Imprimir

Noticias

Boletín Rimisp n° 21

Rimisp participa en Diálogo sobre educación superior rural en el Eje Cafetero

28 Abril, 2017

Los Programas de Cohesión Territorial, Diversidad Biocultural y Territorios de Rimisp así como las iniciativas de Grupo de Diálogo Rural (GDR) de Colombia fueron participaron en el Foro Visiones de regionalización: hacia una educación superior rural, organizado por la Universidad Tecnológica de Pereira, en el cual los ejes de la discusión se centraron en los retos que demanda  el sistema educativo en las zonas rurales del país en materia de baja cobertura, la falta de calidad y pertinencia de un servicio educativo.

Este evento fue convocado por el Clúster de Educación Superior del Eje Cafetero, iniciativa que reúne a la Universidad de Caldas, Universidad Tecnológica de Pereira (UTP), Universidad del Quindío, Universidad Nacional Sede Manizales, Sena y el Colegio Integrado Nacional Oriente de Caldas (CINOC).

Como punto de partida, Juan Mauricio Ramírez, Investigador Principal, destacó la importancia de entender la ruralidad desde una nueva perspectiva que integre lo urbano y lo rural, desde las relaciones sociales, económicas y políticas que los caracteriza. Esta visión entonces le otorga un carácter diverso a la ruralidad, donde adquiere especial relevancia las categorías que establecen los sistemas agroalimentarios y la importancia relativa de las actividades productivas rurales no agropecuarias.

Para detallar este punto, Juan Mauricio Ramírez resaltó que para del total de los 53 municipios que conforman el Eje Cafetero Colombiano, el cual está integrado por los departamentos de Caldas, Risaralda, Quindío, la región norte del Valle del Cauca, y el noroccidente del Tolima, 31 son rurales y 22 son rurales-urbanos, lo cual evidencia la diversidad de la ruralidad de la zona y su relevancia en el diseño de una estrategia de educación superior.

Asimismo, afirmó que, según la Encuesta de Calidad de Vida del DANE, la incidencia más tangible de la pobreza rural está relacionada con la educación, reflejada en el bajo logro educativo, el rezago escolar y el analfabetismo. Adicionalmente, las amplias brechas de la calidad educación rural frente a la urbana, reflejadas en las pruebas Saber, evidencian que los jóvenes rurales no llegan bien preparados. “Es necesario articular la educación media con la educación superior, para que los alumnos estén conectados a cursos tecnológicos, técnicos o universitarios, de acuerdo también a su proyecto de vida ” afirmó el investigador.

Por otro lado, la Investigadora Principal de Rimisp y coordinadora del Grupo de Trabajo Diversidad Biocultural y Territorios, Fabiola Leiva, contribuyó al debate con una exposición acerca de la relevancia de impulsar procesos de expansión de capacidades en las áreas rurales y peri-urbanas desde una perspectiva territorial inclusiva.

En este sentido, compartió la experiencia decenal del Programa Desarrollo Territorial con Identidad Cultural (DT-IC) que desde 2005 viene impulsando en América Latina (AL) – en colaboración con la Fundación Ford y otros actores regionales y nacionales – un conjunto relevante de dinámicas territoriales sostenibles e inclusivas para procesos de desarrollo a partir de la puesta en valor de los recursos culturales y naturales de los territorios.

El desarrollo de capacidades, es uno de los ejes centrales del Programa el mismo que trabaja para contribuir a la formación de una masa crítica capaz de liderar cambios en distintos niveles a favor de la lucha contra la pobreza y la desigualdad. Desde el año 2013 el Programa viene articulando en  la región un Sistema de Diplomados en Red  que estructura una oferta regional innovadora que aporte tanto al ámbito de las políticas públicas como – de manera directa – al desarrollo y gobernanza de los propios territorios. Actualmente, los Diplomados en DT-IC cuentan con 8 versiones realizadas en 3 países de América Latina y una comunidad activa de 250 egresados.

En este marco, señaló que “en América Latina, la educación superior en la ruralidad enfrenta varios desafíos: por una parte el acceso, por otra la pertinencia de la oferta formativa, que articule las distintas necesidades desde un enfoque territorial, organizando una oferta de formación, investigación y proyección desde las universidades para procesos de desarrollo sostenibles e inclusivos que ponga en valor los recursos diversos del territorio, culturales, sociales, paisajísticos, y otros”.

Finalmente, Santiago Perry, director de la Corporación PBA y Secretario Técnico del GDR Colombia expuso la estrategia de diálogo de políticas públicas para incidir en la formulación de propuestas para la superación de la pobreza rural y el desarrollo de los territorios rurales. Destacó que, desde sus inicios, el GDR Colombia ayudó a posicionar diferentes temas como el enfoque territorial en el desarrollo rural y la importancia de la agricultura familiar en la ruralidad colombiana.

Desde esta óptica, señaló que durante el año 2017, el énfasis de la discusión será la Juventud Rural – “Actualmente estamos en la etapa de estudio que nos permita tener los insumos para orientar nuestras propuestas y la comisiones de trabajo. Uno de los temas que con seguridad vamos a abordar, es la educación rural”.

De esta forma, el foro se convirtió en un espacio académico propicio para el intercambio de visiones y estrategias, orientadas a fortalecer y consolidar al eje cafetero como región que promueve desde la educación superior rural, grandes transformaciones sociales y económicas, consolida capacidades rurales y apoya la implementación de los acuerdos de paz.