Imprimir

Noticias

Rimisp

Sumando actores para abordar nuevos desafíos

29 Noviembre, 2017

Somos una red de articulación y generación de conocimientos, que trabaja para comprender las transformaciones del mundo rural y contribuir a la formulación de mejores estrategias y políticas para un desarrollo sostenible e inclusivo.


Durante el año 2016 y en el marco de los 30 años de Rimisp, se realiza un proceso de reflexión y de proyección, uno de los elementos sustanciales que se destaca en ese momento es el desarrollo institucional de Rimisp tras haberse consolidado como un centro internacional con oficinas en cuatro países latinoamericanos.

La gestión de estas oficinas contribuyó decisivamente a convertir en realidad algunas de las más importantes iniciativas de políticas públicas en los respectivos países y a establecer relaciones estratégicas con tomadores de decisiones de alto nivel gubernamental, como el Departamento de Prosperidad Social o la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, en Colombia, los ministerios de Finanzas y de Desarrollo Social en México, o el Ministerio de Agricultura en Ecuador.

Con estos importantes logros, Rimisp asume nuevos desafíos los cuales se plasman en objetivos y metas concretas dentro del Plan Estratégico para los años 2017 – 2022. Dos de estos objetivos señalan Fortalecer las capacidades de actores involucrados en los procesos de desarrollo territorial, para que sean agentes activos de cambio y transformación en sus respectivos espacios de acción” y “Promover procesos de diálogo y encuentro entre diversos actores y a diferentes niveles, que aporten a una formulación más transparente, pertinente y participativa de las estrategias de desarrollo”. En este sentido, durante el año 2017 se trabajó en consolidar las oficinas país, de modo tal de complementar la tradicional perspectiva de una organización en red abierta en estrecha colaboración con diversos actores de América Latina.

El trabajo realizado por cada una de las oficinas trajo importantes frutos, sumando nuevos socios, nuevos territorios y nuevas alianzas. El convenio suscrito con ONU Mujeres ha permitido el desarrollo de proyectos en Chile y Colombia, a la larga relación con la Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y la Agricultura (FAO), este año se sumó la articulación con el equipo de género de esta organización, mediante la participación de Rimisp en la publicación de la FAO sobre Herramienta de género para servicios de extensión rural. En Colombia la articulación con la Universidad de Caldas y la Pontificia Universidad Javeriana, abrieron nuevos espacios para la formación y la gestión del conocimiento.

Por su parte la oficina de Ecuador, y el Consorcio de Gobiernos Autónomos Provinciales del Ecuador (Congope) suscribieron un Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional para el beneficio del desarrollo rural, el fomento productivo y la cohesión territorial. Mientras que la oficina de México impulsa una agenda de investigación en vínculos urbano-rurales y territorios funcionales, en El Salvador y Guatemala, a través de la cual buscan consolidar y crear nuevas alianzas para lograr una presencia visible, sostenible y enérgica en la región.

Tanto las oficinas de México como de Chile están abordando el tema migratorio desde sus proyectos. En el caso de Chile se trata del “Estudio exploratorio sobre autonomías física y económica de las mujeres migrantes en la Región Metropolitana”, cuyo objetivo apunta a conocer las inequidades, brechas y barreras de género que experimentan este grupo de mujeres, comprendiendo que se trata de un universo diverso y heterogéneo, donde existen distintos niveles de exclusión.  Este es un estudio contratado por Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género para fortalecer la promoción de las políticas de igualdad. Mientras que en México la evaluación del Programa 3×1 Migrantes, programa del Gobierno México, a cargo de la SEDESOL, que apoya las iniciativas de los migrantes organizados para realizar proyectos que contribuyan al desarrollo de sus localidades de origen, mediante la aportación de los tres órdenes de gobierno: federal, estatal y municipal, así como de organizaciones de migrantes en el extranjero.