Imprimir

Inclusión Social y Desarrollo

Diálogo e incidencia

Los jóvenes rurales y sus aspiraciones, elemento clave del debate del GDR México

23 agosto, 2018

Se reúnen los co-convocantes del GDR México; jóvenes rurales, tema principal. Diálogo y retroalimentación con el gobierno entrante, un reto en puerta.


Los co-convocantes del Grupo de Diálogo Rural México (GDR) avanzaron en la estructuración de su diagnóstico sobre la juventud rural y analizaron los resultados de una encuesta piloto realizada a jóvenes de zonas rurales y semi-rurales de cuatro entidades del centro y sur de la República.

En reunión realizada el 8 de agosto, dialogaron además sobre las posibilidades de incidencia sobre el gobierno federal próximo, que iniciará gestión en diciembre y que ha declarado en constantes ocasiones que uno de sus principales intereses en política pública es el fomento a la educación y a oportunidades laborales para los jóvenes por medio de una serie de políticas y programas públicos aún no establecidos con precisión.

En la reunión participaron Juan Fernández, investigador de Rimisp con liderazgo en el tema de GDRs; Isidro Soloaga, quien además de ser ST del Grupo, es director de la Cátedra de Investigación de Dinámicas Territoriales y Bienestar de la Universidad Iberoamericana (IBERO); Mariana Becerra, Claudia Fonseca y Rocío Espinosa, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY); Rodrigo Galindo, de Oxfam México; Rogelio Gómez Hermosillo, de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza; Perla Carolina Gris Legorreta, del Instituto Belisario Domínguez (IBD), del Senado de la República; Irvin Rojas, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), César Suárez, investigador de Rimisp México-Centroamérica; Thibaut Plassot, colaborador de proyectos IBERO-Rimisp, y Angélica Meneses, asistente de Soloaga en la Cátedra de la IBERO.

Un acuerdo principal alcanzado en la reunión fue generar una serie de policy briefsrespecto de los planteamientos de políticas para los jóvenes expresados por el gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador, con el objetivo de establecer una retroalimentación e incidir con análisis y conocimiento para que esos planteamientos se refinen, sean compatibles con las circunstancias que viven los jóvenes –los rurales, para el caso del interés del GDR– y al aplicarse puedan ser lo más eficaces y pertinentes posibles.

Juan Fernández hizo una presentación respecto de la trayectoria y labor de los GDRs, que desde 2010 son una iniciativa de Rimisp apoyada por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA). Comentó que el actual foco temático de los GDRs de México, Colombia, Ecuador y Perú es la juventud rural y que el objetivo común de todos ellos es “contribuir a mejorar la calidad de las estrategias, políticas e inversiones dirigidas hacia la juventud rural y sus procesos de inclusión económica, a través de la evidencia generada en investigación y análisis de políticas y el compromiso con los gobiernos de los cuatro países [mencionados] de América Latina”.

Destacó que a los GDRs les interesa visibilizar a los jóvenes rurales en la investigación y en las políticas. Para hacer frente a los vacíos de información que hay sobre este segmento de la población, los GDRs buscan medir y explicar las desventajas que enfrentan en distintas dimensiones del desarrollo humano y en relación con sus pares urbanos; asimismo, analizar los vínculos urbano-rurales como oportunidad para los jóvenes rurales; escuchar y documentar qué quieren éstos y a qué aspiran, y complejizar el tema de la migración.

Ante las insuficiencias de las políticas públicas, dijo Fernández, los GDRs buscan entre otras cosas generar espacios de inclusión de los jóvenes rurales en los procesos de decisión, pertinencia de la educación rural y políticas dirigidas a la inclusión económica de las mujeres rurales. En este último punto, hubo señalamientos de los asistentes a la reunión en el sentido de que el GDR México debe incorporar en su diagnóstico el tema de la economía de cuidado pues hay un porcentaje muy alto, no medido aún con precisión, de mujeres jóvenes dedicadas a atender a adultos mayores y personas con discapacidad, lo cual les impide estudiar o trabajar y evidencia omisiones en la responsabilidad de protección social del Estado.

Por su lado, Isidro Soloaga presentó los avances del diagnóstico de juventud rural –el cual se está construyendo entre los co-convocantes– y mostró los resultados de la encuesta piloto mencionada antes, la cual se aplicó en Hidalgo, Guanajuato, Puebla y Chiapas. De éstos destaca que los jóvenes rurales dicen que los obstáculos para seguir estudiando son, en orden jerárquico, problemas económicos, lejanía de las escuelas, falta de apoyo de los padres, y falta de ganas/motivaciones de los propios jóvenes.

Dijo también que, seguramente derivado de situaciones de violencia localizadas, algunos jóvenes indicaron que estarían de acuerdo con que se violen los derechos de las personas con tal de detener a culpables de crímenes.

La encuesta piloto resaltó además que los jóvenes rurales varones tienen expectativas de ingreso superiores hasta en cien por ciento respecto de las mujeres; otro punto de interés es que tanto las como los jóvenes son optimistas en mejorar su nivel socioeconómico en un horizonte a cinco años, y de manera importante, la mayoría de las y los jóvenes aspiran a tener al menos estudios de licenciatura.