Imprimir

Noticias

Visita de trabajo a IDRC

Rimisp en Canadá: Cómo abordar las transformaciones del campo en América Latina

17 Abril, 2017

Entre los días 11 y 12 de abril, un equipo de Rimisp encabezado por su directora ejecutiva Ignacia Fernández visitó la oficina central de IDRC en Ottawa y ofreció una conferencia sobre enfoque, metodologías y resultados de su trabajo en la región.


Los desafíos que imponen las transformaciones del campo en América Latina y, a modo de ejemplo, el trabajo que Rimisp está realizando en Colombia en apoyo al Acuerdo de Paz impulsado por el gobierno, dominaron la agenda de los dos días de visita que un equipo de Rimisp –liderado por su directora ejecutiva Ignacia Fernández e integrado por Julio Berdegué, investigador principal, y Ángela Penagos, directora de la oficina en Colombia- realizó a la sede central de IDRC en Ottawa. La gira tuvo por propósito discutir el progreso del programa Transformando Territorios, apoyado por IDRC, y reforzar las relaciones entre ambas instituciones en el marco de la renuncia de Julio Berdegué, quien ha liderado dicha relación en el pasado.

Durante su visita, los tres expertos ofrecieron el 12 de abril la conferencia pública “Rethinking Latin America’s rural shift, cuyo foco estuvo en las profundas y rápidas transformaciones que están experimentando las sociedades rurales en el sur del mundo y el consiguiente impacto sobre el modo de vida de quienes las habitan. En la conferencia, el equipo de Rimisp expuso sobre las oportunidades y desafíos que esta nueva realidad impone a las políticas públicas y a los programas de desarrollo. El diálogo fue conducido por Dominique Charron, directora de Agricultura y Medio Ambiente, ante una audiencia compuesta por investigadores, académicos, funcionarios de gobierno y representantes de la sociedad civil.

La conferencia fue inaugurada por Jean Lebel, director de IDRC, quien destacó el aporte de Rimisp a la comprensión de los procesos de desarrollo rural desde el enfoque territorial. “Ha sido un placer dar la bienvenida a Julio, Ángela e Ignacia, antiguos amigos a quienes IDRC está orgulloso de apoyar”, dijo.

“Rimisp no investiga sólo para aumentar el conocimiento científico respecto a cómo entendemos a nuestra sociedad”, afirmó Ignacia Fernández. “Nuestra tarea, nuestra misión, es cambiar a las sociedades en que vivimos, de una forma que sea consistente con los derechos humanos y con acuerdos globales como los ODS y la Declaración de París”.

La actividad concluyó con la revision hecha por Ignacia Fernández a los principales cambios de la trayectoria de Rimisp, en los cuales ha sido fundamental el apoyo que ha dado IDRC.

Género y Territorio

En la oportunidad, la directora de Rimisp se refirió a la última versión del Informe Latinoamericano, que es publicado cada dos años desde 2011 con el apoyo de IDRC y del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) y que en su versión 2015 estuvo centrado en la equidad de género. “La distribución desigual de las oportunidades para que las mujeres sean económicamente autónomas no las afecta únicamente a ellas sino que reduce el potencial crecimiento económico y la inclusión social de un país completo”, dijo. En esta conclusión radica la importancia —y el desafío— de impulsar el análisis integral de factores territoriales y condiciones individuales de las mujeres latinoamericanas, “porque lo más frecuente es encontrar políticas y programas ciegas respecto tanto al género como al territorio”, precisó Fernández.

La meta, insistió, es articular iniciativas que incorporen las características específicas de los diferentes territorios donde viven las mujeres. “Es necesario tratar con barreras estructurales que limitan a las mujeres para generar ingresos en condiciones equitativas con los hombres y que limitan sus logros productivos. Es necesario también actuar sobre las dinámicas propias de los territorios que dificultan la participación de las mujeres en su desarrollo económico”, explicó.

Transformando territorios

“Debemos cambiar nuestros conceptos para poder entender a las sociedades rurales contemporáneas. América Latina rural es mucho más compleja que lo que era hasta hace algunos años, y si seguimos tratando de entenderla usando las categorías a las que nos hemos acostumbrado, vamos a renunciar, de hecho, a transformarla en una dirección compatible con el bienestar y el ejercicio de derechos de las mayorías”, señaló el investigador principal de Rimisp Julio Berdegué.

La investigación que realiza el programa toma como punto de partida la relación e interdependencia entre las zonas rurales y las zonas rural-urbanas y la realidad de sus habitantes —dónde trabajan, dónde compran y venden, dónde estudian, dónde interactúan social o políticamente—, que es a veces rural y a veces urbana. La metodología para construir estos “territorios funcionales” utiliza el análisis del uso de luces satelitales e información de flujos laborales (commuting) para identificar centros urbanos y observar la influencia que éstos ejercen sobre las localidades rurales que están alrededor.

Berdegué explicó que la transformación del espacio rural en rural-urbano se ha producido debido al ritmo y a las formas de urbanización. “El mundo se ha urbanizado, y América Latina está tan urbanizada como Europa o América del Norte, con más del 85% de la población viviendo en lugares oficialmente descritos como ciudades”, dijo. Es decir, no se trata de la urbanización tradicional relacionada a las grandes metrópolis, sino de ciudades rurales, muy relacionadas con su interfaz rural.

Investigar para contribuir con procesos de cambio: el caso de Colombia

En alusión al contexto que vive Colombia con la firma de los acuerdos de paz que pusieron fin a más de 50 años de conflicto armado, Ángela Penagos manifestó que la principal razón de la presencia de Rimisp en ese país es apoyar la agenda posconflicto, particularmente la implementación del capítulo uno: La Reforma Rural Integral. “Después de 30 años de trabajo, Rimisp tiene una sólida capacidad para entender y proveer soluciones sostenibles para los problemas rurales. Estos enfoques y la experiencia regional que Rimisp ha desarrollado en estos años significan un conjunto de ofertas para la agenda posconflicto”, puntualizó. En su presentación, relató que Rimisp fue convocado en 2015 por el Presidente de Colombia para participar en la “Misión Rural para la Transformación del Campo”, que tenía el propósito de proporcionar un conjunto de políticas que debían ser implementadas para avanzar en el desarrollo rural. Posteriormente, la Oficina del Alto Comisionado de Paz invitó a Rimisp a apoyar la construcción de las directrices operacionales para la implementación de los Programas de Desarrollo Territorial. Este proceso fue uno de los insumos durante la negociación del proceso de paz de La Habana, además de “uno de los grandes desafíos del capítulo uno, ya que representan uno de los fuertes compromisos del gobierno en términos de una intervención especial en aquellas zonas más afectadas por el conflicto y que tienen las peores condiciones en términos de pobreza Y oportunidades”, precisó Penagos. Para resolver esta situación, el Departamento Nacional de Planeación de Colombia (DNP) ha iniciado una iniciativa llamada Programa de Ordenamiento Territorial Modernos, que pretende contar con mil municipios colombianos con planes territoriales adecuados que tengan en cuenta las zonas rurales y los vínculos entre zonas rurales y urbanas.