Imprimir

Desarrollo con Cohesión Territorial

México

Héctor Robles Berlanga: “Delineando la ruta y el futuro del PPTP”

28 octubre, 2016

El PPTP inició operaciones en 2015 sobre 17 territorios en cinco entidades de la República (Estado de México, Chiapas, Oaxaca, Puebla y Veracruz).

Mexico (4)

Hablamos con Héctor Robles Berlanga, Investigador Asociado de Rimisp para analizar la situación actual del Programa Piloto Territorios Productivos (PPTP), el cual opera al amparo de PROSPERA, el principal programa federal para afrontar la pobreza en México.

El PPTP inició operaciones en 2015 sobre 17 territorios en cinco entidades de la República (Estado de México, Chiapas, Oaxaca, Puebla y Veracruz). Rimisp ha estado presente con asistencia técnica y capacitación, y en un principio seleccionó y contrató a los promotores comunitarios y funcionales; ahora éstos son personal de PROSPERA. Héctor Robles ha sido clave para el desarrollo de este programa, que busca vincular los apoyos de asistencia social con los de enfoque productivo, como una fórmula para que las familias pobres remonten su situación y que fortalezcan su capacidad económica a partir de actividades propias.

¿Cuál es la evaluación que hace usted del PPTP desde que inició? ¿Qué se observa como positivo y qué resulta una dificultad o reto?

Lo importante del PPTP es que seguimos aprendiendo. Entre sus aspectos positivos están; 1. El Programa permanece a pesar de todas las dificultades, e incluso está ya institucionalizado: PROSPERA lo reconoce como una de sus estrategias y lo está llevando articulando con un programa más general que es Vinculación Productiva.

  1. Más de 50% del personal que participa como promotores comunitarios y promotores funcionales ha estado presente desde el inicio del PPTP, lo cual habla de la experiencia en el terreno; son promotores ya reconocidos que identifican su territorio, que saben cuáles son los problemas, que han identificado ejes productivos y que han promovido acciones productivas.
  2. Se está logrando definir y delinear las rutas que debe seguir el PPTP sobre la base de tres componentes: planeación, ejes productivos y organización. El taller de capacitación de promotores realizado del 19 al 21 de octubre fue el tercero y último de este 2016 y en él se trabajó para ordenar o normalizar las actividades que hay que hacer en cada uno de los tres componentes, en cuáles son las metas y quiénes son los responsables. Entonces, se está dando orden al Programa.

 

En cuanto a dificultades destaca;

  1. Prevalecen obstáculos para lograr la articulación productiva; a pesar de los esfuerzos de incluir un párrafo en reglas de operación, no ha sido posible establecer un esquema de coordinación con las instituciones [responsables de los 14 programas de fomento productivo de los cuales está previsto que el PPTP reciba recursos]. A la hora de concretar apoyos para desarrollo productivo, las instituciones no responden. Prácticamente el PPTP está descansando sólo en uno o dos programas [de esos 14]. El año pasado se obtuvo recursos de Opciones Productivas, de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), y en el Instituto Nacional de la Economía Social (INAES). Este año, sin embargo, no se concretaron apoyos productivos del INAES y esto es algo que puede crear dificultades, pues se había generado una cierta expectativa en las comunidades sobre estos apoyos y a la vuelta de la esquina, en este proceso final, estamos encontrando que no será viable. Ese es uno de los problemas fuertes del PPTP.
  2. Estamos en el proceso de empezar a generar organización. El PPTP lleva dos años de trabajo, y sólo 15 o 16 meses operando en campo, apenas se están definiendo los procesos concretos de la organización, en escenarios muy complejos, como cuestiones políticas en los territorios; tal es el caso de la región de Los Chimalapas, en Chiapas, donde han cambiado de presidente municipal tres veces en los 18 meses recientes. Esos escenarios dificultan los procesos de organización. Otro ejemplo es Veracruz, donde la descomposición social genera desconfianzas. Ante ello, los promotores y los coordinadores estatales están diseñando metodologías de resolución de conflictos; son hándicaps que tenemos que considerar, que debemos enfrentar y que no son fáciles de resolver.
  3. Es posible que el próximo año el presupuesto de los programas que apoyan la inclusión productiva está disminuido y eso implica un escenario difícil; hay que reconocerlo así. Seguramente el 2018 será más difícil aún, pues el gobierno ha anunciado la necesidad de ajustar el presupuesto. Hay muchos actores demandando esos mismos apoyos [más allá del PPTP] y la bolsa es menor para el conjunto de los actores que participan en el medio rural. Es un escenario complicado. El gran reto es cómo construir capacidades locales, para, a partir de esas capacidades, generar recursos propios. El éxito de los proyectos descansa mucho en las capacidades propias de los territorios funcionales y de lo que están haciendo en materia de organización, más que en estos apoyos gubernamentales que podrían fortalecer las actividades productivas.

