Imprimir

Noticias

María Ignacia Fernández, directora ejecutiva de Rimisp

“Esta reunión nos permitió reafirmar que la transformación rural se juega en los jóvenes”

19 Abril, 2018

A principios de este año, en Roma (Italia) representantes de los Grupos de Diálogo Rural (GDR), se reunieron con el objetivo de intercambiar los aprendizajes del primer año del proyecto “Jóvenes rurales, territorios y oportunidades: Una estrategia de diálogo de políticas”, el cual es financiado por Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) y ejecutado por Rimisp.

“Esta reunión nos permitió reafirmar que la transformación rural se juega en los jóvenes. Podemos poner muchas tecnologías, insumos mejorados, pero hay que hacerlo con los jóvenes”, dijo María Ignacia Fernández, directora ejecutiva de Rimisp.  

El  objetivo de este proyecto es mejorar las oportunidades económicas de los jóvenes rurales, a través de la evidencia generada en investigación y análisis de políticas y la incidencia con los Gobiernos de México, Colombia, Ecuador y Perú.

Fernández destacó del encuentro tres aspectos: “Primero, Fida tiene una agenda centrada en jóvenes rurales, y nosotros, como Rimisp pusimos información analítica que entrega evidencia y apoya los procesos de toma de decisiones, y además elimina mitos”. Agregó que: “También fue clave poner en perspectiva visiones muy distintas. La mezcla de la experiencia de un líder dirigente con la de una ex ministra, por ejemplo, que finalmente confluyen en la necesidad de considerar en un lugar relevante a la juventud rural en todos los procesos de desarrollo”. Por último, Fernández fue categórica al decir que “construir políticas públicas para los jóvenes, sin los jóvenes, es absurdo”.

Se estima que aproximadamente el 20% total de la población es joven en América Latina (entre 15 y 29 años), y en los cuatro países estudiados, la población de jóvenes rurales fluctúa entre un 5% y 11% aproximadamente de la población total. Por ello, una de las primeras acciones adelantadas durante el año 2017, fue diagnosticar su estado actual.

Según el estudio realizado, los niveles de pobreza de la juventud rural duplican e incluso triplican la proporción de jóvenes urbanos en esta situación. Al comparar las tasas de pobreza de los 4 países, Ecuador presenta las mayores tasas de pobreza en el grupo de jóvenes rurales con un 63,6%. Esto casi triplica la proporción de pobreza que se observa en los jóvenes urbanos, donde el 24,6% se encuentra en esta situación, lo cual es una proporción bastante alta.

El 39% de los jóvenes rurales de Colombia son pobres, y el 16,7% se encuentra en pobreza extrema vs el 24% y 4,8% de los jóvenes urbanos respectivamente. En el caso de México, se analizó la concentración de la pobreza por territorios, desde una perspectiva multidimensional, y se encontró que los municipios que más personas en pobreza albergan están en el sur del país. En Perú, el 29,3% de los jóvenes rurales son pobres frente al 12,7% de los jóvenes urbanos.