Imprimir

Inclusión Social y Desarrollo

Diego Loaiza, joven emprendedor cafetalero

“Joven emprendedor rural es sinónimo de perseverancia”

17 octubre, 2018

Dinámico, alegre, sencillo y esforzado, Diego Loaiza es un joven emprendedor cafetalero, que desde la provincia costera de Manabí, apostó por el emprendimiento. Y hoy, no solo es el propietario de su propia marca: Café de Pacoche, sino que es el primer coordinador de la Red Nacional de Jóvenes Emprendedores Rurales (Renajer), colectivo que se constituyó hace pocos meses y que cuenta con el acompañamiento de la oficina de Rimisp en Ecuador.


En días pasados, asistió al VI Encuentro del Café 2018, realizado en la serranía ecuatoriana y además de promocionar su producto, representó con éxito a la juventud emprendedora de su localidad. En medio de las largas jornadas que demanda una feria de productores y procesadores de café, Diego reflexionó sobre las oportunidades que representan el emprendimiento y la Renajer, para los jóvenes del campo.

¿Qué necesitan los jóvenes rurales en el Ecuador?

Es fundamental que se valoren las capacidades que tenemos y que se nos motive, a fin de evitar que los jóvenes rurales salgan del campo. Para lograr eso se deben facilitar y dar las garantías para que los jóvenes puedan iniciar y sacar adelante un emprendimiento en su lugar natal. A través de políticas que apoyen a los emprendimientos rurales, no solo para la producción, sino también en la transformación de la materia prima, en productos procesados, y en los emprendimientos de servicios. Nosotros, como parte de la Renajer  queremos unirnos e incidir para que el gobierno nos tome en cuenta y pueda ver el gran potencial que tenemos.

¿Qué te motivo a volverte un emprendedor?

Cuando yo inicié mi vida laboral, y en todos los empleos que tuve, me dedicaba al 100 por ciento en el cumplimiento de mi trabajo y tenía muchísimas exigencias de mis jefes, pero esta dedicación no se reflejaba en un incremento de la remuneración que yo percibía. Entonces mi reflexión fue que la misma cantidad de tiempo que estaba dedicando a estos empleos, la podía dedicar a mi propio negocio. En adelante, si trabajaría 20 horas seguidas o los siete días de la semana, sería para mi propio emprendimiento y ahí decidí que me dedicaría a la producción del café en Pacoche, en donde tenemos la reserva ecológica, poco  a poco empezamos a procesar café y se le fue dando valor agregado. Me he presentado en diferentes ferias y me di cuenta de su potencial y que con esfuerzo podía sacar adelante a mi emprendimiento. Ya no trabajo para alguien más, sino para mí mismo, sin importar las horas que tenga que dedicar, porque es mi esfuerzo. Es importante que los jóvenes puedan verse como creadores de sus propios negocios, además que será su fuente de ingresos hasta cuando sean personas mayores. Muchas veces la edad es una limitante para conseguir un empleo, pero con un emprendimiento no existe este problema.

¿Cuáles han sido los principales obstáculos que has tenido que enfrentar como joven emprendedor? ¿y las principales enseñanzas?

Al ser joven rural y emprendedor me he enfrentado a un sinnúmero de obstáculos, como las dificultades para conseguir financiamiento o acceder a la tecnología que he necesitado para mi emprendimiento, falta de acompañamiento técnico. Son muchísimas las dificultades que he debido superar, pero creo que ahí es donde un emprendedor ve también la capacidad de perseverar y a cada problema que llegue uno debe sortearlo de la  mejor manera, para evitar que eso te detenga. Muchos jóvenes desisten a la primera dificultad, y yo creo que ser emprendedor debería ser sinónimo de perseverancia. Quien llega a convertirse en emprendedor es una persona que soportó y venció problemas de todo tipo y ha salido adelante y sigue enfrentando necesidades y retos. Cada obstáculo te va enseñando un aprendizaje y al superarla aumentan tus conocimientos. Estas enseñanzas también las compartes, en cada espacio en el que estás o en ferias como estas, en las que demuestras que sin importar lo que has enfrentado, es posible ser un emprendedor si te mantienes firme y crees en lo que tú eres y en tu emprendimiento.

¿Por qué crees que la Renajer puede ser una organización beneficiosa para los jóvenes rurales?

Como Renajer tenemos la oportunidad de influir en el sector público, en temas gubernamentales que puedan ser un gran aporte en los aspectos que deberían beneficiar a los jóvenes rurales, y que actualmente no los están teniendo. Nosotros podemos ser la voz de todos estos jóvenes y transmitir todas sus inquietudes y necesidades. Recoger sus criterios en cada provincia y llegar hasta los representantes de Gobierno, para explicarles sobre nuestra situación y nuestros anhelos para que los jóvenes rurales eviten migrar a la ciudad, en donde se convierten en mano de obra de alguien más. Lo ideal es que desde su lugar natal desarrollen su propio emprendimiento. Como Renajer nuestro deseo es influir de la mejor manera para que los jóvenes emprendedores rurales puedan tener un camino menos dificultoso, con menos obstáculos y que sientan la tranquilidad que estamos trabajando para ellos.

 ¿Cómo coordinador de la Red, cuáles son tus expectativas, tus sentimientos al encabezar este colectivo?

Independientemente del tiempo que esté a cargo de la Coordinación de la Renajer, mis expectativas se dirigen a influir en más jóvenes rurales, para que se sumen a esta Red de emprendedores, para que la sociedad y el Gobierno vean que desde la ruralidad hay muchos productos y servicios que aún se pueden ofrecer y comercializar. Obviamente con la ayuda de los sectores oficiales, para que estos emprendimientos no se enfrenten a altos costos o largos trámites, que dificulten su continuidad. Mi idea es que esta Red apoye, en todo lo posible, a sus integrantes para que no vean al emprendimiento rural como un “campo minado”, lleno de obstáculos, sino más bien como una oportunidad de desarrollo.

¿Qué mensaje les darías a los jóvenes emprendedores rurales?

Me gustaría  motivarlos para que se sumen a la Renajer. Que se unan a esta iniciativa con sus emprendimientos y sus requerimientos. Que investiguen sobre lo qué pueden ofrecer en productos y servicios desde el campo, qué beneficios pueden sacar desde su comunidad y qué le pueden ofertar a la ciudad. Que no tengan miedo: el camino no es fácil, pero si se tienen las ganas de salir adelante y se quieren brindar alternativas innovadoras a la sociedad, se puede lograr.

Juntos, los jóvenes emprendedores rurales, podemos caminar de la mano, con entidades públicas, privadas y ONG´s para salir adelante y terminar con la migración hacia las ciudades. Desde la Renajer estamos listos para apoyarlos con nuestras experiencias y ganas de conseguir las mejores condiciones para todos.