Imprimir

Noticias

GDR - Ecuador

Ney Barrionuevo | Jóvenes rurales en Ecuador: Abriendo puertas

1 enero, 2020

Los jóvenes rurales en Ecuador, representan el 9% de la población, 1.5 millones de seres humanos y de sueños de futuro, que son a la vez uno de los grupos más vulnerables a la crisis económica, que ha hecho que la previsión del PIB para el 2019 sea del -0.5% y que la pobreza en el campo se dispare al 43.8% a junio, según el INEC.


1Al adverso entorno económico y social, en el que se desenvuelve la vida de los jóvenes rurales en Ecuador, se debe agregar los obstáculos recurrentes que deben enfrentar en sus vidas: el alejamiento de las unidades educativas de las comunidades hacia centros urbanos; la baja calidad de la educación rural y en particular, los rezagos en infraestructura, equipamiento, contenidos y metodologías desfasados en la formación técnica rural; como consecuencia de lo anterior, el bajo nivel de aprobación de las pruebas Ser Bachiller o las de ingreso a las Universidades, que les impide continuar con estudios superiores; el hecho de no contar con patrimonio alguno para ser sujetos de crédito, trabajar como mano de obra familiar no remunerada, es decir, no disponer de ingresos propios; las brechas de desigualdad territorial entre el campo y la ciudad, en términos de vialidad, conectividad, acceso a mercados, que dificulta cualquier emprendimiento.

Todo aquello, la forma en cómo se ha concebido la educación rural, la falta de oportunidades para levantar un proyecto de vida digna en los territorios rurales, ejerce una poderosa presión sobre los jóvenes para migrar a las ciudades. Los principales impactos de esta fuga de talentos jóvenes de la ruralidad se observan, en: la disminución y encarecimiento de la mano de obra, menor productividad del trabajo, menor adopción de innovaciones tecnológicas y escasa apertura a la diversificación de actividades no agropecuarias, aparte del desarraigo cultural y la ruptura de la vida familiar. En las ciudades los jóvenes con escasa preparación engrosan la informalidad, el subempleo, el empleo precario y los cinturones suburbanos de pobreza.

 

 

Es en ese contexto, en el que ha trascurrido el trabajo del Grupo de Diálogo Rural en Ecuador, enfocado en los jóvenes rurales, como una apuesta de presente y de futuro para un desarrollo más sostenible, competitivo e inclusivo, que les abra las puertas para un rol más protagónico en sus vidas y en las de las comunidades de donde proceden.

RIMISP como Secretaría Técnica ha cuidado de que en la conformación del grupo y en la participación se dé cabida y protagonismo a los jóvenes rurales, pero también se refleje la diversidad de actores de la ruralidad en Ecuador, con regiones naturales y culturas diferentes y una significativa presencia de nacionalidades y pueblos indígenas y afroecuatorianos.

El GDR se concentró en dos temas prioritarios planteados por los jóvenes rurales desde el primer taller, los emprendimientos y la educación técnica, ámbitos además interrelacionados y que guardan relación con sus problemas de empleo y de formación. En el actual escenario de crisis, los emprendimientos son una alternativa válida para encontrar opciones de autoempleo e ingresos para los jóvenes, que más allá de los obstáculos en la articulación a mercados y acceso a financiamiento, perciben que, para la viabilidad y sostenibilidad de sus emprendimientos, es necesaria una mejora sustancial de la educación técnica.

Dentro de esos andariveles, el GDR se ha movido en tres planos: el conocimiento, el diálogo y la incidencia; en el plano del conocimiento, ha aportado al debate con una serie de investigaciones sobre el panorama general de los jóvenes rurales en el país,- con información antes desconocida o no sistematizada -, estudios de caso sobre los jóvenes y sus emprendimientos, un análisis de la educación rural y de las demandas del desarrollo territorial sobre ella.

En el diálogo, se han realizado en tres años, 28 sesiones del GDR, con la participación regular de 40 actores, entre jóvenes emprendedores, hoy agrupados en la RENAJER, sector privado, empresas y gremios como APCSA, gobierno nacional, en especial, el Ministro de Agricultura y Ganadería, Xavier Lazo, el IEPS-FAREPS, gobiernos locales, a través del CONGOPE y CONQUITO, ONGs y organismos internacionales, entre los que se destacan Rikolto, TRIAS, CORPEI, VVOB e IICA y las Universidades Andina, Indoamérica y USFQ.

En el plano de la incidencia se ha logrado elevar a instrumento de política pública, ya recogido en las Políticas de Estado para el Agro Ecuatoriano 2020-2030, al “Bus del Progreso”, gira de aprendizaje entre emprendedores y líderes innovadores que ya tuvo su primer recorrido en octubre/2019.

 

Uno de los hitos ha sido la conformación de la Red Nacional de Jóvenes Emprendedores Rurales (RENAJER) en junio/2018, como un interlocutor organizado de los emprendedores rurales ante el Estado; el MAG ha acogido sus propuestas como el Bus del Progreso, las Ferias de Emprendedores y la flexibilización de los requisitos de acceso a crédito de la banca pública. La RENAJER ha sido invitada al Grupo Consultivo de las Políticas de Estado para el Agro.

El GDR, en base a los hallazgos de las investigaciones abogó por cambios en la Estrategia Nacional de Educación Técnica del MINEDUD, orientados a la diferenciación de la misma para el medio rural y que fueron recogidos en la versión final de la misma.

Por otra parte, el proyecto GDR con financiamiento del FIDA, brindó Asistencia Técnica al MINEDUC para el diseño del Sello del Bachillerato Técnico (Sello BT), que reconoce a las empresas que se involucran y apoyan a los colegios técnicos agropecuarios en los territorios rurales, sello que fue lanzado con la presencia del Vicepresidente de la República y de la Ministra de Educación en diciembre/2019. El GDR también apoyó la gira de intercambio de rectores de los colegios técnicos agropecuarios a Paraguay para conocer la experiencia de los colegios auto sostenibles.

 

La participación de las mujeres jóvenes rurales ha sido destacada como evidencia de su creciente empoderamiento en el medio rural. A decir de Teresa Quizhpe, Vicepresidenta de la RENAJER “el GDR nos ha permitido sentarnos con autoridades que no nos hubieran escuchado de otra forma”, mientras que Amalia Núñez, emprendedora de snacks de papas nativas, señala el énfasis en el aprovechamiento de la identidad cultural territorial de sus productos, como una recomendación que recoge del Grupo y Alexis Criollo, del emprendimiento turístico, Pondo Wasi, valora las posibilidades de trabajar en equipo entre emprendedores, así como las actividades iniciales de capacitación y presencia en ferias a través del GDR.

El Proyecto GDR-FDA-RIMISP muestra el valor del diálogo en un contexto de crisis.