Imprimir

Noticias

México

Vincular política social con productiva para enfrentar pobreza, propone Gustavo Gordillo

22 Mayo, 2018

El Secretario Técnico del Grupo Agenda Rural (GAR), de Rimisp, fue comentarista en la presentación del libro Rescate del Campo Mexicano, de Víctor Suárez Carrera, y allí destacó la importancia del diálogo para impulsar políticas públicas que favorezcan al medio rural.


Los pobladores rurales pobres tienen potencial productivo, algunos en lo agrícola, sector que es fundamental, pero otros más en diversas actividades, y es necesario impulsar desde la política pública este potencial, afirmó Gustavo Gordillo de Anda, Secretario Técnico de Grupo Agenda Rural (GAR), que es una iniciativa de Rimisp, apoyada por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y por la Fundación Ford.

Dijo que los pobres rurales “son más que eso, bastante más, son productores de algo”, y si la política pública no impulsa su potencial, continuaremos en la trampa que ocurre desde hace unos 40 años, en que hay una división de programas de gobierno: unos para pobres (los de la Secretaría de Desarrollo Social) y otros para agricultores ricos (los de la Secretaría de Agricultura). Esa división ha demostrado que la pobreza no se combate efectivamente y tampoco se logra detonar la producción.

Al participar este 14 de mayo como comentarista del libro Rescate del Campo Mexicano, de Víctor Suárez Carrera, Gordillo de Anda habló del diálogo sostenido desde 2017 por 14 expertos en diversas disciplinas (agricultura, alimentación, desarrollo rural, medio ambiente, políticas rurales, subsidios, etcétera) y coordinado por él en el marco del GAR, el cual generó el documento “La nueva sociedad rural”, que es un análisis y propuesta de política pública para el próximo gobierno de México.

Comentó que muchos de los puntos abordados por Suárez coinciden con lo debatido en el GAR y resaltó que el diálogo entre personas con diversas visiones e incluso discrepancias es muy necesario en los momentos difíciles que vive hoy México.

De los consensos del Grupo Agenda Rural, resaltó la importancia de “dar un trato de productores a los pobres rurales y no de pobres que se van a quedar pobres toda la vida”. Eso requiere, dijo, “vincular la política social con la política productiva y esa es una función no solo del gobierno”. Precisó que se requiere un esfuerzo enorme para reconstruir funciones de fomento rural que asumió el Estado en el pasado y que fueron desmanteladas.

“Uno de los puntos claves que planteamos nosotros es que hay que fortalecer la provisión de bienes públicos: de investigación y desarrollo, capacitación, infraestructura… con un sesgo que es muy importante dar, un sesgo a favor de los pequeños productores; es ridículo pensar que no se requiere subsidios para a la agricultura, eso es necesario en todas las agriculturas del mundo”.

Es cierto, dijo, que el campo mexicano recibe subsidios, pero éstos son altamente regresivos, como lo demuestran muchos análisis del Banco Mundial, de Banco Interamericano de Desarrollo, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, de expertos como John Scott, Jonathan Fox y otros. Entonces, “la discusión es qué tipo de subsidios y a qué segmento deben orientarse”. Gordillo destacó en este punto la necesidad de impulsar a los productores de pequeña escala, los que tienen diez hectáreas o menos, quienes tienen capacidad de elevar la producción agrícola, como lo demuestran diversas propuestas incluida la de GAR y otras como la de la Campaña Valor al Campesino y el libro de Víctor Suárez. Y para que esto dé resultados, dijo, es indispensable la organización campesina. “El punto clave es ver cuál es la organización desde abajo y cual es la coalición urbano rural que acompañe ese proceso”.

Subrayó la importancia de fortalecer la economía y la cohesión social del mundo rural. En México, oficialmente (de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística, Inegi), se concibe que la población rural representa 23% del total, considerando que implica localidades de menos de dos mil 500 personas. Pero, de acuerdo con Gordillo, “quienes conocemos el campo, sabemos que las poblaciones rurales están arriba de ese criterio, en localidades de hasta 15 mil habitantes, lo cual significa que 38% de la población mexicana es rural, proporción muy considerable, y aunque no todos dependen de la agricultura, pues muchos hacen cosas diferentes, la agricultura sigue siendo importante.

En el evento, realizado en la Ciudad de México, participó Víctor Suárez, quien es director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras del Campo (ANEC); Timothy Wise, académico e investigador del Instituto de Desarrollo Global y Medio Ambiente de la Universidad de Tufts en Boston, y Antonio Turrent, presidente de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS).