca revertir los efectos negativos de la política de guerra contra el narcotráfico emprendida por el ex presidente Felipe Calderón (2006-2012), la cual desencadenó una ola de violencia sin precedentes (https://elpais.com/especiales/2016/guerra-narcotrafico-mexico/). De acuerdo con declaraciones que ha hecho a la prensa, una tarea prioritaria que emprenderá será impulsar la legalización de la mariguana y la amapola, a fin de desincentivar el interés de los criminales por estos plantíos, e inducir en las zonas ocupadas por éstos, cultivos lícitos. Ella también deberá operar el plan de amnistía que López Obrador anunció desde su campaña electoral y que permitirá dar perdón a jóvenes y campesinos que han sido cooptados por el narco. La amnistía, ha dicho Sánchez Cordero, no aplicará para secuestradores ni asesinos.

Rocío Nahle. En la Sener recaerá el seguimiento de la polémica Reforma Energética, misma que fue impulsada por el actual gobierno de Enrique Peña Nieto, y que implica el otorgamiento –por medio de rondas—de contratos a la inversión privada para proyectos petroleros, de gas, de gas shale(vía fracking) y más, actividades que son catalogadas “de interés público” por la propia Reforma. Durante la campaña de AMLO se habló de revisar los contratos otorgados y dar marcha atrás a los que incurran en prácticas corruptas.

María Luisa Albores. Desde Sedesol, a ellale tocará la compleja reingeniería de los programas sociales, a fin de hacer más eficiente la gestión a favor de la población pobre de México, la cual representa casi el 50% del total.

Como se mencionó antes, otro nombramiento destacado, del gabinete ampliado, es la titularidad del Conacyt. López Obrador designó a Elena Álvarez-Buylla Roces como directora de este Consejo. Ella es académica, bióloga por la UNAM y cuenta con una maestría y un doctorado y postdoctorado en genética molecular por la Universidad de California, en Berkeley. Es miembro fundador de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS) donde coordina el proyecto Alimentación Sana, y es una de las voces más respetadas por la comunidad científica en el mundo en temas como genética molecular, ecología y evolución de plantas. En especial se destaca por su conocimiento en el tema socio-ambiental; ha sido y es enérgica en su rechazo al uso de semillas transgénicas en la agricultura, en maíz particularmente.

Sheinbaum, caso destacable

Cabe decir que la Jefatura de Gobierno de la CDMX, en manos de Claudia Sheinbaum no es cosa menor. La capital de México ha sido el centro económico, político, social y cultural del país. Esta será la primera ocasión en que pertenezcan a un mismo partido y con una visión alineada el Presidente de la República y la Jefa de Gobierno de la CDMX. Además, el Congreso local será dominado por una mayoría de legisladores de Morena, y 11 de las 16 alcaldías de la CDMX también quedarán en manos de Morena. Sheinbaum Pardo –doctora en Ingeniería en Física por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que ha sido Secretaria del Medio Ambiente de la capital del país y titular de la Delegación Tlalpan de la CDMX– considera que esta sintonía le facilitará cumplir con sus ofrecimientos de campaña, incluidos cambios legislativos para reducir trámites burocráticos que entorpecen la inversión de la iniciativa privada, según dijo en una entrevista reciente dada a El Financiero TV ya como candidata ganadora.

Entre los 12 ejes de su plan de gobierno (http://www.claudiacdmx.com/programa_gobierno.pdf), Sheinbaum plantea la “Igualdad de derechos y equidad de género: Mejores opciones de vida para las mujeres, garantizando y fortaleciendo el derecho a la diversidad sexual”. Entre otras cosas ofrece: “vamos a promover programas que tiendan a generar igualdad para las mujeres en el acceso a recursos y oportunidades de desarrollo, educación, empleo, deporte y desarrollo artístico, promoviendo su autonomía económica, física y política”.

Dada la situación de la Ciudad–dañada seriamente por el sismo del 19 de septiembre de 2017 y también con altos índices de inseguridad y violencia–, Sheinbaum dijo aEl Financiero TVque dos de sus prioridades son atender a la juventud con nuevas oportunidades (de infraestructura y con promotores y becas) en educación, salud, deporte, empleo y cultura, y afrontar el reto de la reconstrucción post terremoto para garantizar efectivamente el derecho a la vivienda en la Ciudad.

Tatiana y Beatriz

Es importante hablar también de dos mujeres claves en la victoria electoral de AMLO: una, Tatiana Clouthier Carrillo, hija del fallecido Manuel Clouthier, precursor de la democracia en México quien contendió por la Presidencia en 1988. Tatiana, ex diputada federal, Maestra en Administración Pública por la Universidad Autónoma de Nuevo León y licenciada en Lengua Inglesa por el Tec de Monterrey, y con experiencia en el área educativa, fue la coordinadora de campaña de AMLO y ocupará una subsecretaría en la Secretaría de Gobernación.

Y dos, Beatriz Gutiérrez Müller, quien es esposa de López Obrador. Ella es doctora en Teoría Literaria por la Universidad Autónoma de México (UAM) y autora de tres libros: Larga vida al sol, Viejo siglo nuevo: Un país sumido en la miseria y la desigualdad yDos revolucionarios a la sombra de Madero. Ella ha dicho que no ocupará cargo político alguno y planteó públicamente eliminar la figura de “primera dama” en México; sin embargo, AMLO ha dicho en entrevistas dadas a la televisión privada que Beatriz será su “consejera en la intimidad”.

La agenda pendiente

La participación de las mujeres en el nuevo gobierno no tiene precedentes en México y representa, de entrada, un gran avance en términos de cuotas de participación y representación en cargos políticos. La trayectoria profesional y experiencia de estas mujeres, así como el alto perfil de los cargos que les han sido asignados, son indiscutibles, lo cual permite albergar la esperanza de que su gestión represente además un avance significativo en términos de equidad de género, que fortalezca la participación de las mujeres en procesos de toma de decisión y formulación de políticas. Más allá del desempeño de estas mujeres, queda por ver si el nuevo gobierno en su conjunto dará cabida a la agenda pendiente de las mujeres para el cumplimiento integral de sus derechos económicos y sociales, individuales y colectivos y si podrá ofrecer respuestas a flagelos tan serios como la violencia contra las mujeres o la exclusión de la mujeres indígenas.