Imprimir

Noticias

Colombia

Empresarios dialogaron sobre la reconciliación y a construcción de la paz desde su modelo de negocio

4 Octubre, 2017

Representantes de grandes y medianas empresas del Colombia para dialogar sobre sus principales experiencias, expectativas y retos para aportar efectivamente a la reconciliación y a construcción de la paz desde sus modelos de negocio.


En el marco del proyecto “Sistemas alimentarios inclusivos y sostenibles para poblaciones marginales en Colombia” el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), la Fundación Ford y Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, reunieron el pasado 26 de septiembre en Bogotá, a los representantes de grandes y medianas empresas del Colombia para dialogar sobre sus principales experiencias, expectativas y retos para aportar efectivamente a la reconciliación y a construcción de la paz desde sus modelos de negocio.

La construcción de paz en Colombia está transformando la forma en que diversos actores se relacionan entre sí y con el territorio. El sector empresarial tiene un papel importante en este nuevo escenario dada su interacción con las comunidades y gobierno locales donde tienen operación. Desde esta perspectiva, el conversatorio congregó un grupo diverso empresarios de cadenas productivas quienes dialogaron sobre sus experiencias, expectativas, retos y propuestas frente al posconflicto.

Ángela Penagos, directora Rimisp Colombia presentó un análisis de las oportunidades económicas de tres (3) zonas PDET: Putumayo, Catatumbo, Alto Patía Norte del Cauca, basado en los datos de Censo Nacional Agropecuario. Para ello, se enfocó en cuatro (4) dimensiones: económica, bienes y servicios, conflictos territoriales, productivas. Respecto a la dimensión económica, señaló que son muy diversas las actividades que generan mayor valor agregado en las subregiones y por ello es importante analizar las características de cada territorio. Las actividades que generan mayor valor agregado son: minería (Putumayo), Industrial (Alto Patía y Norte del Cauca) y Agropecuario (Catatumbo). Sin embargo, la variación a nivel municipal dentro de las regiones es muy alta. Adicionalmente, el pprincipal componente de ingresos son de capital en dónde se encuentran las regalías, transferencias SGP, Cofinanciaciones y otros. En lo que respecta a la Dimensión de Bienes y Servicios, destacó que regiones como Alto Patía que están más conectadas que otras como el Putumayo. Sin embargo, regiones como Catatumbo tienen un nivel de conectividad medio, pero un alto nivel de acceso a bienes y servicios.  Respecto a los conflictos territoriales, los datos de uso del suelo evidencian que hay regiones PDET sobre-intervenidas generando mayores conflictos, mientras que hay regiones con baja conflictividad y gran potencial. Finalmente, en la Dimensión productiva hay regiones PDET donde los principales sectores generadores de valor agregado son diferentes al agropecuario. “Las cadenas de plátano y yuca representan un mayor % del total de Unidad Productiva Agropecuaria (En promedio Plátano 51% y Yuca 34%). El 78% de la producción de estas 4 cadenas corresponde a agricultura familiar. Por lo cual la oportunidad está en ampliar los esquemas asociativos entre grandes empresas y pequeños productores tal como los “Negocios Inclusivos”. Esto permite reducir los costos de monitoreo sobre los empleados y compartir el riesgo.  

Alrededor de este análisis, los empresarios dialogaron sobre la nueva relación con el territorio, las nuevas reglas de juego para el negocio y para la cadena de valor de la empresa.

“El Estado Colombiano tiene que conectarse con el sector privado para determinar cuáles son los clústeres de negocio en los cuales los territorios pueden desarrollarse desde su vocación. Nosotros creemos en una agenda articulada, creemos en gobernanza multinivel desde abajo hacia arriba, creemos en la posibilidad de que el Estado sea el inversionista para estos proyectos y compartir esa inversión con ellos. Estamos claros que son proyectos que van a cambiar esos territorios invisibles por territorios visibles internacionalmente, van a tener la oportunidad de sentir claramente como colombianos la gestión del Estado y del sector privado, sensibilizados con los procesos de construcción de paz” afirmó José Ignacio Socorro, Gerente de Sábilas del Norte.

Por su parte, Mark Lundi, Líder Sistema Agroalimentarios Sostenibles del CIAT presentó las 3 grandes conclusiones del conversatorio. “Primero, se evidenció la necesidad de generar espacios de diálogo que fortalecen las relaciones entre el sector privado, las comunidades y los gobiernos territoriales. Segundo, quedó claro que están surgiendo en Colombia diversos modelos de negocios inclusivos que vale la pena entender y compartir de una manera más amplia en el país y entender cómo se conectan con temas del posconflicto. Y tercero, hay bastante interés de colaborar. Eso me encanta en los eventos en Colombia, porque a pesar de las dificultades, de las luchas que tienen que enfrentan quieren sentarse, colaborar y trabajar de manera colectiva para buscar alternativas para construir una paz incluyente y sostenible para toda Colombia”.          

Para consultar la presentación completa, pulse aquí.