Imprimir

Desarrollo con Cohesión Territorial

Chile

Mejorar la conectividad de ciudades medias es la mejor forma de promover el desarrollo de comunidades rurales

18 enero, 2019

Investigación realizada por Rimisp presenta evidencias respecto al desarrollo rural en los últimos 25 años en Chile. Políticas de especialización agrícola focalizadas según la demanda y mejorar las rutas de acceso a ciudades de tamaño medio y pequeño son claves.


“¿Cuánto contribuyen las ciudades al desarrollo de las comunidades rurales en Chile?”, es el nombre de la investigación que acaba de publicar el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural – Rimisp. El estudio, liderado por el investigador Juan Soto, presenta evidencias y datos objetivos que aportan en el desarrollo de comunidades rurales en Chile.

“El objetivo de esta investigación fue medir el impacto del acceso a mercados urbanos en el desarrollo de las comunidades rurales en Chile. Encontramos evidencia de que en los últimos 25 años las ciudades han contribuido de manera significativa al desarrollo rural”, dice Soto, hoy estudiante de Doctorado en Geografía Económica en la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres. Una de las motivaciones de la investigación fue precisamente la falta de evidencia empírica en la materia, lo que afecta las políticas públicas dirigidas al territorio.

El estudio concluye que políticas focalizadas, como mejorar el acceso a ciudades de tamaño medio y fortalecer la especialización agrícola, son claves en el desarrollo económico de las comunidades rurales en Chile.

El equipo liderado por Soto tomó datos obtenidos de los últimos censos y estimó los impactos que ha tenido en los últimos 25 años el acceso al mercado para la población agrícola y no agrícola de más de 500 comunidades rurales. Por ‘comunidad rural’ se entendieron aquellas con una población menor a los 3 mil habitantes.

Si bien hay una relación directa en el desarrollo rural el estar cerca a un centro urbano, no todas las comunidades rurales se ven afectadas de la misma manera. Lo que hace el acceso a los mercados de las ciudades es que tiende a diversificar los empleos en las zonas rurales, lo que genera menos dependencia de la actividad agrícola. El transporte, la manufactura o las ventas pueden diversificar las economías de la agricultura familiar.

Una de las formas de medir esto fue la utilización de imágenes satelitales y su cambio a lo largo de los años para capturar el grado de actividad económica en las ciudades y cómo afecta en las comunidades rurales (ver imagen).

 

Al mismo tiempo, la evidencia muestra que intensificar la actividad agrícola -a través de especializaciones- en áreas con mejores condiciones, tiende también a fomentar el desarrollo de las comunidades rurales en Chile.

Un dato a considerar es la gran dispersión de localidades rurales y ciudades en Chile. Una de las conclusiones más importantes del estudio es que son precisamente las ciudades pequeñas y medianas las que más pueden aportar al desarrollo de los territorios rurales, incluso más que los grandes centros urbanos. “Desde un punto de vista de política pública esto es clave, debido a que mejorar la conectividad entre comunidades rurales y centros urbanos de mediano tamaño, puede tener un mayor impacto agregado en el desarrollo de estos lugares”, dice Soto.

Respecto a los procesos de migración interna y el mayor acceso a educación y salud en los centros urbanos, el investigador dice que “las ciudades tienen asociadas oportunidades pero también costos, y la población rural, en especial los jóvenes, tienden a considerar estos costos y beneficios de migrar hacia ciudades antes de tomar una decisión”. Aún así, dice que enfocar las inversiones en mejorar la conectividad de las comunidades rurales puede “hacer que estos incentivos de migrar hacia ciudades sean cada vez menores, promoviendo un desarrollo espacial mas equilibrado”.

Como conclusión, asegura que las políticas públicas deben ser diseñadas de forma específica en función del lugar donde se implementarán: “La mejor política publica es la que bajo una mejor comprensión de las características del lugar, logra proveer de las herramientas apropiadas para su desarrollo”.

Algunas claves son, por ejemplo, entender en qué lugares vale la pena potenciar la diversificación productiva y comprender el tipo de demanda generada en los centros urbanos. “Rimisp se ha esforzado en identificar y caracterizar territorios rurales en Chile, lo cual permite tener una mejor visión de los efectos heterogéneos de políticas de desarrollo rural, así como de un diseño apropiado para maximizar sus impactos”, dice Juan Soto.

/ Distribución espacial de las comunidades rurales en Chile según el censo de 2002. La escala azul representa la densidad de comunidades rurales, mientras mas oscura, mayor densidad de estas. Estas fueron definidas como aquellas entidades con una población menor a 3,000 habitantes. Las áreas amarillas representan ciudades. Al mismo tiempo, la evidencia muestra que intensificar la actividad agrícola -a través de especializaciones- en áreas con mejores condiciones, tiende también a fomentar el desarrollo de las comunidades rurales en Chile.