Imprimir

Noticias

Colombia

Oportunidades para superar la pobreza extrema en Tumaco

21 Noviembre, 2017

El cacao, coco y la acuicultura representan una oportunidad para el desarrollo de uno de los municipios más vulnerables de Colombia. No obstante, son diversos los desafíos que enfrentan.


El Índice de Pobreza Multidimensional total en Tumaco es de 84,50%, con una incidencia urbana del 74% y una incidencia rural del 96,30%. Este municipio ubicado en la zona pacífica colombiana se caracteriza por las precarias condiciones de vida de sus habitantes debido a la limitada oferta de servicios básicos como agua potable y energía. Sin embargo, por las condiciones de sus suelos, el cultivo de cacao y coco, representan una potencialidad de desarrollo para el municipio, al igual que la acuicultura, por su ubicación geográfica.

 

Así lo explica el diagnóstico realizado por la Fundación IC en el marco de la donación de Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) a Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, para apoyar al Gobierno colombiano en el diseño de la estrategia de política rural para el posconflicto. El documento, incluye una propuesta para el desarrollo de modelos comerciales, mejoramiento de la productividad y recuperación de clones regionales a través de programas de rehabilitación de cultivos, e incorporación de materiales que mejoren su calidad.

 

Tumaco ha sido tradicionalmente agropecuario, forestal, pesquero y turístico; sin embargo, el comercio representa un sector importante para la economía del municipio. El mayor número de asociaciones de productores están relacionados con actividades de pesca, pero también hay asociaciones de productores de cacao, piscicultura, palma de aceite, pan coger y frutales en menor proporción.

 

Para priorizar las cadenas, la Fundación IC consideró variables relacionadas con el número de familias participantes, generación de empleo, mercado potencial, interés del sector público y privado, oportunidad de valor agregado, oferta productiva, nivel de desarrollo de las organizaciones, resultados de corto plazo e interés de financiación. De acuerdo con el análisis realizado, se priorizaron tres: Cacao, Coco y Acuicultura.

 

Cadena productiva del Cacao.

 

En lo que respecta al cacao, Tumaco tiene aproximadamente 10.000 productores, asociados en su gran mayoría a Fedecacao. Las principales problemáticas se encuentran relacionadas con la avanzada edad de las plantaciones sembradas, el tipo de material de propagación utilizado (cacaos híbridos y comunes con bajos niveles de tolerancia a plagas y enfermedades), cultivos con bajo nivel de tecnología que afectan su productividad. Deficiencia en la asistencia técnica.

 

En general, los agricultores solo realizan las labores básicas de recolección, control de malezas y poda. Sumado a esto el productor no cuenta con los recursos necesarios para hacer la rehabilitación y los planes de fertilización que le permita mejorar la productividad de sus cultivos.

A pesar de la existencia de facilidades de crédito con incentivos para el establecimiento o mejoramiento de las áreas sembradas, los productores evitan asumir los créditos por miedo al no poder pagar las obligaciones por causas asociadas al cultivo.

 

Los productores cosechan el cacao y lo llevan a los centros de acopio veredales. Existen en Tumaco trece (13) Centros de Acopio ubicados dentro del territorio de los Consejos Comunitarios, administrados por asociaciones de productores para evitar que el agricultor tenga que asumir los gastos de transporte, al desplazarse hasta Tumaco con volúmenes pequeños de cacao. No obstante, y a pesar de estar ubicados en lugares estratégicos, los centros de acopio veredales actualmente no están beneficiando a un gran número de productores.

 

Las principales dificultades se encuentran en la baja productividad por hectárea, lo cual, sumado a cultivos viejos sin mantenimiento, la deficiente asistencia técnica, los altos costos de transporte para el productor y la falta de incentivos para mejorar la productividad de sus cultivos, son factores que limitan el desarrollo de la cadena. Adicionalmente los Centros de Acopio/Centro de Beneficio, tienen un deficiente manejo administrativo y empresarial. En materia de comercialización, resulta preocupante la baja capacidad gerencial por parte de las organizaciones comercializadoras, no hay servicios que beneficien directamente al productor y adicionalmente Tumaco solo cuenta con una vía terrestre, la cual en ocasiones es cerrada, dificultando la migración del producto.