Se observa en el tercer taller de capacitación a promotores la intención de inducir una mayor comunicación a escala local, en las comunidades y municipios, y mayor contacto con las autoridades locales, porque muchas veces las instrucciones del centro no se aplican localmente. ¿Es así? ¿Qué otros objetivos se buscaron en este taller?

En este taller los objetivos prioritarios son que todos, desde el promotor comunitario y el funcional, hasta el coordinador estatal y oficinas centrales vayamos en la misma dirección cuando hablamos de planeación territorial. Que todos sepamos qué significa eso, qué actividades hay que hacer para esa planeación territorial y cuáles son los productos y plazos de entrega. Si voy a hablar de organización, cuáles son las tareas que tengo que realizar y cuáles son las actividades que voy a identificar en estas línea, qué metas y en qué periodos. Esto va a permitir que en términos generales todos hagamos un mismo camino. Habrá particularidades que cada territorio estará considerando, es parte de la metodología, pero en los lineamientos generales todos vamos a estar de acuerdo. Se le está dando orden al PPTP para que el promotor comunitario y el funcional sepan qué es los que tienen que hacer y a qué se están comprometiendo; qué es lo que tienen que estar revisando y apoyando. Y que el coordinador estatal y oficinas centrales sepan qué procesos apoyar. Incluso nos comprometimos a poder medir avances y retrocesos. Creo que eso es importante en este tercer taller. Llegar a una metodología que nos permita ordenar los procesos para impulsar el PPTP.

¿Cuántos proyectos del PPTP han sido apoyados con recursos públicos?

Fundamentalmente los del año pasado, que recibieron recursos del INAES y de Opciones Productivas (de Sedesol). Alrededor de 20 o 25% de los proyectos del PPTP ya presentados en ventanillas, y que cumplían con las características generales, fueron aprobados. Ese es un porcentaje mayor a lo que normalmente se aprueba en las instituciones (que es de 10%). O sea que es un resultado positivo. Eso habla de un buen resultado inicial. No tengo el dato en número de proyectos.

De esos proyectos aprobados, ¿cuántos o qué porcentaje está en buena marcha?

Apenas estamos en el proceso de implementación. Los proyectos fueron aprobados entre octubre y diciembre del año pasado. Apenas los recursos comenzaron a llegar y se están implementando. Ya hay algunos problemas. Al momento de recibir el recurso las familias beneficiarias, no se tenían las capacidades técnicas que pudieran acompañar el proceso. Otra dificultad es que los recursos están llegando de manera paulatina, en etapas; ocurre que el trámite administrativo que llevan las instituciones no siempre es el más adecuado. Eso encarece los proyectos.

Asimismo, cuando se logró la aprobación de esos proyectos, el proceso de organización apenas estaba iniciando. Entonces a la par que se desarrolla el proyecto debemos llevar el proceso de organización y de capacitación. Vamos a ver cuáles son los efectos a lo largo del próximo año cuando los proyectos estén asentados; veremos qué tanto éxito obtuvimos o en qué fallamos.

¿Han logrado los proyectos aterrizar en la visión territorial que busca el PPTP?

No. Los proyectos aprobados son todavía de pequeña escala, todavía no está la visión territorial, y no porque no se quiera sino porque el entramado institucional no da para proyectos territoriales. La articulación ha sido difícil. El proyecto territorial implica la articulación de distintas instituciones que participen y eso no se ha logrado. Ha sido uno de los problemas centrales. Se han logrado proyectos de escala menor. Hay que articularlos con la idea de que se conviertan en un proyecto territorial.

