Imprimir

Noticias

Desarrollo territorial

Desafíos del sistema de planeación y ordenamiento territorial en Colombia

29 mayo, 2019

El modelo de organización territorial y el funcionamiento del sistema de planeación del desarrollo territorial en Colombia son expuestos por Milena Umaña y Duván Quilindo, investigadores de Rimisp  en Colombia, en el libro: “Gobernanza Territorial, problemáticas y desafíos de la planificación y la gestión territorial en el contacto de la globalización”.


Gracias a la participación de Milena Umaña en el seminario “Fortaleciendo la gestión para la acción y el desarrollo territorial en Paraguay” realizado en la ciudad de Asunción en el año 2017, y a la experiencia de Duvan Quilindo en la asistencia técnica del Programa POT Modernos, se dio una colaboración entre estos dos investigadores para desarrollar el capítulo “La organización territorial de Colombia y la estructuración de su sistema de planeación y ordenamiento territorial”. En este artículo se expone el modelo de organización territorial del país y el funcionamiento del sistema de planeación del desarrollo territorial, el cual se encuentra compuesto por el sistema de Planeación Nacional, Departamental y Municipal y los instrumentos de Ordenamiento Territorial.

El capítulo es parte del libro “Gobernanza Territorial, problemáticas y desafíos de la planificación y la gestión territorial en el contacto de la globalización”, en donde se analizan experiencias de América Latina, África y Europa en torno a problemáticas transversales y temas claves en materia de planificación y gobernanza de los territorios.

En este capítulo, esencialmente, se exponen los mecanismos, procesos e instrumentos a través de los cuales se articulan los niveles territoriales para la planeación a nivel municipal, del área metropolitana, departamental y nacional, así como los mecanismos de participación ciudadana contemplados en cada nivel y su funcionamiento.

“Lo que se presenta en el capítulo es una descripción de todo lo referente al Sistema de Planeación y al Ordenamiento Territorial en Colombia, temas que son importantes para el presente y futuro del desarrollo en muchos aspectos del país, que, además no han sido tenidos en cuenta de manera suficiente hasta ahora, y que deben ser tomados como referencia, especialmente, para la definición de las políticas rurales a nivel nacional”, afirma Duvan Quilindo.

Igualmente, se exponen las opciones que existen para poder financiar las políticas que se han decidido llevar a cabo en los temas de planificación y ordenamiento territorial, así como las entidades encargadas del seguimiento y monitoreo de la política pública en Colombia.

Uno de los apartados que destacan los autores está relacionado con las principales debilidades y desafíos del sistema de planificación y gestión del desarrollo territorial del país en un mediano y largo plazo. En él afirman que, desde su implementación en el año 1990, “se han hecho evidentes una serie de debilidades que limitan el cumplimiento de los objetivos propuestos y de ese modo, disminuyen su potencial para lograr el desarrollo de los territorios y solucionar conflictos socio–territoriales”, señala el documento.

Entre las debilidades identificadas se resaltan las bajas capacidades institucionales para la gestión territorial, en donde se identifica que a nivel municipal las entidades territoriales no cuentan con la capacidad administrativa, financiera ni técnica suficiente para poder realizar una gestión eficiente para los temas relacionados con el desarrollo territorial.

De la misma manera el documento afirma que otra debilidad a resaltar, por lo menos durante esta implementación, es la ausencia de visiones territoriales, la identificación de relaciones funcionales y la conformación de esquemas de asociatividad para el largo plazo, debido a que la gran mayoría de los municipios en Colombia planearon su desarrollo territorial pensando de una manera aislada, sin considerar una visión regional compartida y sin reconocer las relaciones y vínculos funcionales entre municipios y regiones.

La existencia de un sesgo urbano en el ordenamiento territorial también representa una de las partes más frágiles del sistema de planificación y gestión del desarrollo territorial del país, por cuanto los componentes de planeación de las áreas rurales se han incorporado parcialmente dentro de los instrumentos de planeación para el ordenamiento territorial y su correspondiente normatividad, lo que ha implicado que no se encuentren totalmente delimitadas las determinantes para el ordenamiento del suelo rural.

Para superar esta situación, los autores afirman que es necesario realizar una reforma estructural a la Ley 388, en la cual se asigne una mayor importancia a los temas e instrumentos para el ordenamiento de las áreas rurales. Asimismo, resaltan la importancia de contar con una adecuada articulación entre los diferentes sectores y las instancias de participación ciudadana alrededor de una visión compartida de desarrollo territorial.

En cuanto a los principales desafíos, los autores proponen la construcción de una visión territorial y la identificación de los vínculos rural–urbanos existentes, con el fin de mejorar la capacidad para establecer relaciones funcionales entre los municipios y sus territorios basados en una visión conjunta sobre las potencialidades del territorio y sus actores.

 “Uno de los mayores retos que existen en el desarrollo territorial moderno en Colombia es lograr consolidar el proceso de descentralización, que se ha dado gradualmente, pero que se debe seguir impulsando. Esto implica a su vez apostarle a la formación y fortalecimiento del capital humano y los activos locales para que los municipios aumenten su capacidad para formular e implementar sus instrumentos de planeación y para gestionar y administrar sus recursos autónomamente”, concluye Milena Umaña.

Para conocer el documento completo, consulte el siguiente link http://siba-ese.unisalento.it/index.php/prd/issue/view/1626