Imprimir

Noticias

México

GDR encaminado al diálogo y la interacción con el Gobierno entrante

20 agosto, 2018

En entrevista, el Secretario Técnico del GDR México, Isidro Soloaga, adelanta que las instancias co-convocantes de esta iniciativa de Rimisp tendrán un documento que busca dar claridad sobre quiénes son las juventudes rurales y cuál es su problemática, además de hacer propuestas. La coyuntura es propicia, pues en diciembre próximo asumirá un nuevo gobierno federal y la juventud es una de sus prioridades.


El escenario actual de México, con una definición clara del proceso electoral, y con un virtual Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, abre una ventana de oportunidad al Grupo de Diálogo Rural México (GDR), que buscará hacer visible en la agenda nacional la condición y problemática de las y los jóvenes rurales –quienes suman alrededor de 15 millones e históricamente han estado ausentes de la planificación presupuestaria y de las políticas públicas y ni siquiera han sido conceptualizados en estos marcos.

Isidro Soloaga, Secretario Técnico del GDR,afirmó que los co-convocantes de este Grupo trabajan actualmente en un documento conjunto, “Las juventudes rurales de México: caracterización y propuestas de políticas públicas”, que estaría listo en la segunda semana de agosto, y que, como el título mismo lo dice, caracterizará a este segmento de la población, pero además revelará investigaciones hechas sobre las políticas públicas directas que les afectan o pudieran afectarles y generará los mensajes claves de qué es lo que el Grupo quiere discutir con el gobierno entrante.

El GDR es una iniciativa de Rimisp, con apoyo del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA). Los co-convocantes son la Cátedra de Dinámicas Territoriales y Bienestar de la Universidad Iberoamericana (IBERO); el Instituto Belisario Domínguez del Senado (IBD), y cinco organizaciones de la sociedad civil: el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB), México Social, el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), Acción Ciudadana Frente a la Pobreza y Oxfam México.

“Estamos terminando de definir los mensajes claves que en conjunto queremos discutir con el gobierno entrante”, señaló Soloaga en entrevista y comentó que entre las aportaciones de los co-convocantes al documento aparecerán la visión de género, y particularmente la agenda de uso de tiempo (trabajo no remunerado de las jóvenes), que plantea el ILSB, y la preocupación sobre la falta de movilidad social de las y los jóvenes, idea que domina el CEEY.

El virtual gobierno electo, que asumirá el poder el próximo mes de diciembre, ha expresado como una de sus prioridades el desarrollo de un programa a favor de los jóvenes en general, que favorezca su continuidad en la educación y que abra espacios laborales. De acuerdo con Isidro Soloaga, “como GDR podemos colaborar con el gobierno para bajar a tierra esas propuestas que están en el aire”.

Precisó: “Existen en el país experiencias de otorgamiento de becas para jóvenes que viven en condición de pobreza cuyos resultados son fallidos. Su error estriba en que estas becas se entregaron sin considerar una serie de elementos que influyen en la decisión o posibilidades de los jóvenes para mantenerse en la escuela (por ejemplo el que se vean en la necesidad de trabajar o en situaciones de vida que los inducen a la migración). Así, ante la oferta del gobierno entrante para los jóvenes, el GDR podría aportar información y análisis sobre cuáles son las condiciones mínimas en que los apoyos que se están planteando podrían tener un mayor efecto.Esto, considerando el contexto económico y social en que los jóvenes se mueven en términos de capacidades productivas, de instituciones de educación disponibles, de instrumentos para garantizar la seguridad en los traslados de los jóvenes de una a otra localidad para llegar a la escuela sin problemas, las vías para que se puedan desplazar, etcétera. Todo ello debe analizarse a fin de que los esfuerzos de transferencias, de subsidios, puedan ser exitosos”.

Isidro Soloaga, director de la Cátedra de Investigación de Dinámicas Territoriales y Bienestar de la IBERO, Profesor del Departamento de Economía de la IBERO e investigador asociado de Rimisp, dice que “la intención del GDR es hacerse visible como un grupo de gente que tiene propuestas claras, en este caso en torno a las juventudes rurales; mostrar que la problemática de éstas es particular y diferenciada de la que viven las juventudes urbanas, y hacer propuestas claras de políticas públicas con efectividad asegurada. Vamos a presentar un posible programa de incidencia sobre el gobierno entrante, y vamos a buscar la interlocución directa con los funcionarios. Vamos a generar eventos, donde se evidenciará el conocimiento que tenemos en el tema. Esos eventos van a ser típicos de academia, pero también invitaremos a personas que tengan alta visibilidad y capacidad de influencia en el tema para impulsar la agenda en México; allí podrían también participar expertos de otros países que puedan enriquecer a nuestro Grupo”.

