Imprimir

Noticias

Boletín Rimisp n° 23

Hacer y entender la formación

30 Junio, 2017

Nuestro fin último es promover el desarrollo de las personas y los territorios en un marco democrático. Rimisp entiende el desarrollo de las personas como el fortalecimiento de las capacidades de los diversos grupos sociales, y como expansión de las libertades y oportunidades de los seres humanos.


En este contexto, resulta determinante la capacidad real de ser agentes de cambio y transformación, que tienen cada uno de los actores involucrados en los procesos de desarrollo territorial, y es hacia esa dirección hacia donde orientamos gran parte de nuestros esfuerzos.

Entendernos la formación como un proceso para generar instancias de crecimiento, capaces de dinamizar las competencias y recursos en los territorios latinoamericanos. Es por esto que hace ya varios años, trabajamos en generar distintos espacios para aprender y aprehender nuevos conocimientos, herramientas y experiencias, en una idea constante de promover el desarrollo. Instancias formativas de educación continua, como nuestros Diplomados, y diversas metodologías y mecanismos de trabajo implementados, como los cursos para funcionarios públicos y las dinámicas de los Grupos de Dialogo, dan cuenta de ello.

Particularmente, este 2017, nuestros ojos están puestos en la educación rural y la extensión de capacidades.

De ahí que uno de los proyectos ancla de Rimisp este año, Jóvenes Rurales, se centre en la educación rural, que requiere de transformaciones profundas e integrales. En el Ecuador, en vez de contribuir a que los jóvenes permanezcan en el campo, actualmente la educación se ha convertido en un factor que los hace migrar hacia las urbes. En México, 36.5% de la población de 16 años o más, carece de la educación básica obligatoria. La insuficiente infraestructura educativa, los menores ingresos y las mayores tasas de pobreza, hacen que tal indicador se acentué en las zonas rurales.

Por su parte, nuestra oferta de diplomados, dirigidos a todos quienes se interesan en la equidad y justicia para América Latina, y valoran la contribución del enfoque territorial en la disminución de brechas y la construcción de sociedades más equitativas, va en la lógica de extender las capacidades. Ponemos en valor la formación en el territorio, incluso utilizando formatos virtuales, cuando estos nos permiten llegar a los sectores más aislados y rezagados.

En esta nueva etapa de Rimisp hay un interés por poner el foco en los aprendizajes, por sobre la demostración de resultados, así es que la invitación está hecha, los invitamos a aprender haciendo.