Imprimir

Noticias

Investigación

Las alternativas de la Agricultura Familiar en Colombia

28 febrero, 2019

Según investigación realizada por Rimisp, en los hogares dedicados a la Agricultura familiar con pocos activos y bajos ingresos cada vez adquieren más importancia las actividades que se realicen fuera de la finca.


Germán Escobar, investigador principal de Rimisp, y Daisy Reboul, desarrollaron el análisis “Determinantes de la diversificación de las estrategias de vida de la Agricultura Familiar en Colombia”, en el cual se presenta la composición del ingreso rural de los agricultores familiares y los elementos que influyen en sus estrategias de vida para incrementar los ingresos en sus hogares.

La Agricultura Familiar se compone de aquellos hogares que tienen algún tipo de actividad agropecuaria por cuenta propia y cuya actividad agropecuaria se basa en una mano de obra mayoritariamente familiar, con poco uso de fuerza de trabajo fuera del hogar.

“La agricultura familiar siempre ha sido muy importante, pero no se le ha dado esa importancia. Entre el 70 y el 80% de la comida en América Latina la produce la agricultura familiar, por lo tanto, la seguridad alimentaria depende de ella. Colombia no es la excepción. En 50 municipios priorizados para el posconflicto, hay más de medio millón de hectáreas en producción y casi todas son de pequeña agricultura familiar. Medio millón de hectáreas producen cualquier cantidad de comida así la productividad sea baja, así las condiciones no sean las mejores, pero son muchas y es importantísima”, afirmó Germán Escobar.

En la agricultura familiar, los hogares diseñan y adaptan sus estrategias de vida como una forma de contrarrestar las limitaciones que tienen frente la dotación de tierras, acceso a créditos y capital financiero, capacitación, desastres naturales, entre otras. En este sentido, los hogares de agricultores familiares han diversificado sus fuentes de ingresos desarrollando actividades productivas no agropecuarias, accediendo a opciones de trabajo asalariado rural (agropecuario o no agropecuario), arrendando parte de su parcela y motivando la migración de algunos miembros del hogar a la espera de una remesa.

Para comprender estas dinámicas en Colombia, la investigación tomó datos del Censo Nacional Agropecuario del año 2014 y la Gran Encuesta Integrada de Hogares del mismo año, determinando que, aunque las actividades agropecuarias se mantienen como fuente principal de ingresos (69.06%), los ingresos asalariados y las transferencias tienen gran importancia, representando cada uno un promedio del 10% del ingreso total. Asimismo, los ingresos por cuenta propia no agropecuarios representan un 6% en promedio, y finalmente las remesas y los otros ingresos no directamente laborales con un 3% y 2% (Gráfico 1).

Esta información, basada en los datos registrados para 500 mil hogares, revela que, aunque los hogares agricultores familiares se mantienen con estrategias de vida mayoritariamente orientadas a la agricultura, el 65.6% de ellos tienen ingresos no agropecuarios.

Debido a la marcada heterogeneidad de los territorios colombianos, existen diversas estrategias de vida entre los agricultores familiares. Al analizar la composición del ingreso familiar, la investigación revela que los ingresos no agropecuarios representan una parte mayor del ingreso total del hogar tanto para los hogares con menos ingresos y para aquellos que tienen más ingresos, mientras que no es tan importante para los hogares en el centro de la distribución.

“La relación entre diversificación e ingresos totales sigue una curva en forma de U, indicando la existencia de barreras en la especialización para los hogares más pobres y la existencia de altos retornos a la diversificación para los hogares con más recursos. Este fenómeno corresponde a que los hogares más pobres enfrentan barreras a la especialización agrícola, por falta de activos, de acceso al crédito, etc. Los ingresos agropecuarios por cuenta propia son insuficientes para la sobrevivencia familiar, lo que obliga a diversificar sus fuentes de ingreso a través de actividades no agrícolas” afirmó Germán Escobar, Investigador Principal de Rimisp.

Aunque la diversificación de las fuentes de ingreso se observa en hogares con menores y mayores ingresos, se revelan diferencias en las fuentes de ingreso de estos dos grupos de hogares.  La diversificación de hogares con menores ingresos ocurre principalmente a través de ingresos no directamente laborales, en particular las transferencias y las remesas, mientras que, en los hogares con mayores ingresos, la diversificación ocurre principalmente por ingresos laborales, sobre todo por los salarios.

Según la investigación, existen diferencias en los patrones de diversificación según la jefatura del hogar. En el 46.44% de los hogares con ingresos derivados de actividades no agropecuarias, una mujer es la jefe del hogar, siendo en promedio, más dependientes a este tipo de ingreso, que los hogares cuyo jefe es un hombre.

“Considero que el aporte a las mujeres al ingreso familiar da lugar a otras posibilidades de política, porque la mujer tiene una contribución bastante fuerte, pero lamentablemente no hay forma para que la mujer pueda acceder a la propiedad de la tierra o acceder a un crédito, porque normalmente se habla con el hombre. Se dice que los recursos son para la familia, pero no es así, ya que ni se organiza ni se da para que las mujeres los puedan utilizar mejor”, concluyó Germán Escobar.

En un contexto de construcción de paz, la investigación concluye que la diversificación puede ser utilizada como canal para la reducción de la pobreza porque existe un margen de maniobra para fomentar una diversificación con altos retornos para los hogares agricultores familiares. Pero es mucho más relevante,  es importante contar con políticas públicas diferenciadas porque “no sirve hacer una política para toda la agricultura familiar. Existen condicionantes de índole geográfico, del entorno social donde hubo y no hubo conflicto, del rol que desempeñan las mujeres al ingreso familiar, entre otras” puntualizó Escobar.

En los próximos meses se espera publicar la investigación completa en www.rimisp.org