Imprimir

Herramientas para una mejor focalización de políticas territoriales en Colombia

Acerca del Proyecto

El Departamento Nacional de Planeación (DNP) se ha planteado con el apoyo de la Agencia de Cooperación GIZ-Unión Europea, generar y estructurar una base sólida de criterios técnicos con el objetivo de identificar interdependencias y dinámicas territoriales, para promover la asociatividad y coordinación entre municipios, departamentos y, en general entre todos los niveles de gobierno, con el fin de mejorar la planificación territorial y la ejecución de políticas públicas del desarrollo y el ordenamiento territorial. Adicionalmente, para efectos de la potencial entrada de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OECD), para todos sus países miembros cuentan con dos niveles territoriales que hacen posible su comparación con el propósito de mejorar la implementación de políticas regionales TL2 y TL3, .

En este sentido, la OECD define al TL2 como macroregiones y al TL3 como microregiones, siendo estas últimas de mayor escala al nivel municipal. En Colombia, el nivel TL2 se enmarca en la escala departamental, pero el nivel TL3 presentaría un vacío que puede ser llenado con la definición de las subregiones funcionales que se plantean en este proyecto. Rimisp, con su amplia trayectoria en el desarrollo de políticas de desarrollo con enfoque territorial, y, sobre todo apoyado, en el conocimiento adquirido gracias al Programa Transformando Territorios, presenta una asistencia técnica al DNP para diseña y desarrolla 4 componentes que, al ensamblarse, constituyen una herramienta objetiva y útil para evaluar intervenciones territoriales. Los componentes incluyen:

1), primero, una metodología para la identificación de subregiones funcionales, donde se parte de 1120 municipios (y áreas no municipalizadas) y se generan 100 subregiones que maximizan, en la medida de lo posible, las interacciones o interdependencias que existen, en términos económicos, sociales o ambientales, entre los municipios que hacen parte de cada subregión.

2) Segundo, una clasificación de estas subregiones en tipologías según la proporción de su población urbana y la proporción de población que tiene acceso a áreas prestadoras de servicios.

3) El tercer componente se trata de definir un portafolio de intervenciones territoriales a las cuales se les aplica una evaluación ex ante en el componente

4). La cuantificación y el estudio de las interdependencias municipales como base de la subregionalización funcional y la evaluación de distintas intervenciones territoriales en indicadores de bienestar, ayuda a una mejor comprensión de los procesos de desarrollo socioeconómico que involucran diferentes áreas político administrativas.

De esta manera, estas herramientas construyen una base sólida y técnica sobre la cual gobiernos locales de distintos municipios pueden encontrar la oportunidades de coordinarse, dialogar y encontrarse trabajando en proyectos conjuntos que generen un mayor impacto a nivel territorial. Este encuentro también involucraría actores del nivel departamental, Nacional, e incluso a las nuevas figuras de Región Administrativa y de Planeación Especial (RAPs). Por otro lado, la socialización del proyecto en diferentes regiones del país, ayuda también a brindar capacidades y conocimiento constructivo para que los entes territoriales puedan ser agentes activos de cambio y transformar directamente el desarrollo de sus territorios.