Imprimir

Inclusión Social y Desarrollo

Columna del Investigador y Coordinador de la Unidad de Evaluación y Monitoreo, Juan Fernández, publicada en Aditi

La experiencia de los GDR es una lección de aprendizaje para otras regiones del planeta

6 septiembre, 2015

Los GDR cumplen cuatro años, período en el que se han consolidado como mecanismo clave para la política pública en América Latina, experiencia que traspasa fronteras y sirve como lección para otras zonas del planeta.


Aditi. INDIA. En América Latina, los mecanismos de incidencia no siempre son efectivos, las redes de política pública han sido generalmente reducidas en número y con actores relativamente homogéneos. Sin diálogo, las políticas públicas corren el riesgo de equivocarse y ser poco pertinentes. Por ello, mientras más amplio e inclusivo sea el diálogo, mayor es la probabilidad de responder adecuadamente a los problemas de la población y lograr el éxito de las políticas públicas.

Los Grupos de Diálogo Rural (GDR), impulsados por Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural en conjunto con el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) en Colombia, Ecuador, El Salvador y México, han logrado resultados concretos de incidencia, demostrando ser una metodología exitosa para el desarrollo del sector rural latinoamericano.

En Ecuador, se aportó en la puesta en marcha de BanEcuador, que sustituye al Banco Nacional de Fomento; así como la entrada en vigencia de la Política Nacional de Suministro de Semilla certificada del Ministerio de Agricultura para los pequeños productores de arroz, maíz, aceite de palma, bananas y quinoa.  En este contexto, la metodología de trabajo consistió, primeramente, en que el Grupo presentaba los estudios, análisis y debates que habían llevado a cabo. Estos resultados eran analizados por el Ministerio, quien se encargaba de incorporar los elementos propuestos.

Con más de cuatro años de trabajo en los países donde se ejecutan, los GDR muestran cómo el diálogo se ha transformado en una exitosa herramienta de incidencia y cambio. Es así como en Colombia, el GDR ha colaborado significativamente con la Misión Rural y el Departamento Nacional de Planeación, debatiendo e instalando en la discusión de los actores clave y en los documentos guía de las políticas en materia de desarrollo rural, elementos como el enfoque territorial y la importancia de la participación ciudadana, la multisectorialidad, integralidad y diferenciación de los territorios.

En El Salvador el GDR apoyó la Política Nacional de Medio Ambiente y el anteproyecto de Ley de Seguridad Alimentaria y Soberanía Alimentaria y Nutricional, con la Comisión Agraria de la Asamblea Legislativa. En México, el GDR ha formado cuatro comisiones de trabajo, enfocadas en el diálogo para la incidencia en la reformulación del presupuesto público dirigido al desarrollo rural, el funcionamiento de los mercados agroalimentarios, la reforma y mejora del sistema de protección social y la reducción de las violaciones a los derechos humanos.

Los GDR han logrado incidencia a) dialogando en conjunto con un grupo de actores con experiencia y con capital político en materia rural; b) desarrollando una vinculación directa y efectiva entre tomadores de decisión y representantes de diversos grupos (gremios, pequeños productores, academia); c) generando conocimiento técnico y empírico, que entrega información relevante y pertinente para  apoyar las estrategias y políticas públicas en los países; y d) realizando asistencia técnica a gobiernos, apoyando a tomadores de decisión en procesos de cambio.

La mejor política pública se hace dialogando y los Grupos de Diálogo Rural son un mecanismo exitoso para lograrlo.

 

Contenidos relacionados

Proyecto Impactos a Gran Escala

Campaña de difusión – Grupos de Diálogo Rural: La mejor política pública se hace dialogando