Imprimir

Noticias

Superación de la pobreza

Prototipo de innovación social: una estrategia de fortalecimiento de la democracia local

29 Septiembre, 2017

Una de las particularidades de esta iniciativa radica en su potencial de fortalecimiento de la democracia, al contemplar que las necesidades y posibles acciones para el bienestar común, deben venir desde los territorios.


Rimisp- Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, la Fundación para la Superación de la Pobreza y el Área de Trabajo Social de la Universidad de Chile se integraron como un equipo multidisciplinario,  vinculados a actores de 30 territorios funcionales del país para buscar formas novedosas de enfrentar los problemas de pobreza a través del llamado Prototipo de innovación social para la superación de la pobreza.

A través de este Prototipo proponen contribuir a que los territorios en trampas de pobreza superen dicha vulnerabilidad, configurando un espacio social en que la población más pobre aumente sus ingresos y activos, y tienda a equipararse a la del resto del país.

Una de las particularidades de esta iniciativa radica en su potencial de fortalecimiento de la democracia, al contemplar que las necesidades y posibles acciones para el bienestar común, deben venir desde los territorios, es decir, se debe evaluar el potencial de innovación social en función de las características de estos, considerando que es muy probable que algo que no sea innovador para las grandes ciudades sí lo sea en estos territorios en trampas de pobreza.

“El ejercicio de incorporar a la ciudadanía en la definición de sus prioridades, es un ejercicio de democracia, de construcción colectiva del bienestar”, explica Ignacia Fernández, Directora Ejecutiva de Rimisp.

En ese sentido este Prototipo de innovación social busca superar la trampa de pobreza, a través de la diversificación de la estructura económico-productiva de los territorios generando un incremento del valor en las actividades tradicionales de estos, así como promoviendo la utilización sustentable y sostenible de los recursos naturales que ofrecen.

“Este proyecto no busca preguntar a los actores de los territorios, cuál es su agenda y luego solucionarlo externamente. Más bien la idea es que innovemos en reconocer las soluciones para la agenda de cada territorio, según los saberes locales que aportan sus actores”, dice Fernández, y agrega, “este es un paso que va más adelante que acercar a los actores a la toma de decisiones, porque tiene que ver con que sea la misma gente la que ejecute sus decisiones”.

Para lograr este objetivo, otros de los aspectos que considera el diseño del Prototipo es la generación de alianzas público-privadas y la capacidad de empoderamiento, asociatividad y participación de los actores locales; la articulación de la oferta pública orientada a la ejecución de programas más integrales; y el fortalecimiento de la institucionalidad local, la capacitación de sus funcionarios y el fomento de la continuidad de estos.

Para efectos del Prototipo, la innovación social debe derivar en el fortalecimiento de la democracia local, mediante la participación y consulta, para que la comunidad local pueda recuperar el control de su gobernanza.

El directorio del proyecto está conformado por representantes de CORFO, el Ministerio de Desarrollo Social, el CNID, el Banco Interamericano de Desarrollo, LabGob, Empresas B, SociaLab y el Laboratorio de Innovación Social UC-CoLab, entre otros.