Imprimir

Noticias

Transformando Territorios

La subregionalización funcional en Colombia y los tipos de territorios que representan

30 abril, 2019

En un trabajo realizado para el Departamento Nacional de Planeación con el apoyo de la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ) y la Unión Europea, Rimisp desarrolló un ejercicio para la identificación de subregiones funcionales en Colombia y una metodología para su clasificación de acuerdo con las tipologías propuestas por la OCDE, con el propósito de contribuir con una mejor comprensión de las realidades de los territorios colombianos,  facilitar la comparación estadística y mejorar la implementación de políticas regionales de los países que integran la OCDE.

El énfasis del ejercicio de subregionalización está basado en la identificación de las relaciones funcionales sociales, económicas y ambientales que van más allá de las interacciones en mercados laborales compartidos, y que permiten agrupar municipios que pueden diferir por sus características, pero que comparten diversas funcionalidades. El aprovechamiento de dichas funcionalidades abre un campo potencial para la aplicación de políticas públicas con mayor impacto para la transformación territorial y el mejoramiento de las condiciones de vida de sus pobladores.

Es así como el proceso de subregionalización contribuye a una mejor articulación entre los niveles de Gobierno, y entre los sectores de la administración, permitiendo que los procesos de planificación sean más eficaces en la reducción de disparidades regionales, procurando un desarrollo regional y un sistema más equilibrado, que aproveche los vínculos rural-urbanos.

“Hay una serie de problemáticas de brechas socioeconómicas que el país no ha cerrado y esto implica una mirada territorial más profunda. Mediante este ejercicio buscamos contribuir a una mejor focalización de la inversión y las políticas públicas para la transformación territorial a través del aprovechamiento de vínculos rural – urbanos y de economías de escala” afirmó Ángela Penagos, directora de Rimisp Colombia.

Las relaciones entre municipios se definen como la suma de las interdependencias funcionales y las relaciones de influencia, es decir, de las relaciones, las interdependencias y los flujos que tienen los territorios se definen en términos sociales, culturales, ambientales, económicos, entre otros.

Con la aplicación de esta metodología en Colombia, Rimisp identificó de manera preliminar 101 subregiones funcionales que agrupan 1.122 municipios, incluyendo la Isla de San Andrés y Providencia. De las 101 subregiones, 30 quedan contenidas en un departamento, 48 subregiones están agrupadas en 2 departamentos y 15 en 3 departamentos, lo cual quiere decir que la mitad de las subregiones están contenidas en 2 departamentos.

De acuerdo con lo anterior y con el fin de facilitar la comparación estadística y mejorar la implementación de políticas regionales de los países que integran la OCDE, los resultados de esta subregionalización fueron analizados bajo la metodología la tipología regional de la OCDE empleando las categorías de ruralidad de la Misión para la Transformación del Campo.

De lo anterior se derivan 4 tipos de regiones: Urbana, intermedia, predominantemente rural o predominantemente rural remota.

En tal sentido y una vez realizado el análisis, se evidenció que, en la tipología de territorios predominantemente urbanos, se identificaron 13 subregiones funcionales, conformadas por 150 municipios del país, con el 52.6% de la población total habitando en el 3.4% del área nacional. Así mismo, en lo que corresponde regiones intermedias, se identificaron 25 subregiones integradas por 289 municipios, con el 22.6% de la población total y que habita en el 18.6% de las áreas del país.

Así mismo, en la identificación los territorios predominantemente rurales cercanos a una ciudad se identificaron 31 subregiones funcionales, integradas por 336 municipios, con el 14.2% de la población total que habita en el 18.2% de las áreas del país. Y en lo que respecta a territorios predominantemente rurales remotos se identificaron 32 subregiones, integradas por 347 municipios, con el 10.6% de la población total habitando en el 59.9% de las áreas del territorio nacional.

Los hallazgos confirman las características ya señaladas por diversos expertos y organizaciones, quienes afirman que Colombia es un país con una gran concentración de la población en áreas urbanas o cercanas a una ciudad pues el 89.4% de la población vive en subregiones predominantemente urbanas, intermedias o rurales cercanas a ciudad.

Este ejercicio permite identificar patrones asociados a presencia o ausencia de economías de aglomeración, relaciones funcionales y la accesibilidad a bienes y servicios públicos y, por lo tanto, formular recomendaciones para intervenciones de política.La identificación subregiones funcionales y la implementación de la tipología regional de la OCDE representa posible un potencial muy interesante desde el punto de vista de la formulación de intervenciones de política.

Sin embargo y teniendo en cuenta que este resultado se obtiene de un proceso matemático y que la capacidad computacional nos acerca a una solución óptima pero no la garantiza, se realizaron 5 talleres en diferentes zonas del país con tomadores de decisión, organizaciones y actores del territorio con el fin de validar el ejercicio y recibir propuestas de ajustes al proceso anteriormente descrito. Los resultados finales del proceso de subregionalización funcional para Colombia, se encuentran en revisión.

En el taller realizado en la ciudad de la ciudad de Armenia José Ignacio Rojas Sepúlveda, Secretario de Planeación del Quindío afirmó que si bien han adelantado toda la reflexión en torno a las regiones y hemos hablado históricamente que Colombia es un país de regiones, al interior ocurren otras dinámicas funcionales. “Este ejercicio permite visibilizar y fortalecer en términos de la institucionalidad local de cara a una planeación mucho más asertiva frente a las realidades del territorio” puntualizó.

Por su parte, Claudio Olivella, Secretario de Planeación de Risaralda consideró que el ejercicio les permite trabajar en conjunto con otros municipios para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes. “Es un ejercicio interesante porque combina modelos matemáticos a través de la interrelación de múltiples variables para integrar mediante un ejercicio de subregionalización, a los municipios del eje cafetero. Por ejemplo, cómo municipios del Norte Risaralda pueden hacer región con municipios del Valle o del occidente del Caldas o con los del Quindío. Esta interrelación nos permite valorar la funcionalidad que tienen los municipios y aprovechar en procesos de integración para trabajar en proyectos que mejoren las condiciones de vida de los municipios” puntualizó Olivella. 

El documento completo “Lineamientos conceptuales y metodológicos para la definición de una subregionalización funcional en Colombia” puede ser consultado  aquí: (https://rimisp.org/wp-content/files_mf/1550589096InformeMetodologi%CC%81aparalaidentificacio%CC%81ndesubregionesfuncionales.pdf 

Y el documento “Tipología de Subregiones Funcionales para Colombia partir de la OCDE: metodología y resultados” puede ser consultado en el siguiente enlace:  https://rimisp.org/wp-content/files_mf/1550500505InformeTipologiaSubregionesFuncionalesparaColombia1.pdf