Algunas ideas en exploración para visibilizar a la juventud rural

 Además, “y esto es algo que estamos impulsando: haremos visibles la voces de las juventudes rurales de México de forma directa, a través de entrevistas, grupos de enfoque y también utilizando aplicaciones en los celulares.Esto es terriblemente necesario porque no podemos hablar nosotros por ellos”, dijo Soloaga.

Precisó que está desarrollando una plataforma electrónica por medio de la cual se preguntará a jóvenes de diversas partes del país cuáles son sus problemáticas, las condiciones de su entorno y sus aspiraciones. Esa plataforma servirá también para poner en contacto a los jóvenes entre ellos –“dialogarán los de Yucatán y Chiapas con los de Tijuana y Nuevo León”–; hablarán sobre temas tales como el embarazo adolescente, las experiencias migratorias, el trabajo no remunerado que realizan sobre todo las mujeres… Hablarán también de asuntos delicados como la violencia, los embates que sufren de parte de las actividades ilegales, y para ello se buscarán, a través de la plataforma, formas anónimas de participación.

El entrevistado señaló que esto será una especie de red de jóvenes y la conexión por internet será viable; “lo harán con sus teléfonos móviles, sin problema”.

Comentó que el GDR prevé aplicar en ambientes rurales una herramienta interactiva de movilidad social que ya hoy opera el CEEY, llamada “Imagina tu futuro”, por medio de la cual los jóvenes expresan sus aspiraciones profesionales y la plataforma les informa cuáles son todos los pasos que tienen que dar para conseguir sus metas. Así, los jóvenes logran construirse una idea de qué se requiere hacer para llegar a donde quieren. “Operaremos esto en ambientes rurales. En principio, lo prevemos para el estado de Puebla”.

Las voces de las y los jóvenes rurales serán muy valiosas, servirán para escuchar su problemática y aspiraciones de forma directa, sin intermediación. “Pero el trabajo y las propuestas del GDR no se basarán solo en estas voces, pues suele ocurrir que las personas se acostumbran a su realidad y se deja de detectar como problemas aquellas situaciones que son problemas cotidianos. Por suerte, existe un cuerpo enorme de investigación sobre el tema, tanto a nivel internacional como para el caso de México, el cual será aprovechado para esta iniciativa”, dijo.

A continuación, algunos elementos de avance del documento que prepara el GDR en la parte estadística y de diagnóstico; son datos en su mayoría que evidencian la desventaja de las juventudes rurales respecto de las urbanas:

ü  4 de cada 10 jóvenes en México viven en zonas rurales.

ü  6 de cada 10 jóvenes rurales viven en situación de pobreza y 2 de cada 10 en pobreza extrema.

ü La juventud rural representa más del 50% de la población joven en 12 estados, y alcanza a más del 60% en los estados de Chiapas, Tlaxcala, Tabasco, Hidalgo y Oaxaca.

ü Entre los 14 y los 22 años, las y los jóvenes rurales pierden más de dos años de escolaridad respecto de sus contrapartes urbanas, debido en parte a una inserción laboral más temprana.

ü La proporción de jóvenes no-conectados/as (no asisten a la escuela y no indican estar trabajando en tareas remuneradas) es mayor en áreas rurales (28%) que en áreas urbanas (20%). Esta diferencia se agranda al contrastar las jóvenes rurales (45% no-conectadas) con las jóvenes urbanas (29% no-conectadas).

ü Menos del 20% de la juventud rural tiene acceso al IMSS, ISSSTE (seguridad social del aparato público) u otros servicios considerados servicios de calidad en México, en tanto que este porcentaje llega casi al 40% en zonas urbanas.

ü La prevalencia de hijos/as nacidos de embarazos adolescentes es 3 puntos porcentuales más alta en áreas rurales que en áreas urbanas

ü  6 a 1 es la proporción del tiempo en tareas del hogar no remuneradas que dedican las jóvenes rurales en relación a los jóvenes rurales. Esta relación es 4 a 1 en el caso de las áreas urbanas. En ambientes rurales las mujeres dedican en general 5 horas más que las que dedican las jóvenes urbanas, y los hombres rurales dedican en promedio 3 horas más que sus contrapartes urbanas.

ü Es notable que no se observan políticas concretas orientadas a la inclusión laboral de las y los jóvenes, solo acciones dispersas sobre las cuales no hay información de resultados ni indicadores de ningún tipo.

Entre los mensajes clave que se están desarrollando,se pueden mencionar:

  • Necesidad de integrar plenamente en las acciones y programas de política pública del Estado mexicano el concepto de ciclo de vida y trabajar desde ahí en la desigualdad específica que enfrentan niñas, niños y jóvenes en el ámbito rural (incluyendo comunidades rurales aisladas e intermedias).
  • Definir claramente una población objetivo por edad y criterios de ruralidad, y dirigir acciones diferenciadas a hombres y mujeres, ya que el trabajo que realizan (y sus alternativas para la inclusión laboral y el desarrollo de negocios) es distinto.