 

Las recomendaciones, por lo tanto, están enfocadas en realizar una caracterización de variedades por zona para diferenciación de mercados, así como erradicar cultivos viejos y rehabilitar los cultivos en mal estado. Así mismo es necesario estandarizar procesos de postcosecha, mejorar infraestructura productiva, realizar fortalecimiento empresarial a las organizaciones, gestionar líneas de financiación para comercialización y realizar alianzas estratégicas para comercializar cacaos diferenciados.

 

 

Cadena Productiva del Coco

 

La ventaja del cultivo del coco es su constante producción. Cada 45 días se cosecha coco para su comercialización.

El estudio determinó que los productores de coco en Tumaco tienen en promedio 3,5 hectáreas de coco sembradas, con unas densidades de 150 palmas/Ha para la variedad coco típico, 200 palmas/Ha para coco manila y 180 palmas/Ha para coco híbrido.

De acuerdo con los programas del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural en asocio con Fedecoco, actualmente más de 1.800 agricultores asociados a este gremio, se están beneficiando de las erradicaciones realizadas a los cultivos que fueron afectados por las plagas y enfermedades fitosanitarias conocidas como gualpa, anillo rojo y porroca; así como también de la instalación de nuevas hectáreas de cultivos con nuevas plántulas de cocotero.

 

En el eslabón del cultivo, hay presencia de enfermedades fitosanitarias que afectan la productividad y no hay actualización del censo cocotero de la región.

En el eslabón de los puntos de compra y acopio veredales y urbanos, no existe un manual de procesos y procedimientos, la infraestructura es deficiente y predomina la administración privada e informal. En la comercialización, no hay regulación de precios. El precio es fijado por el comprador y se presentan altos costos de transporte fluvial para la entrega de coco fresco en los puntos de compra y acopio veredales y urbanos.

 

Para fortalecer la cadena, el diagnóstico sugiere realizar como primera medida, un censo de productores de coco, rehabilitar cultivos en mal estado, adecuar puntos de compra asociativos y mejorar la infraestructura productiva y de transporte. Resulta determinante, realizar un fortalecimiento empresarial a las organizaciones y gestionar líneas de financiación para la comercialización.

 

Cadena Productiva de la Camaronicultura

 

Aunque la acuicultura colombiana tiene una historia de más de 100 años, solo hasta la década de los años 80 surgen las primeras empresas tecnificadas en piscicultura y comienza el desarrollo de un sector que hoy tiene presencia en 14 departamentos, generó en el año 2013 más de 28.000 empleos directos y contribuye con US$37,1 millones a las exportaciones totales del país, representadas básicamente en filetes de tilapia y de trucha.

 

En cuanto a la camaronicultura, Colombia y especialmente Tumaco, pasó de ser una región con un sector muy activo y de gran crecimiento desde mediados de la década de los ochenta y hasta mediados de los noventa, a ser hoy un sector que muestra pasos de recuperación.

 

En lo que respecta al estado actual de los laboratorios, no existe desarrollo tecnológico para la reproducción del material biológico (larva o nauplios). Así mismo, no hay homogeneidad de conceptos técnicos para reproducir el material biológico y no existe el suficiente material biológico para recuperar las 1.200 hectáreas que tiene Tumaco como potencial de crecimiento y de mercado.

Las plantas existentes son antiguas y están adecuadas para procesar el camarón que actualmente se produce en la región. La producción actual es de 250 hectáreas, es decir, 600.000 kilos por ciclo de producción. Se destaca que cuentan con personal capacitado, en su gran mayoría mujeres que procesan el camarón a través del descabezado, desvenado y empacado del producto para su comercialización.

 

También es importante destacar que Tumaco cuenta con 1.200 hectáreas que no están rehabilitadas. El costo de hacer la rehabilitación y siembra es muy alto y no existe un estudio de capital de trabajo requerido. Las condiciones de conservación del producto frente a la débil infraestructura eléctrica y vial de Tumaco, afectan el proceso de comercialización.

 

Por lo tanto, para potenciar la cadena de la camaronicultura, se sugiere determinar la factibilidad técnica y financiera de un laboratorio de producción de material biológico en Tumaco, así como, el montaje de una planta de alimentos para el cultivo de camarón. Es necesario simplificar los trámites de importación de alimentos y animales vivos y definir un de plan de rehabilitación de cultivos a corto, mediano y largo plazo.

 

 

De esta forma, el análisis realizado evidencia las potencialidades y los retos que estas tres cadenas representan para contribuir a la superación de la pobreza extrema en Tumaco, donde la articulación entre entidades públicas, privadas, cooperantes, ONG’s y comunidades resulta ser un factor determinante para tal fin.