Imprimir

Agricultura para el Desarrollo

#2AñosGDA

Grupo de Diálogo Andino: Su aporte a la Agricultura Familiar Sostenible

28 enero, 2019

En Rimisp creemos que la mejor política pública se hace dialogando. Esa convicción ha sido la base de estos dos años de trabajo del GDA sobre Agricultura Familiar, que ha logrado generar espacios de encuentro entre agricultores y agricultoras con las autoridades de sus países.


Encuentro, diálogo, reflexión e incidencia. Hace dos años, el Grupo de Diálogo Andino sobre la Agricultura Familiar (GDA), organizado por Rimisp con apoyo de Oxfam, fue relanzado como un espacio de convergencia en torno a las preocupaciones sobre la Agricultura Familiar, sistemas alimentarios y la sostenibilidad en la región andina.

Entonces se reunieron de manera regular un conjunto de actores relacionados al tema: organizaciones como Rikolto, Fundación McKnight, Swisscontact y Trias, ministerios y gobiernos locales de Ecuador, Colombia, Perú y Bolivia, organismos internacionales como FIDA, FAO e IICA y representantes de organizaciones de la Agricultura Familiar como CONVEAGRO, RENAF, ALC y AOPEB. El objetivo del grupo era contribuir a revalorizar y posicionar la Agricultura Familiar en la agenda pública y en mercados inclusivos, buscando así mejorar las condiciones de vida de agricultores y agricultoras de la región andina.

Se fue conformando así como un valioso espacio de encuentro. En octubre de 2017, por ejemplo, Rosario Romero y Lucila Quintana, dos mujeres líderes de la AF, que estuvieron a cargo del inédito proceso de diseño e implementación de la Ley de Promoción Y Desarrollo de la Agricultura Familiar en Perú, se involucraron activamente en las reuniones del GDA a lo largo del tiempo.

“Hoy se exige una relectura por parte de las ONGs sobre la situación de la mujer rural. Al olvidarnos del campo, hasta estas organizaciones han ido abandonando el campo. Aspectos fundamentales como el derecho a la alimentación ya ni se miran o se ven con desprecio, porque como existen programas de complementación alimentaria, lo que viene del campo se mira con desdén. Hemos pasado del empoderamiento político al empoderamiento económico pero todo queda en las ciudades”, decía entonces Rosario Romero.

El GDA tomó nota, entendiendo que la Agricultura Familiar de pequeña y mediana escala no es sinónimo de pobreza, sino que es un verdadero motor de desarrollo sostenible para los países andinos, aportando una mirada integral de la producción agroecológica y un consumo responsable.

En noviembre, la secretaría técnica del GDA recibió una invitación de parte de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para participar en la IV Reunión Ministerial de Agricultura Familiar y Desarrollo Rural, en El Salvador. El resultado fue prolífico: Tanto la declaración como el Plan de Acción de la reunión reconocen y valoran al GDA como “el espacio subregional andino de diálogo público-privado de políticas sobre Agricultura Familiar”.

El GDA tuvo un activo año 2018. En mayo, los ministros de Agricultura Rubén Flores (Ecuador), Juan Guillermo Zuluaga (Colombia) y Gustavo Mostajo (Perú) se reunieron en Quito, donde tras un encuentro con el GDA acordaron reactivar el Consejo Andino de Ministros de Agricultura, el que no sesionaba desde hace cinco años. “Estos espacios de diálogo se convierten en una oportunidad regional para encontrar apuestas a la resolución del problema del hambre y la desnutrición en nuestros países”, dijo entonces el ministro Flores, en un encuentro donde también participaron representantes de IICA, FIDA, FAO y CIAT.

Quito marcó un hito en la historia del GDA: “Logramos sentar a tres ministros de Agricultura a dialogar con los miembros del GDA, con organizaciones rurales, con miembros de la cooperación internacional, con todas las personas que forman parte de este espacio”, dijo el coordinador del proyecto Juan Fernández. Para Ney Barrionuevo, secretario técnico del espacio, la Agricultura Familiar volvió a la palestra andina.

“Los pequeños productores queremos dejar de ser víctimas, ser los protagonistas y generar economía desde el campo y colaborar con el desarrollo del país”, les dijo Ángel Catucuamba de Ecuador a los ministros durante el encuentro convocado por Rimisp.

Solo unas semanas después, en Cuzco, los ministros de Agricultura de Ecuador y Perú, junto a altas autoridades de Bolivia y Colombia, firmaron un documento donde se comprometen a impulsar el desarrollo y la competitividad de la Agricultura Familiar, así como la reactivación oficial del Consejo Andino de Ministros de Agricultura para agosto del mismo año, en Bolivia.

El GDA estuvo también en Bogotá, en el XII Foro Internacional de Desarrollo Territorial organizado por IICA y firmó un importante convenio de colaboración con el Programa Diálogo Rural Regional de Centroamérica y República Dominicana (PDRR). Además, participó de la conformación del Colectivo de Redes sobre Agricultura Familiar en Latinoamérica, integrado también por el PDRR de Centroamérica y R.D., la COPROFAM de Mercosur y el Foro Rural Mundial Latinoamérica. A esta altura, ya se había logrado la participación y el compromiso también de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) a través del Secretario del Comité Agropecuario; del Consejo Nacional de Secretarios de Agricultura de Colombia (CONSA); del Consorcio de Gobiernos Autónomos Provinciales del Ecuador (CONGOPE) y de la Red Nacional de Jóvenes Emprendedores Rurales de Ecuador (RENAJER).     

Desde el trabajo del GDA emergió también el documento “Identificación y caracterización de mecanismos de articulación de la oferta de la Agricultura Familiar a mercados”, elaborado por Ney Barrionuevo en colaboración con Carol Chehab, Diego Andrade y Jorge Morillo, donde se analizan cinco experiencias de comercialización desde la Agricultura Familiar: Las Cadenas Agroalimentarias Gastronómicas Inclusivas en Perú; la experiencia de comercio justo de la Asociación de Pequeños Productores Bananeros “El Guabo” en Ecuador; las dinámicas de comercialización local de lácteos en Bolivia, por medio de las compras públicas; las ferias y mercados campesinos de productores, en Colombia y las Canastas Solidarias desarrolladas por las Redes Comerciales del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) del Ecuador.

Mientras el primer encuentro del GDA para 2019 está previsto para marzo en la sede de la Comunidad Andina (CAN) en Lima, Rimisp está trabajando en una propuesta conceptual que busca contribuir durante los próximos tres años en la agenda de fortalecimiento de políticas públicas hacia la Agricultura Familiar y la seguridad alimentaria, mediante la generación de evidencia y la promoción y diseño de un programa andino para el fortalecimiento de la Agricultura Familiar a los mercados inclusivos.