Imprimir

Noticias

No dejar a ningún territorio atrás

Informe Latinoamericano sobre Pobreza y Desigualdad 2017 hace un llamado a atender la desigualdad territorial junto con los ODS

18 Junio, 2018

En la presentación del Informe en la Ciudad de México, Cristian Leyton dijo que un mensaje clave es que resulta necesario enfrentar la desigualdad territorial para que “Ningún territorio se quede atrás” y se alcancen los ODS en todos los territorios


Atender la desigualdad territorial en el marco de la implementación de la Agenda 2030 y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, es un llamado fundamental que hace la cuarta edición del Informe Latinoamericano sobre Pobreza y Desigualdad 2017, “No dejar a ningún territorio atrás”, elaborado por Rimisp, con apoyo del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y del International Development Research Centre (IDRC).

Cristian Leyton, investigador principal de Rimisp y coordinador de esta edición del Informe, señaló lo anterior y afirmó que es indispensable incorporar el aspecto de la desigualdad territorial en la atención a los ODS en el momento actual, cuando suma apenas poco más de un año esta tarea; de otra forma, dentro de 12 años “en algunos [ODS] vamos a alcanzar el promedio nacional, pero eso no va a ser real para el conjunto de la población dentro de los países”. Van a prevalecer territorios rezagados.

Recordó el eslogan de los ODS, “No dejar a nadie atrás”. Y dijo: “Por eso, nosotros, parafraseando, planteamos que la preocupación también debiera ser ‘No dejar a ningún territorio atrás’ y avanzar con cohesión territorial”.

Al presentar el Informe en la Ciudad de México –el 13 de junio, en el Auditorio “Octavio Paz” del Senado de la República y con apoyo del Instituto Belisario Domínguez (IBD) del propio Senado–, Leyton comentó que ha sido una constante en todas las ediciones del Informe (2011, 2013, 2015 y 2017) el análisis de los territorios que enfrentan mayor desventaja respecto del conjunto de territorios en cada país en una serie de dimensiones e indicadores de desarrollo. “Vemos que los territorios rezagados mantienen un perfil en el tiempo: son pequeños en población, más rurales o alejados de los centros urbanos y tienen mayor porcentaje de población indígena o afradescendiente y una alta proporción de niños y jóvenes menores de 15 años de edad”.

Señaló que en esta cuarta edición, el Informe centra su análisis en siete países: Bolivia Chile Colombia, Ecuador, Guatemala México y Perú. Y como algo novedoso pone en discusión la desigualdad territorial desde la mirada de los ODS, considerando indicadores a nivel subnacional para algunos de estos objetivos, e indagando en la articulación de actores, aspecto central para que la implementación de la Agenda 2030 permee a todos los territorios.

El documento hace un análisis territorializado de una serie de 27 indicadores que dan cuenta de 20 metas vinculadas a nueve de los 17 ODS.

“Lo que vemos en términos generales es que los indicadores que dan cuenta de ámbitos primarios de desarrollo humano sí registran mejoras transversales, lo cual es una buena noticia, a excepción de la mayoría de los datos que tienen que ver con Guatemala. En cambio en los indicadores que registran objetivos más exigentes, embarazo adolescente, empleo juvenil, desigualdad…, vemos que la tendencia no es tan clara, y si bien uno podría decir que el promedio nacional tiende a que existan menores niveles de pobreza, hay un grupo importante de territorios que incluso aumentan la pobreza o aumentan la desigualdad. En el caso de México esto es importante, en más de 93 por ciento de los territorios (municipios) que miramos aumenta el índice Gini de desigualdad”.

Pablo Arroyo, coordinador ejecutivo de Investigación del IBD, citó algunos hallazgos del Informe relativos a México y consideró: “De ahí la importancia de generar una agenda pública para México que permita cerrar todas las brechas en materia de pobreza y desigualdad”.

El caso de México destaca en el Informe. De los siete países mencionados, México es el que presenta mayor inequidad territorial, seguido por Guatemala. México rebasa por mucho el valor umbral de 0.08 del Índice de Equidad Territorial (IET) de los ODS, al superar 0.13; Guatemala supera 0.10. El texto aclara que los siete países presentan IET-ODS de medios a altos.

Otro punto destacable del Informe es que hay un aumento transversal de los denominados “Nini” (jóvenes que ni estudian ni trabajan) en los territorios latinoamericanos y México es el país que ha tenido un mayor aumento del porcentaje de Nini (el promedio simple pasó de 24.9% a 33.6% entre 2010 y 2015). Más aún, durante ese periodo cerca del 98% de los municipios de México aumentaron el porcentaje de Nini, aunque con importantes variaciones entre las distintas localidades.

Una consideración que también sobresale en el Informe es que “pese a la tendencia general hacia la reducción de la mortalidad infantil en Latinoamérica, hay en todos los países territorios rezagados, en mayor o menor medida. En México, entre 2005 y 2015, aunque la mayoría de los municipios redujeron sus tasas de mortalidad infantil, más de 520 las aumentaron”.

En el evento, los comentarios estuvieron a cargo de Marcelo Delajara, director del Programa de Crecimiento Económico y Mercado Laboral del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), y de Alberto Serdán, coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza. Celeste Molina, directora de Rimisp para México y Centroamérica, y Juan Diego Ruiz, coordinador del FIDA para América Central y México, estuvieron presentes en el podio.