Imprimir

Inclusión Social y Desarrollo

Entrevista a Cassio Luiselli, Secretario Técnico GDR México

“Lo más importante es poner en claro que hay un papel importante en la creación de valor y de producción”

23 septiembre, 2015

El Secretario Técnico del GDR México, experto en temas rurales y con amplia experiencia académica en la función pública y diplomática, asegura que se está avanzando hacia un cambio de paradigma en cómo se mira la ruralidad mexicana en la que sobre todo la agricultura se está revalorizando.


Cassio Luiselli; Economista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Maestro en Ciencias con especialidad en Economía Agrícola y Doctor de la Universidad de Sudáfrica, ocupa desde agosto la Secretaría Técnica del Grupo de Diálogo Rural (GDR) México, luego de que Gustavo Gordillo dejara el cargo un mes antes. Su principal reto será impulsar las propuestas elaboradas por las cuatro Comisiones del GDR (de Mercados Agroalimentarios, de Presupuesto, de Articulación de Política Social y Política Productiva y de Derechos Humanos) y formar una nueva Comisión, de Integración Rural-Urbana. Esto, para acercarse a los Poderes Ejecutivo y Legislativo con el fin de incidir en mejorar las condiciones de vida de la población rural, abatir pobreza y elevar las capacidades de producción alimentaria rural y del país.

A dos semanas de asumir, representó al GDR en un foro internacional sobre agricultura familiar en el Senado de la República, donde habló de una revalorización del medio rural y campesino que se está dando en México.

¿Se puede hablar de un cambio de paradigma en la mirada de la ruralidad en el país o sus gobernantes? ¿Qué elementos han vuelto a tomar fuerza en este cambio?

“Vamos transitando hacia allá. Quizá el paradigma aún no está totalmente incorporado, pero hay un creciente consenso en tres cosas muy importantes. Primero, dar un valor a la biodiversidad de una manera diferente a cómo se hacía antes. Segundo, la convicción de que la pequeña agricultura (familiar o no) tiene un papel que cumplir y que no podemos quedarnos cruzados de brazos esperando a que sea la gran agricultura la que domine la producción. Y tercero, un regreso a los bienes públicos, entendidos éstos como el desarrollo tecnológico.”

El Doctor ejemplificó los avances con los cambios enfocados a la biodiversidad y la incorporación de las distintas y arraigadas culturas de México. Mencionó las declaraciones del presidente Enrique Peña en su Tercer Informe de Gobierno, que hablan de apoyar a los pequeños y medianos productores rurales. Dentro del desarrollo tecnológico apuntó directamente al extensionismo en toda la cadena (no sólo en la parte agrícola) y la investigación científica.

Lo anterior, siempre enfocado en el trabajo que hace Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, que se enfoca en lograr avances con un anclaje territorial, tal como se refleja en el informe final de la asistencia técnica que el organismo le brindó al gobierno mexicano con el programa Territorios Productivos, que se comenzó a implementar a inicios del 2015.

Este programa articulador pretende reducir la pobreza rural a través del incremento de la productividad, la producción y los ingresos de esos territorios.

¿Qué rol está jugando el programa en este nuevo panorama?

“Está mostrando, con ejemplos y proyectos concretos, que hay un notable potencial productivo en los muy diversos territorios que forman el mosaico nacional. Los territorios en sí mismos eran el eslabón olvidado de las políticas públicas. Ahora, dinamizándolos como entidades de integración y articulación económica, contamos con más posibilidades de abatir la pobreza y crear riqueza en zonas hasta ahora generalmente muy atrasadas.”

Luiselli ha demostrado un interés particular y entusiasta por el desarrollo de la pequeña agricultura, la que asegura se está revalorizando, junto con la demolición de mitos como el de las escalas. “Se acabó el pensar que solo las grandes extensiones funcionan y son las únicas competitivas, algo muy importante en un país como México”, aseguró.

¿Qué importancia tienen los proyectos enfocados en el diálogo político y la participación, como GDR México, para que el desarrollo de la agricultura familiar y campesina prospere en un entorno con nuevas reglas de mercados a escala y una agricultura más multidisciplinaria?

“Queremos activar un debate, propiciar discusiones y poner en la agenda los temas. Para eso tenemos que lograr interlocución entre agentes sociales como campesinos organizados, el Estado, las ONGs, los académicos y, desde luego, los empresarios. Con el GDR nos sentamos a discutir sin eludir los temas, sino a buscar áreas de consenso, que tengo la esperanza sean cada vez mayores que el disenso. La idea central del GDR es animar un diálogo con los protagonistas claves.”

Para que estos diálogos den frutos ¿Cuáles son los cambios culturales más importantes que deben tener los pequeños productores para sumarse competitivamente al mercado?

“Para mí lo más importante es poner en claro que hay un papel importante en la creación de valor y de producción. En el caso particular de México, crear crecimiento a partir de la diversidad. El país es el centro de origen de, nada menos que, el maíz, aguacate, chile, el tipo de frijol que consumimos y decenas de productos. Al mismo tiempo, tiene una gran biodiversidad, pero en la base de todo esto están las culturas y sus muy valiosos aportes y conocimientos.”