Imprimir

Noticias

Agenda 2030

La articulación de actores para combatir la desigualdad territorial

18 abril, 2018

Cristian Leyton, Investigador principal de Rimisp, participó en diálogo multisectorial acerca de los principales desafíos y oportunidades para la implementación de la Agenda 2030 con énfasis en los procesos de desarrollo rural.

 


Como parte de la actividades de la Segunda Reunión del Foro de los Países de América Latina y el Caribe, los cuatro principales organismos multilaterales dedicados al mundo rural, la FAO el FIDA, el IICA y el PMA, convocaron a los gobiernos, la sociedad civil, el mundo parlamentario y la academia al evento “Las Sociedades Rurales de América Latina y el Caribe y la Agenda 2030”, con el fin de revisar la actual dinámica socio económica rural a la luz de la Agenda 2030.

Durante el evento, se presentaron nuevos enfoques e iniciativas concretas que están siendo implementadas por los países de América Latina. En un contexto en el que “casi ocho de cada diez de indicadores de la Agenda 2030 están íntimamente vinculados a lo que suceda con las sociedades rurales. Dos de cada diez indicadores sólo se pueden lograr en y con el campo”, explicó Julio Berdegué, Representante Regional de la FAO.

En este escenario, Cristian Leyton presentó resultados del Informe sobre Pobreza y Desigualdad 2017 que en esta cuarta edición pone en discusión la desigualdad territorial desde la mirada de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), considerando indicadores a nivel subnacional para algunos de estos objetivos, e indagando en la articulación de actores. “Para reducir la inequidad territorial campo-ciudad, es clave la articulación de coaliciones público-privadas transformadoras y el fortalecimiento de los gobiernos locales” señaló el investigador.

Durante el evento, realizado el martes 17 en la Oficina Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura FAO, las agencias destacaron el rol central que juega el desarrollo rural y los agricultores familiares en la Agenda 2030 siendo fundamental impulsar transformaciones estructurales en las zonas rurales que permitan enfrentar múltiples desigualdades, territoriales, económicas, de género y de etnia.

“Es necesaria una transformación rural socialmente incluyente y medioambientalmente sostenible cuyos protagonistas han de ser los pequeños productores agrícolas. Para conseguir su creciente integración a los mercados, ellos deben contar con un marco institucional y económico favorable que les permita desarrollar todo su potencial”, indicó Paolo Silveri, Economista Regional para América Latina y el Caribe del Fondo Internacional de Desarrollo Agrario, FIDA.

Participantes del diálogo multosectorial coinciden en la importancia del diálogo multiactoral, Alberto Broch de COPROFAM señaló que “Es importante que los Objetivos de Desarrollo Sostenible no sólo se difundan y discutan entre expertos, sino que en todos los sectores y niveles de la sociedad”.  Para lograr la mayor parte de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es indispensable avanzar hacia una profunda transformación de las sociedades rurales. “Si nosotros asumimos como premisa, que la democracia es lo que queremos defender, que esa es la estrategia que vamos a proponer para llegar a ciertos acuerdos, nosotros creemos que esa discusión y esa resolución de conflictos territoriales se hace por la vía de la participación de actores”, señaló Leyton.