Imprimir

Noticias

Mediante estudio de acompañamiento

Rimisp propone a DICONSA monitorear el proyecto de promoción de harina de maíz fortalecida

5 Abril, 2017

Entre otros datos a recabar propuestos por Rimisp, están las prácticas de consumo del hogar, la percepción sobre la harina DICONSA, los niveles de ventas de las tiendas DICONSA y la percepción de los responsables de las tiendas y de los almacenes de esta harina.


La Representación México-Centroamérica de Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural presentó a DICONSA el “Estudio de acompañamiento en el diseño de insumos para el monitoreo del Programa Piloto para promover el consumo de harina de maíz fortalecida y fortificada DICONSA”.

Este documento tiene como antecedente la decisión de la empresa paraestatal DICONSA de elevar la venta de harina de maíz fortalecida y fortificada, la cual forma parte de la Canasta Básica que comercializa por medio de sus tiendas y almacenes establecidos en el medio rural de México. Para ello, DICONSA realiza una prueba piloto con una estrategia para incentivar a sus clientes a consumir harina de maíz como alimento de alto contenido nutricional, y en lo posible sustituir el consumo del grano de maíz. Ello, en el marco del Programa de Abasto Rural (PAR), que es un programa público.

En su documento, Rimisp propuso una metodología para la selección de una muestra de tiendas comunitarias y clientes de DICONSA, todos los cuales participarían en la evaluación de la prueba piloto, la que daría respuesta a estas preguntas de investigación: ¿Cuáles son las preferencias de compra y hábitos de consumo de grano de maíz y harina de maíz de la población beneficiaria (clientes)? ¿Cuáles son los cambios en el nivel de ventas de maíz en grano y de harina de maíz? Y ¿cuál es el nivel de conocimiento y la percepción sobre la harina de maíz, incluyendo ventajas y desventajas en cuanto a uso, sabor, calidad y precio?

La propuesta de metodología propone que tales preguntas se respondan por medio de entrevistas a clientes compradores de harina de maíz DICONSA, encargados de tienda y supervisores operativos y/o jefes de almacén. Entre otros datos a recabar están las características sociodemográficas del cliente, las prácticas de consumo del hogar, la percepción sobre la harina DICONSA, los niveles de ventas de las tiendas DICONSA, los costos operativos de la prueba piloto y la percepción de los responsables de las tiendas y de los almacenes de la harina DICONSA.

Asimismo, la propuesta plantea generar un plan de capacitación para el personal de campo que permita estandarizar la calidad del levantamiento de información.

Gerardo Franco Parrillat, investigador principal de la oficina de Rimisp en México fue quien hizo esta presentación a DICONSA y señaló que “corresponderá a DICONSA implementar la metodología propuesta”. Asimismo, consideró que la medición y documentación de efectos de planes y pruebas piloto de políticas públicas es una buena práctica que no debe perderse.

Según datos de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), de la cual depende DICONSA, esta empresa paraestatal está compuesta por 27 mil 284 establecimientos de venta que atienden las necesidades alimentarias y nutricionales de 13 millones de personas. Es decir, 3.3 millones de familias adquieren comestibles y artículos de limpieza a bajo costo. Una de las principales acciones de DICONSA es el PAR, a fin es contribuir a fortalecer el cumplimiento efectivo del derecho social a la alimentación, facilitando el acceso físico o económico a los productos alimenticios para la población que habita en las localidades de alta o muy alta marginación.