Imprimir

Noticias

Agenda política de las mujeres indígenas en Chile

Voces indígenas para la transformación institucional

29 Septiembre, 2017

Dentro de sus comunidades y organizaciones, las mujeres indígenas han desarrollado un rol clave en los procesos de cambio en las relaciones con el Estado, posicionando sus propuestas y demandas en la agenda política nacional e internacional.


A pesar de los avances en crecimiento económico y reducción de la pobreza de la última década, América Latina y el Caribe sigue destacándose como la región más desigual del mundo. Sin embargo, la reducción de las inequidades – al centro de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible – no puede concretarse sin el empoderamiento y participación de los individuos y grupos que a lo largo de la historia han sido discriminados y excluidos del ejercicio de los derechos, como es el caso de las mujeres indígenas en Chile.

 

Actualmente, según la Encuesta Casen 2015, el 9% de la población de Chile se autoidentifica como perteneciente a uno de los nueve pueblos indígenas reconocidos por la ley y más de la mitad de esta población es constituida por mujeres. La condición de desigualdad social, cultural y económica de las mujeres indígenas en Chile corresponde a la interacción de la discriminación histórica de los pueblos indígenas con una significativa desigualdad de género que caracteriza el país (Ministerio de Desarrollo Social de Chile).

En las últimas décadas, de la mano de los gobiernos democráticos, el país ha demostrado su disposición de sanar la deuda histórica con las mujeres y los pueblos indígenas, avanzando significativamente en la aprobación de instrumentos internacionales y nacionales a favor de sus derechos, tal como la Ley 19.253, en 1993 el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países independientes (C169) de 1989 y ratificado por Chile en 2008, y la Declaración de las Naciones sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de 2007, que acuerda estándares mínimos como son el derecho a la no discriminación; a la integridad cultural; los derechos de propiedad, uso, control y acceso a las tierras y recursos; al desarrollo y bienestar social; los derechos de participación política, consentimiento libre, previo e informado, todas demandas vigentes de los pueblos indígenas de la región latinoamericana. Adicionalmente, Chile ha ratificado varios tratados internacionales a favor de los derechos de las mujeres, tal como la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW), y cuenta con el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, el cual se encuentra desarrollando el Plan de Igualdad y Equidad de Género 2018 – 2030, una estrategia nacional para la transversalización del enfoque de género en la política pública del país.

 

Dentro de sus comunidades y organizaciones, las mujeres indígenas han desarrollado un rol clave en los procesos de cambio en las relaciones con el Estado, posicionando sus propuestas y demandas en la agenda política nacional e internacional. La creciente participación y organización en la lucha para la afirmación de los derechos de sus pueblos indígenas y sus territorios, ha generado una renovada consciencia de género y fortificado su tradicional rol de transmisoras y gestoras del conocimiento tradicional, fortaleciendo los procesos de empoderamiento y la emergencia de las instancias de liderazgo. En este contexto, con el fin de fortalecer la participación social y política de las mujeres líderes indígenas en el país, en noviembre de 2016 la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) convocó el Foro de Mujeres Indígenas, Más Participación y Liderazgo, en el cual participaron más de 60 lideresas. El Foro fue una ulterior ocasión para reafirmar la necesaria participación de la mujer indígena en los procesos de diálogo con el Estado, tal como en la generación de cambios favorables en sus entornos económicos, sociales y culturales. Esta necesidad fue manifestada a través de las voces de las mismas lideresas presentes, las cuales entregaron a ONU Mujeres – institución invitada a exponer en el Foro mencionado – un documento de propuestas con el cual se solicitó el apoyo de la institución internacional en calidad de garante de los derechos humanos antes los Estados (Conadi, 2016).

 

Fue a partir de los planteamientos de las lideresas en este documento respecto a distintos ámbitos del desarrollo de las mujeres indígenas, que se concretó un acuerdo de colaboración entre ONU Mujeres y Conadi, apoyado por Rimisp, y el cual evidencia los recientes esfuerzos institucionales para promover cambios intersectoriales, y para incorporar las demandas de los individuos y grupos excluidos en la definición de las políticas públicas más eficaces para la reducción de las desigualdades en el país. En el marco de este acuerdo, se establecieron como acciones clave i) la creación de una Mesa Permanente de Trabajo y Seguimiento de Acuerdos; ii) un Encuentro Nacional de Lideresas Indígenas, que se realizará el 11, 12 y 13 de octubre en Santiago. Estas actividades tienen el objetivo de fortalecer el liderazgo de las mujeres indígenas, a través la generación de espacios de trabajo, debate e intercambio de experiencias con lideresas nacionales e internacionales en los diversos temas definidos por las mismas mujeres, al fin de definir una declaración de consenso y agenda de corto, mediano y largo plazo en torno al rol de la mujer indígena en espacios de participación política, como así también en estrategias de acción económico productiva, sociocultural, ambiental y otras.

 

El proceso de definición de la agenda política para el empoderamiento de las mujeres indígenas, evidencia mecanismos de participación ciudadana que, garantizada por los instrumentos de derecho nacional e internacional mencionados, y las exigencias de nuevos procesos de profundización democrática, incidan en los procesos de planificación, programación y legislación nacional para el bienestar de las mujeres y pueblos indígenas desde el reconocimiento de la capacidad y libertad de gestionar sus propios asuntos (Sen, 2000), tal como en su papel como mujeres transmisoras y transformadoras activas de las visiones de mundo que incidan en su propio desarrollo y de sus comunidades.  

Contacto: Fabiola Leiva fleiva@rimisp.org: Francesca Compagnone fcompagnone@rimisp.org