Imprimir

Noticias

Desigualdad socio-espacial

Es necesaria la cohesión social en la reducción de las brechas sociales

25 Agosto, 2017

Reflexiones del rol de las ciudades intermedias en el desarrollo y la provisión del bienestar de millones de chilenos, y comprender el rol de la ciudad en su interacción con los espacios rurales.


 

María Ignacia Fernández, Directora Ejecutiva de Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, participó en el módulo Territorio, referido a “Ciudad, conflicto y cohesión social: sobre la desigualdad socio-espacial en Chile hoy” durante la presentación del “Estudio Longitudinal Social Chileno” (ELSOC) del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES), donde se abordaron temas como arraigo y sentido de pertenencia al lugar, conflicto urbano, estigmatización territorial, segregación, desigualdad socio-espacial, entre otros vinculados a la vida urbana en Santiago y en las principales ciudades.

La presentación realizada el 24 de agosto, estuvo a cargo de María Luisa Méndez, investigadora principal de COES y Directora de la Escuela de Sociología de la Universidad Diego Portales, y de Ernesto López, investigador COES y académico y coordinador del Magister en Urbanismo de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile. Por su parte,la Doctora Fernández y Daniel Jadue, Alcalde de Recoleta comentaron los resultados presentados.

Con una muestra representativa cercana a 3.000 personas, el estudio señala que a medida que aumenta el nivel de ingresos, el capital social y el nivel educacional de los individuos, la confianza en lo vecinos incrementa. Según este estudio, el 45% de las personas confía en sus vecinos. El 24% de las personas se siente estigmatizada por el barrio donde vive, y el 23% de las personas siente inseguridad en éste.

Ignacia Fernández se refirió al vínculo de las ciudades medianas y pequeñas con el medio rural “Es cierto que en Chile el 39% de la población está concentrada en la Región Metropolitana, pero otro 39% de la población vive en ciudades medianas y pequeñas que tienen entre 18 mil y 300 mil habitantes. Además del imperativo ético de ofrecer respuestas y soluciones a ese casi 40% de la población nacional, las ciudades medianas y pequeñas tienen características distintas a las de las ciudades grandes o a la metrópolis, tienen un vínculo estrecho con el medio rural. Por ejemplo el empleo en el sector agropecuario y agroalimentario en estas ciudades representa alrededor de un cuarto del empleo total, versus menos del 6% del empleo en la Región Metropolitana; concentran la mayor parte del empleo nacional basado en recursos naturales, el 60% del ingreso de la manufactura es generado por PYMEs, mientras que en la Región Metropolinata el 60% es generado por empresas grandes; tienen ingresos per cápita promedios más bajos, y concentran casi la mitad de la población que vive en condición de pobreza.”

Análisis de Rimisp sobre el tipo de dinámicas territoriales que explican la existencia de brechas sociales relevan la necesidad de analizar la interacción entre tipos de factores o dimensiones.  “Las políticas sectoriales de desarrollo económico, social y ambiental, que se aplican a lo largo del país deben internalizar y ser sensibles a las diferencias territoriales. Las políticas sectoriales espacialmente ciegas, es decir, que se diseñan e implementan sin dar espacio para las diferencias de los distintos lugares, no son neutras en sus efectos e impactos territoriales, pudiendo ser sumamente eficaces en algunos lugares, e ineficaces en otros. Se requieren políticas sectoriales focalizadas territorialmente y que tienen objetivos explícitos de reducción de brechas. Se trata de políticas que no se aplican en todo el país, sino que están dirigidas específicamente a aquellos territorios que en forma persistente se ubican por debajo de los niveles mínimos socialmente aceptables en alguna dimensión del desarrollo”, señaló Fernández.

Foto: Ernesto López (FAU.UCHILE / COES)