Imprimir

Noticias

Ecuador:

La Mesa Técnica del Café del noroccidente de Quito abre un espacio de articulación y participación

29 Septiembre, 2017

Conversamos con Eugenia Quingaísa, quien detalla el trabajo de investigación, análisis y sistematización de este estudio de caso, sus lecciones aprendidas y la posibilidad de ser replicado en otras instancias y territorios.


La articulación efectiva de actores públicos y privados en un territorio, como parte de un modelo de intervención, se ve reflejada en el proceso de construcción de la Mesa Técnica del Café del Norocciodente del Distrito Metropolitano de Quito (DMQ). Esta experiencia positiva y relevante ha sido sistematizada por los investigadores de Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, Eugenia Quingaísa y Ney Barrionuevo, y formará parte del Informe Latinoamericano de Pobreza y Desigualdad 2017, que se encuentra actualmente en preparación y que será presentado en los próximos meses.

 

¿Cómo surge este espacio denominado la Mesa Técnica del Café del Noroccidente de Quito?

Mediante un proceso de articulación de actores se creó la Mesa Técnica del Café del Noroccidente de Quito, esta iniciativa surgió de la necesidad de los actores que venían trabajando en el territorio de ponerse de acuerdo en los planes de acción y lograr metas conjuntas y resultados concretos. Esta Mesa es un espacio informal, sin embargo en su momento ha funcionado y sirvió para que los actores públicos y privados, las ONG´s y los pequeños productores de café se reunieran y definieran qué es lo que cada parte iba a realizar en el territorio.

Se definieron roles, se elaboraron actas, se acordó la función de cada actor y se identificaron las necesidades de los productores en el territorio y así se elaboró un plan de acción en conjunto.

La Mesa Técnica fue autoconvocada en un principio y posteriormente se acordó que fuera convocada por la Agencia de Desarrollo Económico (Conquito), el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Gobierno Autónomo Descentralizado Provincial de Pichincha (Gadpp), instituciones que se encontraban desarrollando actividades en el noroccidente del DMQ, para beneficiar a los productores cafetaleros de la zona.

 

¿Existe la posibilidad de formalización de esta experiencia y de réplica en otros territorios?

 

Existe una iniciativa similar en la provincia de Loja, con una Mesa Técnica del Café que ha venido funcionando de manera similar. En este caso especifico del noroccidente, tanto por los cambios de autoridades en el gobierno provincial y dentro del MAG, el proceso se ha detenido. Pero ese es el aporte que queremos realizar con este estudio, ya que se identificó el valor agregado que aporta esta Mesa, así como las necesidades de mejora. Lo que se pretende es reactivar esta Mesa, involucrando a otros actores dentro del territorio, pero también formalizando de alguna manera los acuerdos a los que se lleguen. Así se podrá realizar un mejor seguimiento, se podrán tener metas y resultados más concretos y se podrá verificar que estos se implementen.

 

Los principales beneficiarios de esta experiencia de articulación de actores han sido los pequeños productores de café, ¿en qué formas vemos los cambios positivos en su actividad?

 

Una de las asociaciones de cafetaleros, Asociación Artesanal de Productores y Comercializadores de Café del Noroccidente de Pichincha (AAPROCNOP), ha logrado contratos con grandes empresas distribuidoras del producto y ha logrado comercializarlo directamente, también. Este espacio trabaja en el fortalecimiento de las capacidades de sus asociados, pero también con otras personas que se encuentran en el territorio. Con la mejora de la calidad del café, vemos que los pequeños productores pueden vender a un mejor precio su producto. Se trata de productoras y productores, que en su mayoría superan los 50 años de edad, pero también vemos nuevas iniciativas de parte de los más jóvenes, quienes han recibido mayor formación y han decidido quedarse en el territorio para dedicarse a la producción del café, ofreciendo un mejor servicio de asistencia técnica, por ejemplo.

 

¿Qué otros hallazgos se evidenciaron durante esta investigación?

 

Hemos encontrado varios resultados del trabajo realizado por Conquito en la zona, a través del convenio firmado con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Proyecto Fomin, con la contratación de expertos que han brindado capacitación, asistencia técnica, con giras de observación. Se han elaborado una serie de estudios que han servido como base para las actividades de mejora de la calidad del café y para facilitar la comercialización directa del producto. Este ha sido uno de los mayores hallazgos, en vista que se notan resultados a corto y mediano plazo, ya que los productores han aplicado un manual de buenas prácticas agrícolas, elaborado por Conquito y que ha mejorado la calidad del producto, a través de su aplicación.

Y también, a través de la comercialización directa, evitando así la intermediación.

Otro aspecto a destacar es que se está posicionando la marca Café de Quito, por medio de un evento que realiza Conquito cada año, en el que se desarrolla una catación del café, con expertos internacionales. Esta evaluación y calificación del producto de la zona sirve a los pequeños productores para mejorar y en el caso de aquellos que logran buenas puntuaciones, ya tienen un sustento que permite una mejor comercialización del café. Además se trabaja con cafeterías del DMQ en donde se vende especialmente el Café de Quito, en una labor de posicionamiento de marca muy interesante.