No se trata de que los pequeños proyectos se conviertan en uno solo sino que operen de forma articulada. Incluso empezar a pensar qué tipo de proyectos son los que debemos impulsar. Nos estuvimos presentando en las comunidades y apenas estamos trabajando. Ahora hay que construir esta idea de poder decir ‘sí este proyecto, pero el proyecto eje que debemos impulsar es este [territorial] y nuestros esfuerzos mayores deben estar enfocados a éste.

¿En algunos estados se han facilitado más las cosas y en otros no?

Tenemos experiencias distintas. En Puebla se ha avanzado mucho en la identificación de proyectos territoriales; han formulado ya todo un esquema de participación y de cuáles son sus principales ejes y hacia dónde encaminar todos sus esfuerzos. En ese sentido van avanzando. Han incorporado a universidades a que los acompañen en el proceso. Entonces van construyendo. No todos tienen esos avances. En el caso de Chiapas habían avanzado, pero en algunos territorios los conflictos político-sociales han dificultado a veces esta articulación. Hay distintos grados de avance.

¿Se prevé incorporar nuevo estados o nuevos territorios al PPTP?

Lo desconozco. Lo que se está haciendo es ligar el PPTP con la estrategia de Vinculación Productiva de PROSPERA, y esta estrategia de Vinculación sí trabaja en otros estados. La articulación va a llevar a que se revise la participación, en la misma orientación, la misma filosofía para más estados. La idea es que PPTP, articulado a Vinculación Productiva, tenga una incidencia mayor en 2017, en más lugares, y hacia 2018 tener un gran programa.

¿Se busca definir características de proyectos territoriales para impulsarlos en el PPTP?

Ya se tienen proyectos territoriales, incluso Rimisp apoyó y ha fortalecido en principio tres proyectos, y está trabajando ya para empezar otros dos. Esos tres son de ganadería en el norte y centro de Veracruz, incluso todo el eje productivo de Veracruz va a ser ganadería; está el del café, en el caso de Chiapas, que también se está trabajando, y el de borregos. Y ahora estamos definiendo proyectos territoriales en Puebla y en el Estado de México, con una metodología y acompañamiento técnico. De hecho ya se tienen las propuestas técnicas de esos proyectos, falta dar el salto para conseguir su financiamiento. Entonces ya tenemos identificados esos primeros cinco proyectos que van a servir como los ejemplos que nos van a enseñar, que nos van a dar muchas lecciones de aprendizaje de cómo fortalecer o mejorar el PPTP.

Ante el reto de escaso presupuesto, ¿cuáles son las opciones de financiamiento de los proyectos?

Eso es algo que tenemos que discutir tanto en Rimisp como en PROSPERA. En este escenario de escasos recursos públicos, debemos ver cómo generamos capacidades locales para que parte importante de los recursos que se requieren los podamos generar nosotros. Ya se está explorando la posibilidad de apoyos de universidades. Se pide o se invita a algunas universidades a que nos acompañen en los procesos. Recursos de agentes privados no se descartan. No estamos cerrados a ninguna opción. La idea siempre es que el proyecto territorial descanse en las familias beneficiarias. Pero es algo que tenemos que ir definiendo. El 15 de noviembre vamos a ver con qué presupuesto vamos a contar y cuáles son las opciones que vamos a tener. No pretendemos descartar el acceso a los recursos de los programas federales de fomento productivo [los 14 que considera el PPTP como fuentes de recursos]. Tenemos que insistir, y considerar como una lección de aprendizaje lo que hasta ahora ha ocurrido. Decirle al gobierno que por más que hemos intentado, la articulación de esos programas con el PPTP no se logra, que queremos saber cómo se puede corregir esto. Debemos mostrar la experiencia al gobierno mexicano. Decirle: ‘Aquí hay una dificultad y si queremos que el PPTP tenga éxito, tendremos que revisar cómo se puede dar la articulación’.