Imprimir

Apoyo institucional para el fortalecimiento de la Oficina de Rimisp para México y Centroamérica

México

Comunidades comparten experiencias de desarrollo y riqueza biocultural

10 septiembre, 2018

Concluye seminario taller organizado por Rimisp. Organizaciones comunitarias, académicas y ONGs dialogan sobre resguardo de bienes de diversidad biocultural y defensa del territorio.


Agrupaciones campesinas y comunidades de Yucatán, Campeche, Chiapas y Puebla, así como de corte nacional, organizaciones no gubernamentales y académicos, se reunieron en Mérida, Yucatán, para dialogar sobre experiencias de resguardo y defensa de sus territorios por medio de la utilización sostenible de su patrimonio biocultural.

Organizado por Rimisp, Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, con el apoyo de la Fundación Ford y de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), se realizó el 5 y 6 de septiembre el Seminario Taller Gobernanza Territorial para la Sostenibilidad en la capital yucateca.

Javier Becerril, coordinador general del Sistema de Posgrado, Investigación y Vinculación de la UADY, inauguró el evento, y Celeste Molina, directora de Rimisp para México y Centroamérica, estableció el marco del encuentro.

Dijo que en México, igual que en otros países de América Latina, tenemos la paradoja de contar con territorios dotados de enormes recursos de patrimonio biocultural y con gran diversidad biológica, pero al mismo tiempo prevalece un modelo económico con dinámicas que reproducen pobreza, desigualdad y exclusión. Así, hay políticas y grandes proyectos enfocados al crecimiento económico y a la productividad que avanzan sin consultar a las comunidades y a los grupos afectados, y a la vez son pocos los espacios abiertos para la deliberación y los acuerdos.

En este sentido, agregó, Rimisp busca promover espacios amplios, multiactorales y compartir experiencias y capacidades para incidir sobre los hacedores de políticas públicas, con el fin de demostrar que existen otros modelos de desarrollo y de que es importante considerar el interés de las poblaciones del territorio. 

El seminario fue orientado a escuchar y poner en común diferentes experiencias de desarrollo que ocurren en contextos de conflicto por megaproyectos.

He aquí algunas experiencias:

Paulina Garrido, directora de la Unión de Cooperativas Tosepan, de la Sierra Nororiental de Puebla, detalló el trabajo que han realizado durante 40 años, y que los ha llevado a defender hoy el concepto del bien vivir, mismo que implica alimentación sana, diversificación de ingresos, desarrollo de capacidades individuales y colectivas y fortalecimiento de la cultura propia.

Tosepan Titataniske, que en náhuatl significa Unidos Venceremos, nació en 1977 y cuenta con 37 mil familias socias de las etnias náhuatl y totonaca, ubicadas en 430 comunidades y 32 municipios de Puebla y Veracruz. “Una encomienda que tenemos es la defensa de nuestro territorio ante amenazas de proyectos mineros, hidroeléctricos y petroleros. En la Sierra Norte de Puebla, tenemos 29 mil hectáreas concesionadas a estas actividades, y también enfrentamos la amenaza de una subestación eléctrica y de fracking“, dijo Garrido.

La agrupación, productora de café, pimienta, vainilla y cítricos, se caracteriza por contar con una directiva con equidad de género, pues la mitad de los puestos de dirección es ocupada por mujeres, y por haber conformado a lo largo de su historia cooperativas de salud, de vivienda, de ahorro y crédito, así como un esquema de educación propio. Hoy día construyen su sueño de autonomía energética, y esquemas sostenibles, como la captación de agua y la producción agrícola diversificada con más de 150 especies de plantas medicinales y ornamentales.

Por su parte, Elvira Gómez Gutiérrez, miembro del gobierno comunitario de Chilón, Chiapas, comentó que 13 municipios incluido el suyo, y otros como Ocosingo, Altamirano, Chicomuselo y Yajalón, integraron el Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio (Modevite), el cual se ha inconformado por el proyecto de la súpercarretera San Cristóbal-Palenque, “pues nunca nos consultaron si la queríamos. Nos levantamos en lucha e hicimos una peregrinación. Allí dijimos que no queríamos ya que el gobierno nos impusiera cosas”. Estos municipios han decidido prescindir de los partidos políticos, y han puesto las bases para el autogobierno, basado en usos y costumbres. Han tomado como ejemplo la experiencia de gobierno comunitario de Cherán, Michoacán.

“El artículo 2 apartado A de la Constitución nos dota de derecho. Dice que todos los pueblos originarios tenemos derecho a establecer nuestro gobierno con base en usos y costumbres, y como cada comunidad se organice”, dijo Elvira Gómez.

Otras organizaciones participantes fueron la Red Mexicana de Organizaciones Forestales Red Mocaf; el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS); la agrupación Ma OGM (que en maya significa No a los Transgénicos), el Consejo Indígena y Popular de Xpujil, de Campeche; las Fundaciones Avina, Ford y Heinrich Boell, Slow Food, el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB) y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA). Asimismo, representantes del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y del Centro Internacional de Investigación de la Economía Social y Solidaria (CIIES) de la Universidad Iberoamericana.

El seminario constó de varios paneles, donde se expusieron ponencias sobre la defensa y gestión del territorio, el manejo sostenible de los recursos naturales, los liderazgos y las capacidades territoriales, la incidencia política, los escenarios y las estrategias.

El segundo día del evento fue dedicado a la sistematización de las experiencias expuestas, así como a la discusión e identificación de oportunidades y áreas de colaboración en la coyuntura actual.