Imprimir

Noticias

Trabajo asociativo

Temas de género y territorio marcan la pauta de nuevas articulaciones de Rimisp con otras organizaciones

30 Noviembre, 2017

El germen del reflote de estos temas ocurre en 2015 con la  presentación oficial de la versión del Informe Latinoamericano sobre Pobreza y Desigualdad, cuyo foco estuvo puesto en el análisis de la desigual distribución territorial y las brechas de género.


Este 2017 los temas de género y territorio han estado en el centro de la discusión en Rimisp. Énfasis que ha posibilitado la articulación con nuevos socios y la realización de proyectos con foco de género para Latinoamérica, además de la construcción de una Agenda de Género propia.

El germen del reflote de los temas de género y territorio aparece en 2015 con la  presentación oficial de la versión del Informe Latinoamericano sobre Pobreza y Desigualdad, cuyo foco estuvo puesto en el análisis de la desigual distribución territorial y las brechas de género, específicamente vinculadas a la autonomía económica de las mujeres, analizando tanto los factores territoriales que generan dichas brechas, como aquellos que podrían ayudar en su reducción.

“El proceso de difusión que hicimos con el Informe Latinoamericano, logró hacer que nos conocieran más y que sonáramos afuera como una institución dedicada a la investigación, con mucho que decir frente a los temas de género”, explica Valentina Cortínez, investigadora de Rimisp y una de las encargadas de la Agenda de Género. “Si bien hubo trabajos previos, la envergadura del Informe permitió retomar el tema”, agrega.

Como consecuencia de este posicionamiento, este 2017 comenzó con un trabajo asociativo con el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género, SernamEG, del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género en Chile (Minmujeryeg), vínculo que se concretó con un Taller donde fueron presentados los resultados del Informe, y que decantó en una asociatividad para facilitar el acceso de profesionales de SernamEG al Diplomado Virtual de Políticas de Inclusión Social con Enfoque Territorial, impulsado por Rimisp y Flacso.

El Diplomado, cuya búsqueda se centró en entregar a diseñadores y ejecutores de políticas sociales, herramientas técnicas y conceptuales para favorecer el análisis de las dinámicas territoriales y facilitar la implementación de innovaciones locales a la política social, contó con representantes del SernamEG, no solo de la Región Metropolitana, sino que además, el trabajo en red permitió la presencia de representantes de regiones como las del Bíobio, Los Lagos, La Araucanía, Aysén, Valparaíso, Libertador Bernardo O,Higgins, Atacama, Tarapacá y Los Ríos.

Se suma a esta experiencia la reciente adjudicación de una licitación del Minmujeryeg para la realización de un estudio exploratorio sobre las brechas, barreras e inequidades de género que enfrentan las mujeres migrantes en el ejercicio de su autonomía económica y física.

“Este estudio busca levantar la oferta pública orientada a mujeres migrantes y revisar si tiene enfoque de derechos y género. Y por otro lado, quiere indagar en sus experiencias y su relación con las instituciones en el ejercicio de su autonomía”, explica Cortínez.

Es proyecto apuesta por ser un aporte a la mejor comprensión de la situación de las mujeres migrantes en Chile y un insumo relevante para la promoción de acciones dirigidas a la defensa de sus derechos.

ONUM, CONADI y el Equipo de Género de FAO

ONU Mujeres (ONUM) se suma a la lista de nuevas articulaciones. Tras un año de trabajo en la construcción de un acuerdo, en el entendido de poner en común una serie de estudios coordinados sobre temas de desarrollo comunitario y género, Rimisp y la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las mujeres, ONUM, firmaron un memorándum de entendimiento para una colaboración estratégica en sus próximos proyectos asociativos.

Este es el caso del proyectoGeneración de herramientas técnicas para la inclusión de las mujeres en los procesos de planeación relacionados con la implementación del proceso de paz, en particular los PDETS”, que actualmente se está desarrollando en Colombia, financiado por el Programa ciudadanía de las mujeres para la paz, la justicia y el desarrollo de ONU Mujeres. Este proyecto busca desarrollar herramientas dirigidas a funcionarias, a mujeres y organizaciones de la sociedad civil, para la incorporación del enfoque de género en instancias de planeación participativa derivadas de la implementación del proceso de paz, con el fin de promover la inclusión efectiva de las mujeres y sus intereses en esas instancias.

Además, en el caso de Chile, a esta asociatividad entre Rimisp y ONUM, se agrega la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI), para llevar a cabo las Mesas de Lideresas Indígenas: Trabajo y seguimiento de acuerdos para una agenda de desarrollo, reuniones que convocaron a 24 representantes de mujeres aymara, quechua, likanantay, collas, diaguita, rapanui, mapuche, yagan, y kawesqar, con el objetivo de levantar una agenda de trabajo de corto, mediano y largo plazo para el empoderamiento político, económico y social de mujeres líderes indígenas de Chile, reflexiones que impulsaron el Encuentro Nacional de Lideresas Indígenas de Chile “Empoderamiento y diálogo para una agenda de desarrollo sostenible”, realizado durante octubre en Santiago.

En tanto, otra articulación que adquirió relevancia este año fue la consolidada con el Equipo de Género de FAO, vínculo que se fortaleció tras la participación de Rimisp, junto al Instituto de Estudios Peruanos, en el proyecto “Validación de la Herramienta de Género FAO para servicios de asesoramiento rural en Perú”, que tuvo por objetivo validar la aplicación de este instrumento para analizar cómo los servicios de asistencia rural incorporan la perspectiva de género.

Según explica Juan Fernández, investigador de Rimisp y coordinador de este proyecto, tras la presentación del estudio en un seminario en Santiago, organizado por el equipo de Género de FAO en Latinoamérica, “se fue construyendo una relación. Nos encargaron la participación en una sistematización en temas de asistencia técnica y género. Y luego, nos embarcamos en una conversación sobre brechas de género en materia de acceso a tierras y activos productivos en zonas rurales”.

Estas nuevas articulaciones con énfasis en género y territorio, son valoradas por Cortínez, quien asegura: “Nos abren la oportunidad de seguir indagando en un tema como es la equidad, desde una perspectiva territorial y geográfica. Y para estas organizaciones, Rimisp es un lente para poder pensar acciones e intervenciones, hilando un poco más fino en la relación entre todos los actores”.

Visión que coincide con la de Fernández, quien considera que “ya nos visibilizan como un actor clave para hablar de temas rurales, pero también para hacerlo desde el enfoque de género”. Y si bien este tema forma parte de los estudios que componen la agenda de Rimisp de estos 30 años, “lo realizado antes estaba invisibilizado, pero al poner el tema en el Informe Latinoamericano nos vimos obligados a mirar lo que se ha hecho y volver a posicionarlo. Es clave entender que hay una línea de trabajo existente que se puede revitalizar y en la que se puede profundizar”, concluye.